Ensalada de higos y granada.

Necesitas:
  • Lechugas variadas y brotes de espinacas
  • 6/8 higos maduros
  • ½ granada
  • 100 g queso feta, cabra o el que te guste
  • 50 g nueces

Para la vinagreta:

  • 80 g de aceite de oliva suave
  • 30 g de zumo de limón
  • 20 g de vinagre balsámico
  • sal
  • Pimienta negra molida
  • ralladura de limón
  • 8 o 10 hojas de albahaca

¿Te gustan los higos? ¿ Y los has probado en ensalada?

Hoy te quiero proponer una original y frutal ensalada en la que el higo es el protagonista principal. Se prepara en un pispás y con un sorprendente resultado, te encantará su colorida presentación y su contraste de sabores.

Es increíble el juego que puede dar un plato tan sencillo como una ensalada, tanto si lo utilizas como entrante, como plato único ligero, o para acompañar y compensar la pesadez de un potente plato principal aportándole equilibrio.

Las ensaladas admiten múltiples combinaciones, prueba con esta y personalízala a tu gusto (con tus quesos favoritos, los frutos secos que más te gusten…) ¡Es exquisita, te encantará!

Cómo se hace:
  • En un recipiente pequeño mezcla el aceite, el vinagre balsámico, el zumo de limón, la sal y la pimienta. Bate hasta que todos los ingredientes se mezclen de forma homogénea. Corta muy finas las hojas de albahaca e incorpóralas a la mezcla junto con la ralladura de limón. Deja que la vinagreta repose para que se integren los sabores. Mientras prepara la ensalada.
  • Lava y seca los higos con cuidado de que no se rompan y quítales el rabito. Córtalos en cuartos.
  • Lava y escurre las lechugas y las espinacas.
  • Abre y trocea las nueces. Pon una sartén pequeña al fuego y cuando esté caliente, sin añadir ningún aceite, tuesta las nueces unos segundos.
  • Despepita la granada (golpea con una cuchara la media granada por la parte de la piel y se irán desprendiendo las pepitas ).
  • Trocea el queso.
  • Dispón las lechugas y espinacas en una fuente (para ensaladas de este estilo prefiero utilizar fuentes que no sean profundas, de esta manera los ingredientes no se pierden en el fondo y queda más vistosa). Ve distribuyendo por encima el resto de ingredientes.
  • Por último aliña la ensalada con la vinagreta y adorna con hojitas enteras de albahaca.

¡Cómo ves, más fácil no puede ser!

Ensalada de langostinos con vinagreta de mango

Con la llegada del calor se abre la veda de las ensaladas, que han estado un tanto “agazapadas” durante el invierno.

Con el buen tiempo una gran variedad de ensaladas llenan de color nuestras mesas veraniegas. Las hay para todos los gustos: frescas, ligeras, rápidas y fáciles de hacer (otras no tanto), para todos los días o para ocasiones especiales, pero todas tienen algo en común, son superapetecibles y muy saludables.

Esta ensalada que te propongo hoy de langostinos, mango y granada cumple estas condiciones. Jugando con la combinación de estos pocos ingredientes disfrutarás de una ensalada completa, deliciosamente fresca y dulce. Al llevar arroz puede ser un primer plato, e incluso lleva todos los nutrientes necesarios para ser un plato único.

No te pierdas esta vinagreta de mango porque es de diez, cuando la pruebes se va a convertir en una habitual de tus ensaladas. ¡Palabrita del niño…!

Necesitas:

(para cuatro personas, tres si sois muy comilones).

Para la ensalada
  • 16/18 gambas o langostinos (frescos o congelados)
  • 1 mango (reserva ¼ para la vinagreta)
  • Lechuga (la que más te guste)
  • 1 vaso de arroz basmati o jazmín (200 ml)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 60 g de nueces u otro fruto seco
  • ½ granada
  • 8/10 tomates cherry
  • Queso parmesano
  • Cebollino y albahaca
  • Aceite de oliva
Para la vinagreta:
  • ¼ del mango
  • Zumo de medio limón
  • 100 ml de aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • 1 cucharadita de vinagre balsámico (optativo)

Cómo se hace:

Vinagreta:

  • Pela el mango y córtalo en cuadraditos, solo necesitarás ¼ aproximadamente para la vinagreta —utiliza los trozos más feos y el resto resérvalos para la ensalada—.
  • En la batidora tritura el cuarto del mango con el zumo del limón, el aceite, la sal, la pimienta y la cucharadita de vinagre balsámico, si es que se la quieres poner. Pruébala y rectifica si ves que lo necesita. Deja la vinagreta en la nevera mientras preparas la ensalada.

Ensalada:

  • Cuece el arroz basmati como tengas costumbre. (Si tienes dudas, más abajo explico como lo hago yo)
  • Separa las hojas de la lechuga, lávalas y escúrrelas bien.
  • Pela los langostinos, o enjuágalos si utilizas unos congelados ya pelados.
  • En un plato o fuente pequeña pon un chorrito de aceite de oliva, añádele sal y pimienta. Coloca dentro los langostinos para que marinen.
  • Mientras lava los tomatitos y trocéalos.
  • Golpea con el dorso de una cuchara la media granada para desprender los granos.
  • Corta el queso en lascas ayudándote de un pelador de verduras.
  • Ten a mano el mango que habías cortado en cuadraditos y reservado, para cuando lo necesites.
  • Pon al fuego una sartén y añade los langostinos con todo el aceite del marinado. Saltéalos por ambos lados hasta que estén cocinados y retíralos a un plato cuando estén listos.
  • A este aceite de freír los langostinos añádele —cuando haya enfriado un poco— el cebollino y la albahaca picados. Después riega el arroz ya cocido con este aceite y revuélvelo para repartirlo bien.

Ya solo queda montar la ensalada;

  • Haz una base con las hojas de lechuga, pon encima el arroz y ve colocando los langostinos, el mango, la granada y los tomatitos.
  • Para rematar adorna la ensalada con las nueces troceadas, las lascas de parmesano y, por supuesto, con un poco de la fantástica vinagreta.
  • El resto de la vinagreta ponla en una salsera para que cada uno se sirva lo que quiera.

Para cocer el arroz:

  • Enjuaga en arroz antes de cocerlo para eliminar el exceso de almidón (cámbiale como mínimo tres veces el agua, hasta que esta salga clara).
  • En un olla mediana pon tres cucharadas de aceite de oliva y una cascara de limón —puedes utilizar la del limón que has exprimido para la vinagreta (“por lo de aprovechar, ya sabes…”)—
  • Cuando la piel del limón comience a dorarse añade el arroz bien escurrido y rehógalo medio minuto.
  • Incorpora el vaso de agua. ¡No, no es un error!, para cocer el arroz basmati utilizo la misma cantidad de agua que de arroz. Vaso de agua por vaso de arroz, a diferencia del arroz redondo u otros arroces que suele ser el doble.
  • Añade un poquito de sal y espera a que hierva para poner la tapa, tapa que no deberás levantar en ningún momento. Cuece el arroz durante 8 minutos a fuego medio y deja que repose otros cinco con la cocina apagada, pero no levantes la tapa hasta que haya transcurrido también este tiempo de reposo. Después pásalo a una fuente amplia para que enfrié.

Sugerencias:

  • Esta es la receta ideal para darle uso a ese mango que ya se ha quedado muy maduro .
  • Si no dispones de langostinos o gambas, los puedes sustituir por un pescado ( rape, salmón, merluza…), incluso por palitos de cangrejo.

Ensalada de naranja y encurtidos.

Ya a cuarenta de mayo y sin saber qué hacer con el sayo —hoy hemos tenido sol por la mañana y lluvia por la tarde— ¡Y es que Galicia es lo que tiene!. Y mientras en el resto de España aprietan los calores y aquí se nos ponen los dientes largos, te presento esta ensalada que, a parte de estar buenísima, resulta muy refrescante para sobrellevar el calor veraniego, aunque por sus ingredientes bien podrían ser los de una ensalada de invierno. Y así “si sale con barbas …” — como el tiempo gallego—.

Desde aquí un ruego a quienes dirigen el tema este de la climatología; por favor, en el reparto que hacen ustedes para asignar el tiempo, climatológicamente hablando, cuando se trate del de los gallegos, a ver si es posible aplicar un criterio un poco más serio que el del “Pito, pito, colorito…”

“Manos a la obra”

(¡Uf, cuanta frase hecha!)

Ensalada-naranjas-1

Necesitas: 
  • Lechuga
  • Naranja
  • Mandarina
  • Aceitunas negras
  • Pepinillos en vinagre
  • Hierbabuena

     Aliño

  • Zumo de naranja
  • Zumo de limón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y azúcar

 

Como se hace:

-Lava y seca la lechuga.

-Pela la naranja eliminando todo lo que puedas de la parte blanca. Córtala en rodajas y éstas, a su vez, en cuatro.

-Quita también la piel a la mandarina, separa los gajos y si son grandes córtalos por la mitad.

-Monta la ensalada; cubre la fuente o plato que hayas elegido para presentarla con las hojas de lechuga. Esparce por encima la naranja y la mandarina. Adorna con las aceitunas negras, los pepinillos en vinagre y unas hojas de hierbabuena picadas.

Aliño:

-Exprime la naranja y medio limón y prepara el aliño en esta proporción; dos partes de zumo de naranja por una de zumo de limón y otra de aceite. Añade una pizca de sal y media cucharadita de azúcar. Mezcla todo y emulsiona. Aliña la ensalada a ultima hora.

Ensalada-naranja-80

Sugerencias:

Esta ensalada de naranja yo te la propongo con estos ingredientes, pero tu a partir de aquí añade y elimina los que prefieras para adaptarla a tus gustos

Utilízala como plato único o como guarnicion de alguna carne. Con las de cerdo queda de película.

 

Melocotones en almíbar rellenos de atún

 

melocotones rellenos

     Aunque estos melocotones en almíbar rellenos de atún son un clásico, si no los conoces aún ¡no dejes de probarlos!

Yo los hago desde hace bastante tiempo. Son fáciles, se hacen en un plis-plás y siempre son muy alabados.

Esta forma de preparar unos melocotones en almíbar como plato salado la escuche por primera vez en Antena 3 de radio, ya hace unos cuantos -muchos- años. La receta la había dado en antena Aileen Serrano, que colaboraba en aquella época en la desaparecida emisora -haciendo memoria yo diría que me estoy remontando a 1.986-. Aún hoy no sé porque me quede con aquella receta, porque por aquel entonces mi interés por la cocina era tan escaso como mi edad.

Soy consciente de que hay centenares de recetas de melocotones en almíbar rellenos de atún o de bonito, pero creo que ésta es de las más sencillas y de las más ricas también.

Y me parecen una fenomenal alternativa de la típica ensalada, ahora que se acerca el buen tiempo, y una buena solución para algún día que no te apetezca demasiado cocinar, o para salir más o menos airoso si una visita inesperada acepta tu invitación a cenar.

melocotones rellenos

Necesitas:

 

  • Una lata de melocotones en almíbar
  • Una lata de atún mediana
  • Tres cucharadas de mayonesa de bote
  • Una manzana
  • Una lechuga
  • Un poco de cebollino

melocotones rellenos

Como se hace:

 

Lava la lechuga y sécala bien  -o compra la que ya viene en bolsa lista para ser utilizada-.

Abre la lata de melocotones y ponlos a escurrir, con el corte hacia abajo, sobre un papel de cocina doblado varias veces.

Abre también la lata de atún/bonito, vacíala sobre un colador y deja que escurra bien el aceite o el agua, si utilizas uno al natural. Es importante que quede sequito, para evitar un relleno pesado. 

Pela y ralla un cuarto de la manzana.

Pica muy fino el cebollino, 4 ó 5 ramitas.

En un bol mezcla el atún/bonito, la manzana, el cebollino y la mayonesa.

Coloca los melocotones en un plato boca para arriba y reparte el relleno en cada una de las mitades. 

En la fuente de presentación pon las hojas de lechuga como base y los melocotones girados encima (como en la foto). La lechuga facilitara que no se caiga el relleno al servirlos.

Mi consejo es que los presentes así,  con la parte más bonita de los melocotones para arriba. Estarás conmigo que este relleno es de lo más feo ¡así que, mucho mejor que no se vea!

Ya en el último momento adorna el plato con cebollino picado y un chorrito de aceite de oliva virgen, les dará brillo.

melocotones rellenos

melocotones rellenos

Sugerencias:

 

He hecho algunas variaciones sobre la receta inicial y ésta que hoy comparto es la definitiva. He sustituido la cebolla de la receta original por el cebollino, y le he añadido la manzana para suavizar la mezcla del relleno. Además, ambos ingredientes hacen que el plato sea mucho más fresco.

Si no te apetece lavar la lechuga, tienes la opción de comprar una bolsa de las que ya vienen lavadas. Y con la mayonesa  haz lo mismo, cómprala ya preparada, porque lleva tan poquita que no merece la pena hacerla (ya sabes que si no la consumes enseguida deberás tirarla)

Las cantidades que propongo son las necesarias para rellenar una lata de melocotones (7 / 8 unidades). Si vas a utilizar más, como es lógico, deberás aumentar también las cantidades de los ingredientes del relleno, pero ten cuidado con la mayonesa, si pones demasiada  lo licuará en exceso, y no queremos que quede como una  «papilla de bebe», porque tendrá a la vista una presentación muy fea, y resultará al gusto una mezcla muy pesada. Mejor junta todos los ingredientes excepto la salsa y ve añadiéndola al final, poco a poco, hasta que consigas la consistencia que te guste.

Como ves todos los ingredientes de esta receta los encuentras en el mercado ya preparados y listos para ser consumidos, no hace falta ni que enciendas la cocina. Aunque si requiere por tu parte el esfuerzo de abrir latas y componer el plato, pero ¡no me digas que no hemos tomando un buen atajo!

¡Estoy deseando que los pruebes y me comentes!

 

 

 

 

 

 

 

Ensalada malagueña

IMG_0222 SIETE

Una ensalada con bacalao patatas y naranja. ¡¡¡riquísima!!!. Quizá te extrañe lo de la naranja, pero le queda fenomenal.

Es una de las ensaladillas más conocidas de Málaga, y aunque he estado allí unas cuantas veces, no fue ahí precisamente donde la probé por primera vez, fue en mi casa. Viendo la tele hace unos años, antes de que existiera Canal Cocina, una chica malagueña explicaba con mucho «entusiasmo»  la receta de su madre. Me pareció que podía estar muy buena, la probé y hasta hoy. ¡¡¡Nos encanta!!!

Anímate a hacerla, seguro que te pasa lo mismo.

IMG_0227 CUATRO 4-4

IMG_0215 DOS

 

Necesitas:

 

  • 4 patatas grandecitas
  • 4 huevos medianos
  • 300 g de bacalao desalado
  • media cebolla dulce
  • aceitunas negras
  • dos naranjas
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre
  • Sal
Como se hace:

 

Desala el bacalao dejándolo en agua fría de 12 a 24 horas, dependiendo del grosor del pescado. Cambia el agua varias veces y guárdalo todo este tiempo en la nevera. En algunas pescaderías que ya lo venden también desalado.

Pela las patatas, córtalas en cuadrados de dos centímetros, más o menos, ponlas en una olla y cúbrelas con agua fría. Cuando comiencen a hervir añade sal, baja el fuego y deja que cuezan unos 12 minutos. Comprueba que están perfectamente cocidas (clavales una puntilla o una brocheta, si se sueltan ya están) antes de retíralas del agua.. Colócalas en una fuente para que enfríen.

Cuece también los huevos. Ponlos en agua fría, añade sal para facilitar el pelado y un chorrito de vinagre por si se abren para contener la clara. Cuando el agua comience a humear mueve los huevos con una cuchara durante un rato para que la yema quede centrada. Cuenta 10 minutos desde que empiezan a hervir si son medianos o grandes y 12 si son XL. Es mucho más fácil pelar un huevo si le retiras el agua, lo agitas suavemente en la misma olla para agrietar la cascara y vuelves a cubrir con agua fría. Después la cascara sale fácilmente.

Da un hervor al bacalao hasta que cambie de color, verás que se pone mucho más blanco. Retira la piel y las espinas y ve separándolo en lascas.

Pela las naranjas, quitando la piel al ras, y córtalas en rodajas.

Corta la cebolla en plumas.

Monta el plato.  Coloca las patatas en el fondo, y a continuación la cebolla y el resto de los ingredientes. Adorna con el huevo cortado en gajos y las aceitunas.

Aliña con la vinagreta, una parte de vinagre por tres de aceite.

IMG_0222 SIETE

 

IMG_0225 TRES 3

 

Sugerencias:

 

La elaboración de esta ensalada no tiene ninguna dificultad, el éxito está en utilizar buenos productos.

En verano prepárala con antelación y déjala tapada en la nevera, es ideal para combatir los calores de estos meses (¡nos lo aconsejan desde el sur, que de eso saben!) Y en invierno sírvela templada, aproveche que están las naranjas en su mejor momento.

Si no te gusta el bacalao puedes ponerle atún o incluso salmón ahumado.

Si cuando cortas las naranjas se desprende mucho jugo, no lo tires, añádeselo al aliño.

También puedes utilizar, si las encuentras, aceitunas aloreñas  enteras o partidas, tan típicas de Málaga.

¡Se que te va a gustar!

Mejillones en pipirrana con patatas al microondas

DPP_0011 tres

Estamos ya casi en septiembre, mes que lleva R, y  popularmente existe la creencia de que los meses con R son los mejores para el consumo de moluscos y crustáceos, los mariscos en general.

He estado buscando…  y al parecer esta creencia tiene dos posibles explicaciones:

– Una por la que se descartan los meses que van de mayo a agosto para comer marisco se debe a que la mayoría de las especies tienen su ciclo reproductor entre estos meses. Durante este período por el poco acceso al alimento o el desove consumen gran parte de la grasa acumulada lo que hace que los moluscos pierdan peso, su carne se vuelva seca, fibrosa y de poca calidad. En el caso de los crustáceos, se vuelve blanda, de menor sabor y textura, a veces hasta pierden el caparazón y las hembras, al desovar, también los «corales» que para la mayoría es la parte mas sabrosa. A esto hay que sumarle que también el contenido de proteínas disminuye al usarse una parte en en la producción de energía para el desarrollo de las gónadas. En el decir de los entendidos, el marisco se queda vacío.

– Hay otra teoría también muy extendida y que apunta a que los mariscos se vuelven nocivos durante esta época del año, de ahí que se desaconseje su consumo. Los causantes son unos pequeños organismos llamados dinoflagelados, similares a las algas y que forman parte de la alimentación de mariscos y pequeños peces. Estos organismos producen gran variedad de toxinas a las que los moluscos no son sensibles pero en cantidades importantes si son muy tóxicas para los humanos, pudiendo llegar a producir hasta la muerte. Y es en verano cuando se dan las condiciones ambientales favorables para su floración y desarrollo. La alta concentración de estas sustancias provoca cambios en la coloración del agua del mar debido a la pigmentación de estas algas, es lo que conocemos como marea roja.

(En fin, una explicación un poco «de andar por casa». Mil perdones a los señores biólogos)

Pero al parecer la mejor época para consumir, en concreto, los mejillones es la primavera, aunque creo que valdría cualquier momento del año.

Necesitas: 

 

  • Dos kilos de mejillones
  • 3 tomates medianos
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla grande
  • perejil
  • aceitunas verdes
  • aceite de oliva virgen
  • vinagre suave o zumo de limón (yo uso los dos)
  • sal
  • agua
  • 2 ó 3 hojas de laurel
Como se hace:

 

Lava los mejillones en agua abundante y quítales todas las algas que puedas, lo tendrás que hacer de uno en uno, pero no hace falta que los rasques del todo porque las conchas las vas a desechar. 

Pon al fuego una olla con un poco de agua, la justa para que cubra el fondo, y las hojas de laurel. Así que hierva añade los mejillones y muévelos de vez en cuando. No cuezas los dos kilos a la vez, hazlo en varias tandas, se cocerán mejor.

Una vez abiertos pásalos a un recipiente amplio, espera a que se enfríen un poco y ve separándolos de las conchas . Si les queda alguna barba retírala con cuidado para no romperlos.

Pela los tomates y córtalos en trocitos. Haz lo mismo con el resto de los ingredientes.

Prepara un aliño con medio vaso de aceite de oliva, el zumo de medio limón, dos cucharadas de vinagre y sal. También puedes añadir un par de cucharadas del jugo de la cocción. Mezcla bien  pero no agites (¡como me suena esto!) porque si lo agitas quedará muy turbio y en este caso afeará el resultado .

Mezcla los mejillones con los ingredientes picados y riega todo con el aliño. Guárdalos en la nevera tapados y muévelos de cuando en cuando. Están mucho mejor de un día para otro.

DPP_0026 dos

Acompáñalos de unas patatas al microondas. Para ello pela y corta las patatas en cuartos y disponlas en un recipiente apto para el microondas. Pon un poco de agua en el fondo y rocialas con aceite de oliva, alguna hierba y sal. En este caso le he puesto una hoja de laurel y un poco de orégano, porque es una combinación que me parece que le queda muy bien a estos mejillones. Cubre el recipiente con papel de film  y cuece a potencia máxima 6 u 8 minutos, en función del tamaño y potencia de tu micro. Deja reposar sin quitar el film otros 5 minutos más. 

Una vez cocidas colócalas como base y cúbrelas con una cantidad generosa de mejillones. 

¡Buen provecho!

Sugerencias:

 

Cuando compres mejillones, y esto vale en general para todos todos los mariscos, fíjate en el peso. Si entra mucha cantidad en el peso que has solicitado, ¡sospecha!, probablemente estén vacíos o al abrirlos te encontraras con seres diminutos de aspecto triste. Es mucho mejor pocos pero bien llenitos.

Este tipo de ensalada la puedes tener en la nevera e irla consumiendo cuando te apetezca,  o bien así sola o  acompañando una pasta, un arroz blanco , unas verduras, unos pimientos asados, unas lechugas variadas…

Ensalada Marinieves

 

IMG_9176 defintif

           ¿Porque  muchas veces creemos que ensalada es sinónimo de lechuga? … Y también de dieta, de comida de verano, o de guarnición, …

Hoy os presento una ensalada que no lleva ni lechuga, ni tomate, ni cebolla… ni tampoco es un acompañamiento, es un perfecto plato principal.

No soy demasiado amiga de poner muchos ingredientes en una única ensalada, particularmente prefiero pocos y bien pensados. Una ensaladera repleta de ingredientes me hace dudar de si hay una receta detrás o se ha utilizado todo lo que sobraba en la nevera (aunque a veces las ensaladas son buenas para eso). Pero esta es la excepción, en concreto lleva diez, que bien mirado son bastantes, y si tuviera que quitar alguno, no sabría cual, todos le quedan fenomenal.

Y me voy a poner ahora a añadir multitud de calificativos alabando esta estupenda ensalada porque prefiero que lo compruebes tú, ¡ y no es una sugerencia, es casi una orden!

La receta es de una prima de mi marido,(aunque le he hecho alguna pequeña variación) por eso la llamo así.

IMG_9173 uno

Necesitas:

 

  • 1 puerro 
  • 1 bote pequeño de apio  rallado envasado 
  • 1 bote mediano de piña
  • 200 g.  de jamón cocido o pavo, en tacos
  • 2 zanahoria
  • 2 manzanas
  • 1 paquete de surimi o palito de cangrejo
  • 200 g. queso
  • 4 huevos cocidos
  • mayonesa
Como se hace:

 

Prepara una mayonesa casera (¡esto ya ni se cuestiona!). Utiliza el aceite que más te guste. Como a mi me gusta con poca acidez, la hago con aceite de girasol y al final le añado un poco de aceite de oliva virgen extra, para darle ese puntito rico…  

Ralla la zanahoria y el huevo, reserva un poco de este último para adornar. Trocea la piña, la manzana, el jamón cocido, el puerro, el palito de cangrejo. El queso si quieres lo puedes comprar rallado. Ve colocando por capas los ingredientes en una ensaladera amplia siguiendo el orden que te indico en la receta. Cubre con la mayonesa y adorna con el huevo reservado. Tápala con un film y guárdala en la nevera. Ya en la mesa y delante de los comensales mézclala bien antes de servirla.

IMG_9174

Sugerencias:

 

Te preguntarás por qué ese orden y por qué por capas. Ten en cuenta que hay productos que van a soltar mucho jugo, como la piña o el apio. Si los pones por encima, pasado un tiempo estos jugos inundarán toda la ensalada y todos los ingredientes sabrán igual.

Y no la revuelvas hasta la hora de servir para evitar que por el mismo motivo se licúe la mayonesa.

Si sois pocos comensales puedes emplatar individualmente, la presentación resulta más atractiva.

La clase de la manzana y del queso la dejo a tu elección, la que más te guste, igual que las marcas de los otros productos.

Las cantidades que yo te propongo son para 4 o 6 comensales,  pero las tendrás que variar en función de la gente con la que cuentes y tus preferencias a la hora de añadir más o menos cantidad de este o aquel producto.

 

 

 

 

Ensalada de melón con jamón

DPP_0009 uno

No estaba muy segura de si subir esta receta o no. ¿Receta?  No sé ni siquiera si se puede llamar receta.

Esta preparación, ¿preparación mejor?, que me la contó una amiga tomando un café ¡ya ni me acuerdo cuando!, la llevo haciendo hace un montón de tiempo y es un fenomenal primero para estos días de mucho calor.

Es una variación del clásico melón con jamón. Y también es un buen recurso para cuando te queda poco melón, porque lo aumentas con la lechuga.

Bueno, sea lo que sea, receta / preparación, aquí te la dejo.

Necesitas: 

 

  • Lechuga lavada. 
  • Melón amarillo
  • Melón cantalupo
  • Jamón 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana
Como se hace:

 

Trocea todos los ingredientes y colócalos en un bol.  Prepara la vinagreta y aliña a ultima hora.

DPP_0002 dos

Sugerencias:

 

No hace falta ni que te diga lo fácil que es de hacer esta ensalada.

Aprovecha para hacerla ahora que estamos en plena temporada de melones.

Puedes emplear una sola clase de este fruto pero si le añades un poco de la variedad cantalupo, a parte de darle a la ensalada un bonito color naranja, desprenderá un aroma muy característico, dulce y delicado.

¡Añade esta preparación a tu repertorio de ensaladas, se que te va a gustar!.

Ensaladilla de judías verdes

DPP_0004 tres

 

Esta ensaladilla es la versión veraniega de las clásicas judías verdes con patatas y huevos duros que preparamos en invierno.

Es sabido lo importante que es comer verduras y hortalizas, sin olvidarnos de la fruta, en cualquier época del año y esta es una una buena forma de prepararlas.

Para mi la judías cocidas son bastante sositas, aunque vayan en una ensaladilla, por eso me gusta acompañarlas de alguna salsa tipo mayonesa o mejor aun de alguna vinagreta, como esta por ejemplo, que hace que el plato cambie por completo.

Anímate a preparar así la ensaladilla de judías y comprobarás que esta vinagreta  convierte  a mis «nutritivas amigas»  en un plato listo para disfrutar.

Necesitas:

 

  • ½ k. de judías
  • ½ k. de patatas
  • dos zanahorias
  • 6 huevos
  • dos tomates
  • aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

  • pimientos del piquillo, un trocito de cebolla, un tomate, aceite de oliva virgen, zumo de limón y sal.

Como se hace:

 

Quítale las hebras y las puntas a las judías y lávalas. Pela las patatas y córtalas en cuartos. Raspa las zanahorias y córtalas en rodajas gorditas.

Cuece las verduras con un poco de sal. Comprueba si están cocidas pinchando una patata con un cuchillo de punta fina, si se suelta es que ya están. Escurre el agua y déjalas en una fuente para que se enfríen.

Por otro lado cuece los huevos, ponlos en agua fría y cuenta diez minutos desde que empece a hervir.  Enfríalos, quítales la cascara y corta en octavos.

Corta los tomates en rodajas.

En el fondo del plato pon las judías. A continuación las patatas y zanahorias y riega con un poco de aceite de oliva. Por último adorna con el huevo,  el tomate y un poco de vinagreta de piquillos. El resto de la salsa ponla en una salsera, para que cada uno se eche lo que quiera.

Para la vinagreta, pon en el vaso de la batidora los pimientos, la cebolla y la sal y tritura. Trocea el tomate muy menudo y añade. Aliña con aceite y zumo de limón. Rectifica la sal, si crees que es necesario.

Sugerencias:

 

Algunas veces la hago así tal cual y otras tantas  le pongo también atún o bonito en aceite, que le queda fenomenal.

Cuando hagas la vinagreta pruébala, si la notas ácida añádele media cucharadita de azúcar.

Haz bastante  para poner en una salsera a parte. También puedes poner otra con mayonesa y acompañar la ensaladilla con dos salsas.

¡Espero que te guste!