Rape al horno con patatas

Necesitas:

Rape-al-horno-70-1

 

  • Una cola de rape
  • 3 o 4 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 puerro —la parte blanca—
  • ¼ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • Azafrán
  • ½ vaso de Oporto —o cualquier otro vino que te guste—
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Harina para rebozara el pescado

Apuesta por cocinar pescado en el horno porque es una apuesta ganadora. Complicándote muy poco puedes obtener un plato exquisito que encantará a todos en casa. Escoge entre los más habituales, merluza, dorada, salmón, lubina, bacalao, … y conviértelos en el plato estrella con el que brillarás en una ocasión especial, o en otro día cualquiera.

Hoy he utilizado el rape —aunque si eliges otra clase de pescado el resultado será igual de bueno— porque como la amiga que me dio la receta la hace con rape, con rape la comparto. ¡Queda espectacular!

Rape-al-horno-33-1

Como se hace:

-Corta la cebolla, el puerro y los pimientos en cuadraditos pequeños (brunoise).

-Limpia las pieles finas que rodean la cola del rape —o pídele al pescadero que te lo haga el—, para evitar que encoja cuando lo cocines. También córtalo en rodajas gorditas, sala y reserva.

-Pela y lava las patatas y córtalas en láminas de medio centímetro (más o menos). Pon una sartén al fuego con abundante aceite, espera a que se caliente y ve friéndolas en tandas, no las añadas a la satén todas de golpe o se romperán. No es necesario que esperes a que se cocinen del todo porque aún tendrán que ir un rato al horno y es aquí donde se acabarán de hacer. Cuando comiencen a cambiar de color retirarlas con una espumadera y ve poniéndolas en la fuente del horno, sala y reserva. Deja sitio para el pescado.

-Enharina el rape y en la misma sartén fríelo brevemente (vuelta y vuelta). Colócalo en la fuente entre las patatas.

-Sofríe la cebolla, puerro y pimientos en el aceite que queda —si crees que es demasiado aceite retira un poco—. Añade sal y espera a que se ablanden.

-En este momento ya puedes ir encendiendo el horno, a 190º arriba/abajo y aire, para que vaya cogiendo temperatura.

-Cuando los vegetales estén bien pochados añade las hebras de azafrán y el vino, sube el fuego para que se evapore el alcohol, un par de minutos, después baja la temperatura y deja que se cocinen unos 5 o 6 minutos más.

-Cubre el pescado con el sofrito y ya puedes colocar la fuente en el horno con la parrilla en la posición central. Cuece durante unos 20 minutos. Transcurrido este tiempo a paga el horno y espera a que el asado repose un ratito dentro antes de servirlo.

Rape-al-horno-43

 

Los pasos clave:

Pela,lava las patatas y córtalas en 
láminas de medio centímetro. Fríelas 
ligeramente y pásalas a una fuente de 
horno. 
Rape-al-horno-79-1jpg

Limpia el pescado, córtalo en rodajas 
y ponle sal. Enharínalo y fríe 
vuelta y vuelta. Colócalo en la fuente 
entre las patatas.
Rape-al-horno-85-1

Corta las cebolla, puerro y pimientos 
en cuadraditos pequeños y póchalos en 
la misma sartén. 
Rape-al-horno-87

Añade el azafrán y el vino,sube el 
fuego para que se evapore el alcohol 
y cocina durante un par de minutos más.
Rape-al-horno-93-1

Cubre el pescado con el sofrito y 
hornea en horno precalentado durante 
unos 20 minutos.
Rape-al-horno-95

Sugerencias:

Preparar un pescado al horno en bastante sencillo y una solución muy práctica cuando hay invitados en casa.

Aunque puedes poner todos lo ingredientes en crudo sobre una fuente y llevarla así al horno, el hecho de pasarlos antes por la sartén nos lleva a ahorrar tiempo de horno y a asegurar el gusto extra que le proporciona la fritura.

Si tienes dudas de cómo conseguir el punto óptimo del pescado —ni crudo ni seco, lo ideal es que la carne pegada a la espina se despegue con facilidad— te puede ayudar el calcular 20 minutos de cocción por el primer kilo y 10 minutos más por cada kilo a mayores de la pieza.

Como siempre, la calidad del producto, fresco o congelado, es importante para un buen resultado, así como también es importante en el congelado el proceso de descongelación. Lo mejor es pasarlo a la nevera la noche anterior, pero si se te fue el “santo al cielo” prueba a meterlo en una bolsa hermética y sumergirlo en un recipiente con agua caliente —la del grifo—, verás cómo en media hora, más o menos, estará prácticamente descongelado. Después lávalo ligeramente y añádele unas arenas de sal. Yo prefiero esta opción a la del microondas.

 

 

 

Anuncios

Tarta crumble de crema y mermelada de frutos rojos

Necesitas:

Base o crumble

  • 400 g de harina
  • 2 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 120 g de mantequilla
  • 8 g polvo de hornear (levadura en polvo)
  • 1 pizca de sal
  • Extracto de vainilla

Relleno de crema

  • 500 ml de leche
  • 4 yemas
  • 45 g de maicena
  • 125 g de azúcar
  • Cáscara de un limón o vainilla
  • Mermelada de frutos rojos
  • Azúcar glas para adornar


Esta tarta de migas crujientes —crumble— con un corazón de delicada crema y mermelada de frutos rojos te conquistará desde el primer minuto. Si la pones de postre y sobra seguro que no puedes resistir el coger un trocito a media tarde, y hasta te apetecerá en el desayuno, ¡eso si no desparece antes!

crumble-de-crema-70-1

Si no has tenido ocasión de probar este tipo de elaboraciones no dejes de hacerlo porque creo que te estás perdiendo algo delicioso.

El crumble es un pastel de origen anglosajón, una receta tradicional que tanto se puede degustar de postre como de merienda. Es el clásico dulce de los desapacibles y húmedos días del otoño o invierno británico, de ahí la preferencia de disfrutarlo recién hecho o templado.

Lo que lo hace tan especial es la dulce galleta desmigada y crujiente que cubre un relleno, generalmente una fruta ácida. Esta cubierta se hace con una masa a base de harina, mantequilla y azúcar, muy parecida a la quebrada —aunque admite también otros ingredientes; huevos, frutos secos, copos de avena …— que se desmiga sobre un relleno, y al cocerla en el horno se transforma en una capa deliciosamente crujiente, como la de una galleta hecha migas.

En los últimos años, creo que no hay café ni restaurante español que no haya añadido a su carta de postres un crumble, por eso mismo creo también que tú deberías incluirlo entre tus recetas de postres favoritos.

Es muy fácil y no se requiere una habilidad especial para
obtener un gran resultado, cualquier inexpert@ lo puede conseguir simplemente siguiendo la receta.

Tengo que decir que la versión más clásica de este dulce es una capa de fruta fresca cubierta por la masa de migas, que se hornea y se suele servir templada acompañada de helado de vainilla o un chorrito de crema inglesa, pero esta tarta es un poco diferente, la combinación de mermelada y crema pastelera del relleno la convierten en algo especial, se la vi a Valentina del blog Ho voglia di Dolce. (Si no lo conoces te dejo el enlace por si quieres pasar a echar un vistazo).

crumble-de-crema-72-1

Como se hace:

Base o crumble

-Pon en un bol amplio los ingredientes secos; azúcar, harina, levadura y sal. Mézclalos bien.

-Añade los huevos, la vainilla y la mantequilla fría cortada en dados.

Si haces la masa a mano ve frotando con los dedos los ingredientes y verás como poco a poco se van a ir formando unas migas un poco gorditas —¡no caigas en la tentación de amasar a dos manos para acabar antes porque calentarás la mantequilla y no conseguirás la textura adecuada!—

Si utilizas un robot ve deteniendo varias veces la marcha, hasta conseguir las migas del grosor adecuado.

-Cuando esté hecha la masa divídela en dos. Forra con papel de hornear el molde en el que vayas a cocer la tarta y extiende la mitad de la masa, con la base de una cuchara, por el fondo y las paredes. Guarda en la nevera tanto el molde forrado como la otra mitad de masa.

Crema

-Calienta casi toda la leche con la piel del limón o la vainilla, para que infusionen.

-En una olla que pueda ir al fuego pon las yemas y el azúcar, remueve hasta conseguir una pasta ligera.

-Disuelve la maicena en el resto de la leche reservada y añádela a la mezcla de los huevos, revuelve con unas varillas y ve añadiendo poco a poco la leche caliente, pero retira antes la piel del limón. Lleva al fuego la olla y sin dejar de remover espera a que espese.

Montaje

-Recupera el molde que habías dejado en la nevera. Cubre la base con la mermelada de frutos rojos, teniendo la precaución de que no llegue al borde, déjala como un centímetro adentro para evitar que al incorporar la crema salga por encima y se mezclen porque estéticamente hace sucio.

-Cubre la crema con la otra mitad de la masa, pero esta vez deja las migas sueltas por encima.

-Cuece en horno ya precalentado a 180º durante 45 minutos, o hasta que coja un color dorado.

-Espera a que se enfríe un poco para desmoldar la tarta. Adorna simplemente espolvoreando azúcar glas.

crumble-de-crema-75-1

                  ¡Sencillamente deliciosa!

Sugerencias:

Si ves que la masa se vuelve compacta, introdúcela en la nevera envuelta en film y cuando este fría rállala para conseguir las migas.

Si cuando este en el horno observas que la tarta se dora demasiado por los bordes cúbrela con un papel de aluminio.

Si te sobra masa  la puedes congelar  y usar en otra ocasión.



                 Los pasos clave:

En un bol amplio pon todos los ingredientes secos 
y mézclalos. Añade los huevos, la vainilla y la 
mantequilla fría cortada en dados.
Mezcla con los dedos hasta formar unas migas gordas. 
Divide la masa en dos. 

crumble-de-crema-39-1

Con la primera mitad cubre la base y paredes de un molde 
forrado con papel de hornear.
Haz la crema pastelera y monta la tarta. Empieza poniendo 
una capa generosa de mermelada en la base.

crumble-de-crema-52-1

Vierte la crema sobre la mermelada con cuidado para que
no se mezclen.

crumble-de-crema-53-1

Por ultimo cubre con la otra mitad de la masa la tarta
esparciéndola en forma de migas.

crumble-de-crema-62-1

Cuece la tarta en horno precalentado, a 180º durante 45 minutos. 

crumble-de-ccrema

Espolvorea azúcar glas para adornar.

 

Pollo a la cerveza fácil (en olla rápida)

Necesitas:
  • Un pollo troceado 
  • Un botellín de cerveza
  • 1 cebolla
  • ½ pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil, preferiblemente fresco
  • Aceite de oliva
  • Hierbas, según tus gustos (laurel, tomillo, orégano, albahaca,…)
  • Sal y pimienta

Después de tanto tiempo sin compartir ninguna receta y teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, parece que lo más normal sería que volviera con un plato navideño, pero he preferido inclinarme por uno más atemporal, uno valido para cualquier día del año, un pollo a la cerveza. No es una preparación de fiesta –o sí– pero estoy convencida de que se convertirá en una de tus recetas favoritas por sabrosa, rápida y económica.

He pensado en este clásico porque en medio de tantas decoraciones navideñas, compras, reuniones, regalos, comidas y cenas, y probablemente con invitados en casa, necesitamos sacar tiempo de donde no lo hay. Ten en cuenta que si de los 15 días que duran estas fiestas, contando como pistoletazo de salida el día de la lotería,  eliminamos los  seis días más señalados  –Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Noche de Reyes y Día de Reyes– , quedan otros nueve en los que también hay que comer.

Anímate a preparar este pollo, es una receta muy agradecida, ideal tanto para principiantes en esto de la cocina, como para los que no os queréis complicar demasiado en estos días de tanto ajetreo.

Como se hace:

–  En el mortero machaca un diente de ajo, sal, pimienta y perejil. Lava y seca el pollo con papel de cocina (a mí también me gusta eliminarle bastante parte de la piel) y adóbalo con el majado de ajo.

– Pon una olla a fuego medio-alto, cubre el fondo con aceite y sofríe el pollo, si es mucho y no cabe sin que se amontone hazlo en dos tandas. Muévelo de vez en cuando para que coja color por todas partes. Cuando esté bien dorado retíralo a un plato y resérvalo. Estará dorado por fuera, pero continuará crudo por dentro.

– En el mismo aceite que queda en la olla pocha la cebolla, el otro diente de ajo y el pimiento, muy picados. Añade un poco de sal y rehógalos, a fuego medio-bajo, hasta que cambien de color.

– Incorpora el pollo a la olla junto con los jugos que haya desprendido. Mézclalo con las hortalizas y añade las hierbas que hayas elegido, rehoga todo junto unos tres minutos.

– Añade ahora la cerveza, deberá cubrir ligeramente el pollo, si no lo cubre añade un poco de agua o caldo, pero no suele ser necesario. Sube el fuego y deja que se evapore el alcohol. Coloca la tapa y cierra la olla, espera a que suba la válvula, baja el fuego y cuece durante diez minutos.

– Mientras prepara una guarnición para acompañar a este sabroso pollo, unas patatas fritas o una ensalada le quedarán perfectas, sin complicarte demasiado.

– Si cuando abras la olla compruebas que la salsa está muy ligera y la prefieres más espesa, retira el pollo a una fuente y pon de nuevo la olla al fuego, deja que hierva unos minutos a fuego vivo para que se evapore parte del líquido (revuelve de vez en cuando, para que no se pegue). También puedes añadir una nuez de mantequilla a la salsa, antes de incorporar el pollo, le dará mucho brillo.

Sugerencias:

¿Quieres que tu pollo tenga un aspecto mas elegante, más de fiesta?. Pasa el pollo con la salsa a una fuente que resista temperaturas elevadas y mételo en el horno precalentado  a 180º durante unos 10 minutos o hasta que se dore por todos lados, para ello deberás girarlo de vez en cuando.

Ni que decir tiene que cuanto mejor sea la calidad del pollo, mejor estará el guiso.

Puedes añadir agua o caldo a la preparación, pero en la cocción a presión apenas se evaporan los líquidos, con lo que no suele ser necesario.

No especifico el tipo de cerveza porque eso es cuestión de gustos, yo he utilizado una rubia que es más suave, pero una negra o tostada le queda de maravilla.

El cocinar en las ollas rápidas tienen muchas ventajas, lo que más, ahorro de tiempo y energía, cosa que notarás al final de mes en la factura de la luz o gas.

LOS PASOS CLAVE:

Pollo-a-la-cerveza-71-1

Lava y seca el pollo troceado.
Adóbalo con un majado de sal, ajo, 
pimienta y perejil.

Pollo-a-la-cerveza-78-1
Dora el pollo y retíralo a una fuente.

pollo-a-la-cerveza-80
Pocha la cebolla, ajo y pimiento finamente 
picados.

Pollo-a-kla-cerveza-86-1
Incorpora a la olla el pollo y los jugos 
que haya desprendido.
Añade la cerveza hasta cubrir el pollo. 
Sube el fuego hasta que se evapore el alcohol.
Cierra la olla y cuece durante 10 minutos 
después de que haya subido la válvula.


¡Y ya está, listo para ir a la mesa!

Ratatouille con patata.

 

 

Necesitas:
  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 2 patatas
  • 2 tomates pera
  • 1 cebolla
  • Sal y pimienta
  • Queso rallado

Salsa:

  • Aceite de oliva
  • 1 tomate maduro
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 1 pimiento mediano asado o 6 del piquillo
  • Hierbas provenzales o las aromáticas: tomillo, romero, orégano, albahaca, laurel, mejorana, …
  • Sal, pimienta y azúcar

 

Conquistarás a los más peques de la casa con este plato que además tienen nombre de peli de dibujos.

Esta receta es una variante de la ratatouille tradicional, un guiso francés típico de la Provenza, en el que asan hortalizas (berenjenas, calabacines, tomates, cebollas, pimientos,…) en el horno con aceite de oliva y hierbas aromáticas, ingredientes que no suelen estar entre los favoritos de los niños, pero si le añades patata y queso la cosa cambia —aunque los puristas se pueden llevar las manos a la cabeza—, conseguirás que se los tomen sin rechistar.

La ratatouille es un plato saludable y vegetariano, que gana en sabor si lo dejas reposar toda una noche. Aunque muchos intentamos imitar, a veces con un dudoso éxito, la vistosa presentación de la peli — unos finos discos vegetales colocados en espiral de forma intercalada sobre un sofrito —, en la receta original las hortalizas van cortadas de forma más basta. Algunos cocineros son partidarios de cocinar los vegetales por separado para juntarlos al final, y otros de hacerlo todo junto desde el primer momento, pero en ambos casos se obtiene un resultado que recuerda mucho al pisto español de toda la vida.

Como se hace:

Empezaremos por la salsa:

-Pica finamente la cebolla y el ajo, sofríelos en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego medio, deja que se vayan pochando. Mientras pela y trocea el tomate y añádelo al sofrito, cocínalo durante unos minutos. Por último, porque ya están asados, incorpora los pimientos también troceados y las hierbas aromáticas que te gusten, sal, pimienta y una cucharada de azúcar. Deja que se cocine todo a fuego lento unos 15 o 20 minutos, revolviendo de vez en cuando para que no se pegue. Puedes dejar así la salsa o pasarla por la batidora para que los niños no le encuentren tropezones.

-Es interesante que compres los vegetales de un tamaño similar, por cuestiones estéticas. Corta finamente las hortalizas en rodajas, si dispones de una mandolina te será más fácil y ahorrarás mucho tiempo, deberán ser de un mismo grosor, así la cocción será uniforme. 

-Cubre la base de una fuente de horno con la salsa que ya tienes preparada. Coloca encima los vegetales de forma ordenada y alterna, siguiendo un patrón, por ejemplo; patata, tomate, calabacín, cebolla, berenjena, y vuelve a empezar…, patata, tomate, calabacín, cebolla, berenjena.

-Prepara un aliño con dos cucharadas de aceite de oliva, un diente de ajo muy picado, sal, pimienta, hierbas provenzales y riega el contenido de la fuente con esta mezcla. Por último espolvorea el queso rallado.

-Cubre el guiso con un papel para evitar se queme por encima. Introduce la ratatouille en el horno y cuécela durante unos 30 minutos a 180º (arriba y abajo). Transcurridos los primeros 20 minutos retira el papel y deja que se siga cocinando otros 10 minutos más. La hortalizas deben quedar blanditas, perfectamente cocinadas pero no quemadas ni deshidratadas, para ello puedes abrir el horno las veces que consideres necesario (no pasa nada, no es un bizcocho) y así comprobar si ya están listas antes de sacarlas.

 

LOS PASOS CLAVE:

Ratatouille-con-patatas-28

 En una sartén con aceite de oliva sofríe la 
cebolla y el ajo finamente troceados.


 Añade a media cocción el tomate también troceado 
y pelado.

Ratatouille-con-patatas-31.jpg-1

Incorpora el pimiento en trozos pequeños, sal, 
pimienta, la hierbas y el laurel.

Ratatouille-con-patatas-39.jpg-1

Corta las hortalizas del mismo grosor.
Cubre la base de la fuente con la salsa y coloca 
de forma ordenada los vegetales encima.

Ratatouille-con-patatas-43.jpg-1

Riega con un aliño hecho con dos cucharadas de 
aceite, un diente de ajo picado, sal, pimienta y 
hierbas aromáticas.

Espolvorea el queso rallado


Hornea a 180º durante más o menos 30 minutos.

Sugerencias:

A parte de estas hortalizas puedes utilizar otras, pimientos, zanahorias, puerros, calabaza, … Compra los productos lo más frescos que puedas, sobre todo si vas a utilizar la mandolina, de lo contrario tendrás problemas para cortarlos.

Para que este plato tenga el autentico sabor de la Provenza son fundamentales las hierbas. Si no encuentras las provenzales que ya venden mezcladas haz tu una combinación con las que tengas en casa.

Este plato lo puedes servir caliente o frío, como plato principal vegetariano o como guarnición de una carne o un pescado.

La ratatouille se puede cocinar el día anterior y guardarla en la nevera hasta dos días, es más, los entendidos recomiendan no comerla recién hecha, opinan que el reposo de toda la noche le favorece, el sabor es más intenso cuando se recalienta al día siguiente.

Volviendo al tema de la presentación, puedes optar por la espiral como en la peli, en línea como he hecho yo o algo más tradicional; trocea los vegetales en cubos más o menos de un tamaño similar, ásalos en el horno y mezclándolos con la salsa.

 

 

 

 

Strudel de manzana y hojaldre

 

Necesitas:
  • 2 láminas de hojaldre
  • 4 o 5 manzanas
  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • ½ vaso de uvas pasas
  • 1 puñado de nueces peladas
  • 2 cucharadas de ron
  • 6 galletas desmenuzadas
  • 1 huevo batido
  • Harina
  • Azúcar glas

Strudel-hojaldre-55-1

               El Strudel (significa remolino en alemán) es un famoso pastel de origen Centro-europeo, consta en una masa muy fina que envuelve un relleno dulce o salado.

En el strudel la masa es algo muy característico y se diferencia del resto de las masas en su elasticidad, es posible estirarla hasta lo imposible, hasta convertirla en una capa casi transparente —dicen los entendidos que se tendría que poder leer una hoja del periódico a través de ella—, y una vez cocinada se vuelve ligera y crujiente. Harina común y una grasa, aceite o mantequilla (aunque en algunas recetas puede llevar un huevo), son los ingredientes con los que se obtiene esta masa tan singular. A pesar de que estos ingredientes son muy comunes y la elaboración no es compleja, el procedimiento para estirarla exige un poco de pericia, tiempo y paciencia, de ahí que en muchas recetas, por comodidad, se sustituya por la pasta filo o el hojaldre.

El más popular de los strudel es el que está relleno de manzanas especiadas y frutos secos, lo que los vieneses llaman apfelstrudel o apple strudel, y tiene dos virtudes, que es un delicioso postre y una elección muy acertada si vas con el tiempo justo, porque lo puedes servir recién hecho, cuando aún está todavía caliente —con un poco de helado la combinación es perfecta—, también lo puedes dejar enfriar, en ese caso cúbrelo con abundante azúcar glas, ya una vez frío, y acompáñalo con nata montada. Para los amantes de los postres de manzana ambas son todo un homenaje.

Como hoy voy muy mal de tiempo cogeré algún atajo; para salir del apuro emplearé un hojaldre comprado, aunque también podría haber utilizado una pasta filo; si te fijas en la relación de ingredientes, para que aun sea más rápida la elaboración, ni siquiera los peso, utilizo las medidas para “perezosos”: cucharadas y puñados. .

Como se hace:

-Hidrata las pasas en el ron: pon las dos cosas en un cuenco y reserva.

-Desmenuza las galletas y resérvalas también.

Strudel-de-hojaldre-86

-Pela las manzanas, trocéalas y ponlas en un cazo al fuego con la mantequilla. Incorpórales el azúcar, la canela y la vainilla, revuelve de vez en cuando para que no se peguen. Cuando la manzana este ligeramente blanda añade las uvas con el licor, espera a que éste se evapore y apaga el fuego. Deja que la compota se enfríe. (Puedes utilizar el microondas para esta elaboración).

-Superpón las láminas de hojaldre en una mesa ligeramente enharinada y con un rodillo estíralas hasta dejarlas lo más delgadas que puedas. 

Hay varias cosas que debes tener presente cuando trabajes con hojaldre; que  la masa debe estar lo más fría posible, que siempre se debe cocinar en horno precalentado y que nunca se le debe poner un relleno caliente.

-Cuando ya tengas bien estirada la masa puedes ponerla con cuidado sobre un paño, te facilitará el enrollado.

-Espolvorea toda la superficie de hojaldre con azúcar y la mitad con la galleta —lo de la galleta se hace para evitar que la masa coja demasiada humedad— y también reparte parte de las nueces. Coloca encima la compota de manzana, dejando los bordes libres y cúbrela con el resto de las nueces y la otra mitad de la galleta.

-Con la ayuda del paño ve enrollado la masa, como si fuera un brazo de gitano. Cierra bien los extremos para que no se salga el relleno durante la cocción y colócalo en una placa del horno forrada de papel, con las uniones hacia abajo.

-Haz unos cortes poco profundos en oblicuo en la parte de encima del strudel y barnízalo con el huevo batido.

Strudel-hojaldre-30-1

-Cuece en el horno precalentado a 180º unos 20/25 minutos, o hasta que el hojaldre esté dorado.

-Puedes servir el strudel con una bola de helado de vainilla o con un poco de nata montada —aunque a mi me gusta así, templado y sin nada más—.  

Sugerencias:

En muchas recetas rellenan el strudel con la manzana sin haberla cocinado previamente, la trocean y la mezclan con las especias. Pero como el hojaldre se cuece bastante rápido, prefiero no arriesgarme a que se quede cruda y la cuezo un poco antes.

El proceso de cocinar la manzana con las especias puedes hacerlo en el microondas, acortarás tiempo.

Puedes sustituir el huevo por mantequilla para pincelar el hojaldre, yo he utilizado huevo para no sumar más grasa al postre.

Como ves es una receta muy fácil, para principiantes, diría yo. No hay escusas para no poder quedar como un “señ@r” —¡aunque sea con un poco de trampa!—

Guiso de ternera -ragout- con patatas, zanahorias y guisantes

 

 

Necesitas:

 

  • 600 g de carne de ternera
  • 1 cebolla
  • 1 puerro pequeño —parte blanca—
  • 2 dientes de ajo
  • ½ pimiento verde
  • Aceite
  • 100 ml de vino tinto
  • 200 ml de caldo de pollo o agua
  • 3 patatas grandes
  • 3 zanahorias
  • Guisantes —frescos, congelados o en lata—
  • Mantequilla
  • Sal, pimienta y pimentón
  • Hierbas a tu elección: tomillo, romero, clavo, comino, laurel, perejil…

 

              En un recetario tradicional no puede faltar el popular guiso de ternera con patatas; una preparación que lleva el cartel de comida casera y familiar, de receta de la abuela que se pasa de generación en generación.

A este clásico plato le tengo un especial cariño porque me traslada a cuando era pequeña, a cuando volvía del cole al mediodía y en el portal un apetecible olor a guiso inundaba la escalera,  y recuerdo que cruzaba los dedos para que el origen de tan apetecible olor fuera mi casa.

Este sabroso guiso, ragú o ragout , o gulash de ternera, en su infinidad de variantes, conquista a quien lo prueba y su elaboración es muy simple, no tiene apenas secretos; el cocinarlo poco a poco, a fuego lento, para conseguir el punto idóneo de la carne,   y el contar con una buena materia prima, es todo lo que se necesita. Por lo demás, la receta es muy sencilla y empieza precisamente en la carnicería. Elige bien la pieza de carne que vas a utilizar; si compras, por ejemplo, la de filetes, el resultado no va a ser bueno, ¡ya sé que se ve muy limpita y más apetecible!, pero precisamente por esto, al no tener apenas grasa te va a quedar como una suela, y por encima es más cara. Para mí la mejor es el jarrete o morcillo, la parte de la aguja, el rabillo, o lo que en Galicia llamamos croca (cadera), cualquiera de ellas es mucho más jugosa.

Aprovecha ahora que estamos en primavera para utilizar guisantes frescos, que están en temporada.

Si no te lo tomas con prisas obtendrás un sabrosísimo guiso que conquistará al más exigente.

Guiso-ternera-153-r

Como se hace:

 

-Corta la carne en dados grandes o pide al carnicer@ que lo haga,  y adóbala con el clásico majado de sal, pimienta, un diente de ajo y perejil. Reserva en la nevera.

-Corta también la cebolla, el puerro, el otro diente de ajo y el pimiento. Si tienes niños pequeños —o una pareja que como si lo fuera— a los que no les gusta nada encontrar trozos de vegetales por el guiso adelante, haz trocitos muy pequeños, en el proceso de la cocción desaparecerán. Calienta 3 o 4 cucharadas de aceite en una sartén y rehoga las hortalizas troceadas, añádeles un poco de sal. Antes de que cojan un color oscuro retíralas, escúrreles bien el aceite y pásalas a una olla.

guiso-ternera-97

-Añade ahora la carne adobada a la sartén con el aceite de haber rehogado las hortalizas, si no te llega añade un poco más. Cuando esté dorada incorpórala a la olla con los vegetales.

Guiso-ternera-02

-En la misma sartén y sin apagar el fuego, agrega el vino, espera a que se evapore el alcohol y añade el caldo o el agua. Deja que hierva un par de minutos.

-Mientras pon la olla con la carne al fuego e incorpora dos clavos de olor, una cucharadita de pimentón, una pizca de comino, la hoja de laurel y revuelve.

-Vierte encima de la carne el contenido de la sartén con el vino y el caldo. Espera a que hierva para bajar el fuego y coloca la tapadera. Deja que cueza así a fuego lento durante 50/60 minutos.

-Pela las patatas y córtalas. Haz lo mismo con las zanahorias, (aunque yo hoy he utilizado zanahorias baby congeladas —que no hay que hacerles nada porque ya vienen escaldadas—).

-En una sartén limpia pon una cucharada de mantequilla con dos o tres de aceite de oliva, cuando este caliente incorpora las patatas y las zanahorias —si utilizas las zanahorias congeladas debes añadirlas más tarde, junto con los guisantes—. Agrégales la sal, romero y tomillo. Saltéalas durante un rato. Espera a que la patata coja una capita crujiente para reducir el fuego y tápalas. Remueve de vez en cuando. A los diez minutos, más o menos, añade los guisantes. Rehoga durante unos minutos más y reserva.

-Una vez transcurridos los 45 primeros minutos de cocción de la carne incorpora las hortalizas al guiso. Mezcla bien todos los ingredientes y sigue cocinado el tiempo que falta. 

Guiso-ternera-21.jpg

-Deja que repose unos diez minutos y ya lo puedes de llevar a la mesa.

Guiso-ternera-153

Sugerencias:

 

Sofríe bien los vegetales antes de añadir los demás ingredientes, de esta forma aportaran más sabor al guiso.

Si utilizas guisantes frescos tienes que sacarlos de la vaina y cocerlos en agua hirviendo con sal durante 4 o 5 minutos, lo mismo que si te decides por unos congelados (sigue las instrucciones del envase). Si por el contrario, has optado por los de lata, únicamente deberás lavarlos antes de añadirlos a las patatas.

Una buena idea, por falta de tiempo, es hacer el guiso en dos partes; empieza el día anterior guisando la carne y guárdala en la nevera y añadir la guarnición el día que la vayas a consumir.

Como todas las carnes que se cocinan en salsas, ganan en sabor y están más tiernas si se cocinan de un día para otro.

 

 

 

 

Canelones de carne picada.

 canelones-carne-72-1

        Los canelones, un superplato que se ha cogido prestado de la cocina italiana, y que se ha ido reinterpretando y adaptando a las costumbres y preferencias de cada territorio y de cada cocina.

Aunque suelen llevar ingredientes comunes, las recetas de canelones varían mucho según los gustos y las ocasiones; por eso se prestan, tanto para conquistar a tus invitados en celebraciones especiales como para disfrutar en familia un día cualquiera .

No solo para esta, sino para cualquier receta de canelones, es necesario realizar algunas preparaciones previas, lo que lo convierte en un plato un poco laborioso, pero en cambio, muy fácil de preparar y con muchas garantías de éxito, para compensar. Solo necesitas un poco de organización.

Ya sé que los lineales del super están repletos de preparaciones que “nos facilitan la vida”, pero si quieres obtener aplausos antes del postre, no tomes ningún atajo, sigue todos los paso de la receta:

Es en los rellenos donde está el secreto del éxito de unos buenos canelones, y estos pueden ser de lo más variado: de carne, de pollo, de pescado, de mariscos, de vegetales, de ingredientes de aprovechamiento (una excelente forma de reutilizar restos de otras preparaciones), y de todo lo que se te ocurra.

Tanto la salsa de tomate como la bechamel, te vuelvo a insistirmucho mejor si las haces en casa, ¡no hay color!.

En cuanto a la pasta, la casera es perfecta, siempre y cuando tengas experiencia con este tipo de masas, si no la has hecho nunca no experimentes en esta receta, porque si ya de por sí es larga, como para ponerse a repetir un paso … (para no arriesgarte prueba a hacerla unos días antes en una receta más sencilla, unos tallarines por ejemplo), pero recurre a las comercializadas, que cumplen estupendamente. Mí preferida es la fresca, no hay que hacer absolutamente nada más que abrir la bolsa y está lista para rellenar. También tienes la opción de utilizar una precocida, en cuyo caso deberás hidratarla antes en agua caliente. Y por ultimo está la seca,  la deberás cocer y vigilar para que no se pegue, ni se pase (yo suelo dejarla bastante al dente, si no la cueces del todo te será más fácil de manejar y no se romperá al manipularla, ya se acabará de cocer en el tiempo que esté en el horno)

canelones-carne-87-1

Los canelones de hoy son de carne picada, todo un clásico.  Pruébalos, te apuesto lo que quieras a que no eres capaz de resistir la tentación de rebañar el plato. (No te olvides del pan, ¡Imprescindible!)

Necesitas:

 

  • 500 g de carne picada de ternera
  • Una cebolla mediana
  • Un diente de ajo
  • Medio vaso de vino blanco seco o vermut
  • Salsa de tomate ∗
  • Salsa bechamel ∗
  • Queso rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Hierbas: albahaca, tomillo, orégano —a tu elección—

 

Como se hace:

 

∗ La  salsa de tomate.

  • 1 k de tomates 
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta

Esta es una preparación muy fácil y rápida.

-Ralla los tomates —con un rallador, como es obvio—, de esta manera te ahorras el trocearlos, el pelarlos y el pasar la salsa por el chino.

-Ralla también la cebolla y el diente de ajo —Si la cebolla soltara mucha agua escúrrela un poco—

-En una sartén pon tres o cuatro cucharadas de aceite y cuando este caliente añade la cebolla y el ajo. Sofríe durante unos minutos.

-Añade el tomate, sal y pimienta. Da unas vueltas y deja que se cocine a fuego bajo y con tapa, esto es importante porque cuando hierve salta mucho y lo pone todo perdido.

-Mientras continua con el resto de la receta. No te olvides de revolver la salsa de cuando en cuando, y cuidado con las salpicaduras, que queman mucho —Una buena solución es el retirar la sartén del fuego cuando lo hagas—

Para el relleno.

-Pica la cebolla y el ajo muy finitos y sofríelos en una sartén con un poco de aceite de oliva. No dejes que se oscurezcan, deberás utilizar un fuego medio/bajo.

-Cuando la cebolla esté transparente y blandita incorpora la carne picada. Al principio se pegará al fondo, pero acabará soltándose. Añade la sal, la pimienta y las hierbas que hayas elegido. Revuelve para unificar los condimentos.

-En el momento en que la carne pierda el color rosado añade el vino y deja que siga cocinándose hasta que se evapore el alcohol, unos dos o tres minutos.

-Ya por último agrega dos cucharones de la salsa de tomate (aquí otras recetas) —si está muy espesa puedes aligerarla con un poco de agua— Baja el fuego y deja que cueza unos 30 minutos. No te olvides de revolver de vez en cuando.

Mientras prepara la pasta.

-Si vas a utilizar la clásica, cuécela como te indica el fabricante, mejor si la dejas al dente, escúrrela y extiéndela en un paño limpio y seco. (Sería bueno que tuvieras uno reservado para estos menesteres)

-Si has elegido una precocida, pon en una fuente honda agua caliente —puedes utilizar la del grifo—, sumerge la placas y déjalas unos 15 minutos, después extiéndelas sobre un paño seco, como en el caso anterior.

-Y si has optado por comprar la fresca, no abras el paquete hasta que la vayas a rellenar, porque se seca con facilidad. Si utilizas como yo las de la marca la Rana para lasaña, las tendrás que cortar a la mitad porque son muy grandes

∗ Ahora vamos con la bechamel.

  • 3 vasos de leche a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Sal, pimienta y nuez moscada

-En un cazo pon la mantequilla y derritela a fuego bajo. Cuando esté totalmente fundida añade la harina y mueve con unas varillas hasta que consigas una pasta homogénea y sin grumos.

-Añade un poco de leche, como medio vaso, y remueve con agilidad hasta que se integre. Vuelve a añadir otro poco y haz lo mismo. Verás que espesa con mucha rapidez, no dejes de revolver para que no se pegue o se hagan grumos. Incorpora toda la leche y sigue removiendo con las varillas.

-Cuando esté ligeramente espesa puedes parar de revolver para añadir los condimentos; sal, pimienta y nuez moscada. Cuece durante unos 5 minutos más, sin dejar de revolver, o hasta que tenga una consistencia cremosa. No debe quedar tan espesa como la de croquetas, si es así aligérala con un poco más de leche. Pruébala para ver cómo está de sal y apaga el fuego.

-Retira tres o cuatro cucharadas de la bechamel y añádeselas al relleno de carne para que quede más meloso, después coloca un papel film a piel –pegado a la superficie- y reserva.

Montaje.

Canelones-carne-54

-Reparte todo el relleno sobre las placas de pasta.

canelones-carne-56

-En una fuente para horno coloca una base generosa de salsa de tomate y ve colocando por orden los canelones enroscados.

Canelones-carne-64-1

-Por ultimo cúbrelos con la bechamel y esparce por encima el queso y trocitos de mantequilla.

-Hornea a 200º unos 15 minutos y 5 más con el grill para que se doren.

¡Y esto es todo!

Canelones-carne-68-1

Sugerencias:

 

Ya puestos puedes hacer el doble de la cantidad que necesites y congélarlos- antes de gratinarlos- Lo agradecerás el día que los utilices.

 

 

 

Lacón con grelos

Lacón-con-grelos-44

                                                       Receta de Picadillo

          Llueve tanto y hace tan malo que en algunos lugares de nuestra geografía se han visto obligados a suspender o a aplazar muchos de los actos previstos para estos carnavales.

Después de echar un vistazo a la previsión del tiempo, he decidido colgar en una percha el disfraz —momentáneamente— para ir “calentando motores” en la cocina, porque si a última hora no se puede salir a la calle, nos reuniremos en casa y celebraremos aquí el carnaval ¡tan ricamente!

Con este frío y en la época que estamos “lo que pega” es una buena laconada (El lacón con grelos es uno de los platos más representativos del carnaval gallego), y aunque sé que los demás van a contribuir con algo y que cada uno traerá lo que pueda, unas orejas o unas filloas como postre no estarían nada mal, ¡ahí lo dejo! (Ana, no tienes disculpa, ya sabes donde encontrar las recetas.)

Para la elaboración de este plato es más necesario tiempo que destreza en la cocina, no se debe hacer con prisas;  hay que contar con tiempo suficiente para desalar las carnes  y calcular las horas de cocción de los distintos ingredientes. El resultado siempre va a ser mucho mejor si la cocción es lenta, pero eso no quita que para una emergencia no hagamos la vista gorda con la olla rápida.   Según  Picadillo:

“A las nueve… debe ponerse a cocer el lacón… A las once se agregan los grelos y los chorizos. A las doce, las patatas mondadas y enteras, y a la una se colocan…en una fuente… Y todo sobre la mesa…”

El lacón con grelos es un plato muy apreciado y parecido al cocido gallego, aunque con menos variedad de ingredientes, pero no por ello con menos sabor. Como suele ocurrir con la mayoría de los platos tradicionales, en según qué zona le añaden o le quitan ingredientes, pero siempre hay algunos que deben estar; los grelos, las patatas, el lacón y el chorizo son obligatorios ; y a partir de aquí cada uno puede agregar lo que considere, en casa, por ejemplo, al lacón con grelos de carnaval siempre le ponemos la cacheira del cerdo (cachucha o cabeza)

Necesitas:
  • Lacón curado- puedes comprarlo en porciones o uno entero. Si lo compras entero es mejor que le pidas al carnicero que te lo corte porque en casa te será muy difícil por culpa del hueso y además será más fácil de desalar. (En algunos sitios lo venden ya desalado). Calcula un trozo por persona.
  • Cacheira —optativo— o cabeza de cerdo curada y salada. No hace falta que compres una entera, no le gusta a todo el mundo, pero le da una sabor impresionante al plato.
  • Chorizos- uno por persona
  • Patatas- yo suelo poner patatas pequeñas para poder cocerlas enteras, de esta manera apenas se rompen y se cuecen antes. Si utilizas unas grandes córtalas a la mitad. Entre dos y tres por persona.
  • Grelos- Aquí ya no sé qué indicarte, para mí es lo más rico de este plato. Un manojo por cada dos o tres personas estará bien.
  • Unto —optativo—  Solo se utiliza para dar sabor. Añade el tamaño de una nuez pequeña.
Como se hace:

24 horas antes hay que desalar la carne. Lava el lacón y la cacheira debajo del grifo y después ponlos en un recipiente amplio y bien cubiertos con agua fría. Deberás cambiarla cada 8 horas, más o menos. Si ya has comprado el producto desalado salta este paso.

lacón-con-grelos-11

En una olla pon el lacón, la cacheira y la puntita de unto, tras haberlos enjuagado, y cúbrelos de agua. Empieza la cocción con el fuego alto hasta que hierva, después bájalo y deja que cueza durante una hora o hora y media, dependiendo del tamaño   —si utilizas una olla rápida 20 minutos después de que suba la válvula—.

Mientras ve escogiendo los grelos; elimina las hojas feas y amarillas, y los tallos más gordos; lávalos en abundante agua y ponlos a escurrir. Aunque te parezcan muchos, no te creas, pasa como con las espinacas, una vez cocidas parece que desaparecen de la olla.

Pela también las patatas y déjalas en un recipiente con agua para que no se ennegrezcan.

Cuando haya pasado la hora o el tiempo aconsejado comprueba el punto del lacón, si está blando y casi se desprende el hueso, retíralo a una fuente —haz lo mismo con la cacheira— y reserva, pero si aun está un poco duro añade encima el resto de los ingredientes para que se sigan cociendo juntos (Y aquí me va a perdonar Don Manuel, pero yo cuezo la verdura y chorizos con las patatas, todo a la vez porque no me gustan los grelos demasiado cocinados), incorpora a la olla los grelos, las patatas y los chorizos, por este orden, para que con el peso la verdura se vaya al fondo (¡Es que si no, no cabe!).  

A los 20 o 25 minutos comprueba el punto de las patatas y cuando estén bien cocidas ya puedes dar el plato por finalizado. Comprueba también el punto de sal y rectifica si en necesario. Apaga el fuego y deja que repose todo en la olla hasta la hora de comer. (Si habías retirado el lacón o la cacheira porque ya estaban cocidos, ahora es el momento de integrarlos con el resto de la preparación para que se calienten).

Para servir el lacón con grelos debes escurrir muy bien los grelos y rodearos del resto de los ingredientes.

      Menos mal que teníamos un plan B porque no hemos podido salir por la inestabilidad del tiempo. Y han aplazado actos para el fin de semana que viene.

¡Aun tenemos Carnaval para rato!

Sugerencias:

Puede que encuentres el grelo demasiado ácido, ten en cuenta que también hay distintas variedades, pero aun así, si lo escaldas en agua hirviendo durante dos minutos antes de añadirlo a la olla, solucionas el problema. Después continua con la receta.

No tires el agua de la cocción, es una pena, la puedes aprovechar para un caldo o una sopa.

Con los restos de este plato, si es que te sobra algo, puedes arreglar la comida del día siguiente; con el lacón puedes hacer unas fantásticas croquetas, y si los grelos y las patatas los troceas un poco y se los añades al agua de la cocción, conseguirás un caldo gallego de primera.

Orejas de carnaval gallegas (Orellas de Antroido)

 

Orejas-carnaval-75-1

           Ya estamos en Carnaval y con todo lo que esto conlleva; diversión y buena mesa —que aunque no está escrita, es una ley que se cumple a rajatabla—; también, en nada se nos presenta aquí la Semana Santa con sus torrijas, monas y roscas…

¡Uf!, ¡y aún tengo turrón de la Navidad…!

He estado rebuscando entre mis notas y archivos alguna receta de orejas de carnaval que me convenciera, pero al final me he decidido por la de mi madre, me parece más fiable. A estas alturas los escaparates de las panaderías, pastelerías y confiterías gallegas están repletos de bicas, flores, cañas, filloas, … y de estas crujientes porciones de masa frita cubiertas de azúcar. —Pero ya sabes que para mí todo lo hecho en casa tiene más merito—

Como he dicho antes, he elegido esta receta de orejas porque me ofrece más garantías de éxito, es la de mi madre y ¡le salen que te mueres!, estoy segura de que si te animas a hacerlas te saldrán tan bien como a ella —aunque he traducido sus cantidades—. Para que te hagas una idea, su explicación de la receta es algo así: “…haz un volcán con la harina, como de una cuarta de alto, y añádele una puntita de levadura en polvo, dos nueces de mantequilla y poco a poco agua templada salada, la que admita…”. ¡Creo que ya me entiendes!

Orejas-carnaval-55-1

Necesitas:

 

  • 2 huevos
  • 150 agua templada
  • 500 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura química en polvo
  • 30 g de manteca de vaca fundida (puedes sustituirla por mantequilla)
  • 30 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de anís o aguardiente
  • Una pizca de sal
  • La piel de medio limón
  • Aceite (girasol, oliva, el que prefieras)
  • Azúcar glas o en polvo para adornar
             Orejas-carnaval-06-1
Como se hace:

 

-En un cuenco amplio pon la harina y la levadura, haz un hueco en el medio y añade los huevos, la manteca o la mantequilla fundida (solo 30 gramos, reserva los otros 30), el agua templada en la que habrás disuelto la sal,  y el anís. Mezcla los ingredientes con una cuchara de madera o con la mano, hasta que consigas ligarlos ligeramente.

Orejas-carnaval-13-1.jpg

-Cuando la masa se despegue de las paredes del cuenco vuélcala en la mesa, aplástala un poco, añádele trocitos de la mantequilla reservada por encima y ve trabajándola  hasta que absorba la grasa por completo (a esto mi madre le llama gramar la masa),

Orejas-carnaval-16-1

-Te quedará suave y manejable.Tanto si lo haces a mano como si utilizas una amasadora, trabaja la masa entre 5 y 8 minutos, de esto dependerá gran parte del éxito de la receta.

Orejas-carnaval-19-1

-Haz una bola, cúbrela con film o un paño seco y déjala que repose como una hora a temperatura ambiente. —Si la vas a usar más tarde, incluso al día siguiente, guárdala en la nevera y sácala una hora antes de que la vayas a utilizar—.

Una vez reposada la masa ponla en la encimera, ve cogiendo trozos pequeños y estirándolos mucho con el rodillo, tienen que quedar muy finos. Con un cuchillo corta porciones de 15 × 20 cm. Si se te pegan a la mesa embadúrnala con un poco de aceite.

Orejas-carnaval-38

-Pon abundante aceite en una sartén con bastante fondo, espera a que esté un poco caliente, pero que no llegue a humear, e incorpora la piel del medio limón. Cuando empiece a tomar un color ligeramente tostado por los bordes retírala y ya puedes  freír tus “orellas de Antroido”.

Orejas-carnaval-49-1

-Echa en la sartén la primera tira de masa, con la ayuda de un tenedor pliégala por un lado para darle la forma característica de una oreja. 

Orejas-carnaval-51-1

-Fríelas por un lado y dales la vuelta para que lo hagan por el otro. Ten mucho cuidado porque al ser las porciones tan delgadas se fríen enseguida y al mínimo descuido se queman.

Cubre un cuenco con papel de cocina y ve colocando ahí las orejas que vayas friendo.  Pásalas después, ya bien escurridas, a una fuente y espolvorea azúcar glas por encima. Repite este proceso hasta acabar toda la masa.

Orejas-carnaval-79

Sugerencias:

 

       Te parecerá una bobada lo de añadir al aceite la piel del limón, pero si lo haces comprobaras el agradable sabor que coge la fritura. Hay quien pone ralladura de limón o naranja ya en la masa, aunque tanto mi madre como yo preferimos añadir la piel al aceite.

     No es un tipo de preparación que aguante mucho tiempo, es mejor que se consuman en el mismo día. Pero en todo caso, se conservaran mejor si las guardas en un recipiente hermético, y como mucho por un par de días.

No dejes de hacer este postre tan tradicional, sobre todo si tienes niños porque a la mayoría les encantan. Y también porque no podemos dejar que se pierdan nuestras tradiciones. Creo que es bueno presumir de nuestra gastronomía tradicional y mantener el patrimonio gastronómico, seas de la zona que seas.

                                                     ¡¡¡Y que viva el carnaval!!!

Verduras y hortalizas asadas

Hortalizas-asadas-12.jpg-1

 

         Con la llegada de cada nuevo año llega también una lista interminable de buenos propósitos, el de mejorar nuestras costumbres para tener una vida más saludable suele estar entre ellos.

Tras los excesos navideños —los aperitivos, las comidas copiosas, la amplia oferta de dulces, los brindis y las largas charlas de sobremesa— lo más aconsejable es volver a la normalidad, recuperar la rutina y los buenos hábitos o mejorarlos, si cabe. Los expertos aconsejan dormir las horas recomendadas, hacer algo de ejercicio y tener una alimentación sana, ligera y equilibrada, basada en productos frescos y de temporada —preferiblemente locales—, e insisten en la importancia del consumo diario de frutas y verduras.

Si el comer más vegetales en general es también uno de tus propósitos este año que empieza, te propongo esta técnica práctica, sencilla y saludable de cocinar tus verduras y hortalizas, asarlas en el horno. Al cocinarlas de esta manera se potencian los sabores, más que si simplemente las cueces. 

Puedes optar por asarlas añadiéndoles nada más que un poco de sal, y conseguirás un resultado excelente, ligeramente dulzón gracias a la caramelización de los azucares que contienen, pero a mi me gusta añadirles un toque extra con hierbas aromáticas, especias y sobre todo con un buen aceite de oliva para realzar su sabor.

A las verduras así preparadas se les puede sacar mucho partido porque puedes servirlas de plato principal acompañadas de una vinagreta, por ejemplo, o como base de otras recetas; desde tortillas, sándwiches, pizzas, o para acompañar una pasta, un arroz, unas legumbres, …

Necesitas:

 

  • 3 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 1 pimiento rojo y 1 verde
  • 1 piña de brecol
  • 3 tomates medianos
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Hierbas: orégano, tomillo, albahaca
  • Sal y pimienta

Hortalizas-asadas-03

Como se hace:

 

– Elige las hortalizas que más te gusten, no tienen que ser necesariamente las que yo he utilizado. Lo que si debes hacer es cortarlas de un tamaño similar para que se hagan todas a la vez. Y ten en cuenta que si haces trozos muy pequeños  corres el riesgo de que se te quemen, pero si por el contrario, son demasiado grandes, se tostaran por fuera y por dentro se quedarán crudas.

– Lava y seca las hortalizas, y pela las que lo necesiten. Córtalas como ya te he indicado, ponlas en un bol, añádeles el aceite, la sal, las hierbas y especias que hayas elegido. Muévelas para que se impregnen bien y pásalas a una fuente de horno.

– El horno debe estar precalentado entre 180º y 200º. Deberás  revolver con frecuencia y comprobar el punto de cocción que le quieras dar. A mí me gustan al dente, pero si te gustan más hechas déjalas el tiempo que consideres —puedes cubrirlas con un papel si te parece que se están quemando y por dentro todavía están crudas—.  Entre 30 y 45 minutos puede ser el tiempo indicado, aunque dependerá del tamaño a que las hayas cortado y de su contenido en agua.

 

Hortalizas-asadas-13-1

Sugerencias:

 

Asar así  las verduras en el horno te ayudará a ahorrar tiempo y trabajo, sobre todo si haces bastante cantidad cada vez. Aguantan en la nevera, bien tapadas, 4 o 5 días.

Verás que con esta sencilla receta encontrarás una alternativa a las ensaladas, si es que ya te aburren o no te apetecen en los meses fríos.

Experimenta con los condimentos. Antes de añadir el aceite aprovecha para agregar otras especias y hierbas, aunque no estén en la receta: pimentón, curry, clavo, ras el hanout, romero, laurel, hierbabuena,  salvia —secos o frescos—, pero también ralladura de limón o lima, vinagre, ajo, jengibre…

¡Apuesta por una alimentación cada vez más sana!