Pollo asado al horno, receta fácil e infalible

Necesitas:

  • 1 pollo (sin trocear) de 1 kilo y medio, más o menos
  • 1 limón
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Para la guarnición — optativo—:

Castañas

  • 200 g castañas
  • 1 vaso de leche
  • 1 ramita de hinojo (el «fiuncho» de toda la vida, en mi tierra )

Hortalizas — puedes sustituirlas por las que más te gusten o tengas a mano—:

  • 5 o 6 zanahorias,
  • 1 pimiento rojo
  • ¼ calabaza violín
  • 1 berenjena
  • 2 o 3 chalotas
  • 1 cabeza de ajo cortada a la mitad
  • sal, pimienta y aceite de oliva

Hoy vengo con una de esas recetas que gustan a prácticamente todo el mundo, con muy pocos ingredientes y además fáciles de conseguir, un plato de escasa dificultad, económico y muy sabroso. — Y para mi todo un clásico de las comidas de domingo en familia —

Esta receta, bastante básica, es la que siempre ha hecho en casa mi madre y yo apenas la he variado porque no lo necesita. En cocina estamos acostumbrados a ver múltiples versiones de una misma receta y esta no es una excepción. Entre los cientos ¡si es que no hay más! de recetas de pollo asado que puedas consultar, el adobar un pollo entero y meterlo en el horno para que se cocine en los jugos que va desprendiendo durante la cocción, parece que es el procedimiento más usual.

El éxito de este plato está en lograr un pollo de un apetecible color dorado, con la piel crujiente, muy sabroso y jugoso incluso en la parte de la pechuga. Algo que sin duda podrás conseguir si sigues estas sencillas indicaciones, independientemente de la mucha o poca pericia que poseas en esto de la cocina ¡¡Garantizado!!

La guarnición es lo que hace que un plato corriente se eleve a otro nivel. Puedes elegir no complicarte; una ensalada, por ejemplo, es una buena opción, o las clásicas patatas fritas que siempre son un acierto, sobre todo entre los más pequeños de la casa. Pero verás que yo he decidido acompañar este maravilloso pollo de unas castañas, cocidas previamente en leche, y unas hortalizas también asadas; aunque las he puesto a parte, en otra bandeja, para que se cocinen en su propio jugo y no el del pollo, y las he asado a la vez, en la parte de arriba, para aprovechar el horno De esta manera se ahorra tiempo y energía ( luz/gas), algo que creo es importante.

¡ Me encantan este tipo de recetas en las que también se ahorra de la otra energía, de la energía humana, la del esfuerzo, porque apenas hay que trabajar, el horno lo hace por ti!

En el blog encontraras más recetas de pollo, otras alternativas que también te recomiendo: Pollo a la cerveza fácil , Pollo al horno de la abuela Paquita , Arroz frito con pollo y champiñones.

Cómo se hace:

Para el pollo:

-Limpia bien el pollo, comprueba que no tenga plumas ni restos de vísceras. Retira también los posibles excesos de grasa. Lávalo por dentro y por fuera, y sécalo a conciencia.

-Enciende el horno a 180º, calor arriba/abajo/aire.

-Pon el pollo en una fuente que pueda ir al horno. Corta el limón en dos y exprímelo por encima del pollo. Vierte también sobre el ave un chorro generoso de aceite de oliva (algo menos de medio vaso), añade sal y pimienta —si te gustan las hiervas: romero, tomillo, albahaca, etc., este es el momento de ponerlas— y frótalo con las manos para extender uniformemente el abobo.

– Introduce las mitades de limón exprimidas en el interior del pollo, junta las patas y átalas. Coloca el ave en la fuente con la pechuga hacia abajo, así evitarás que se seque por un exceso de calor. A media cocción tendrás que darle la vuelta para que se dore por todas pastes. Si colocas la fuente en la parte de abajo, tendrás sitio suficiente para poner encima otra bandeja con las verduras —al asar todo a la vez ahorrarás tiempo y luz/gas—.

-No te puedo concretar exactamente el tiempo que necesitará el horno: un pollo de casa tarda mucho más que uno comprado en la carnicería o en el super, y dentro de estos, no es lo mismo uno campero que uno de corral… Hay quien calcula 45 minutos de cocción por kilo de carne, así un pollo de un kilo y medio necesitará estar en el horno 1 hora y 10 minutos, más o menos. Pero esto es orientativo, si al pincharlo te sale un jugo clarito, probablemente, ya estará listo.

-No te olvides de darle la vuelta a los 40/45 minutos para que se dore por la parte de la pechuga. Además, de vez en cuando deberás rociar el pollo con la salsa.

-Recoge la salsa que haya soltado el pollo y ponla en una sartén pequeña, incorpora también el jugo de las hortalizas reservado y lleva al fuego. Deja que hierva unos minutos, y con el fuego apagado, añade una cucharadita de mantequilla o aceite de oliva, mueve la sartén hasta que se disuelva. Pasa la salsa a una salsera para que cada uno se sirva la que quiera.
Para las hortalizas

-Pela las zanahorias y las chalotas, y déjalas enteras.

-Pela también la calabaza y trocéala.

-Lava el pimiento y déjalo entero.

-La berenjena córtala a la mitad y con una puntilla haz cortes a lo largo y después transversales, a modo de enrejado (fíjate en la foto más abajo).

– Pon todos los vegetales, incluida la cabeza del ajo cortada a la mitad, sin amontonar en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear y añádeles dos cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta. Frótalos un poco con las manos e introduce la bandeja en la parte de arriba del horno.

-Vigílalas de vez en cuando para que no se quemen y ve girándolas para que se doren por todas partes. Cuando el pimiento este asado retíralo a un recipiente con tapa, de esta manera te será más fácil quitarle la piel cuando enfríe.

– Tan pronto puedas pinchar con facilidad las zanahorias, que son las más duras, retira la bandeja del horno .— Pero no lo apagues, deja que se siga cocinando el pollo—

-Pela el pimiento y la berenjena, y córtalos en tiras.

-Coloca los vegetales en la fuente en la que los vayas a llevar a la mesa y recupera el jugo que hayan soltado en la fuente durante el asado y tras haber pelado el pimiento.

-Riega las hortalizas asadas con tres o cuatro cucharadas de este jugo — reserva el resto —, aceite de oliva virgen extra y sal gorda en el último momento. Adorna con los dientes de ajo después de haberles quitado la piel.
Para las castañas:

-Mientras trabaja el horno, prepara las castañas. Si las has comprado peladas salta al paso siguiente, pero de no ser así, hazles un corte en la piel dura y ponlas en un recipiente bajo y ancho para que no se solapen demasiado, cúbrelas con agua y cuécelas en el micro unos diez minutos. Después, quítales las dos pieles mientras aun están calientes.

-En un cazo pon el vaso de leche e introduce las castañas, un poco de sal y la ramita de hinojo. Cuécelas otros diez minutos.

-Cuela las castañas y añádelas a la bandeja del pollo hacía el final del asado, puedes aprovechar el momento de darle la vuelta para hacerlo. (Si, por lo que sea, las castañas ya están muy blanditas, añádeselas al final de todo, en los últimos cinco minutos, lo justo para que cojan el sabor del asado)

Sugerencias:

Que no te de cosa asar un pollo grande, porque las sobras te darán mucho juego: podrás utilizarlo al día siguiente para hacer croquetas, rellenar una lasaña o unos canelones, en ensaladas, en pasteles salados, o en recetas menos elaboradas como la tradicional ropa vieja o como tropezones para sopas. Y no creas que una vez escogida la carne el resto se puede ir a la basura porque no es así, con los huesos, las pieles y la salsa que te hayan sobrado puedes hacer una riquísima sopa de pollo: rehoga en un poco de aceite de oliva algún vegetal que tengas por la nevera, añádele los restos de pollo y cubre con agua. Cuece durante unos 20 minutos, rectifica de sal y, tras colar, tendrás un agua de sopa que, además de barata, estará buenísima. ¡¡¡Hazme caso!!!😉

Rollo de lomo relleno de espinacas y champiñones al horno

NECESITAS:

  • 1 ½ k. de cinta de lomo
  • 3 huevos
  • 100 g de cebolla
  • 50 g de pimiento rojo o verde
  • 350 g de champiñones
  • 100 g de espinacas
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • ½ vaso de vino blanco
  • Para el adobo: sal, pimienta, ajo y perejil

Guarnición de patatas (optativo)

  • 4 Patatas
  • ½ cebolla
  • Sal y pimienta

En estos días tan difíciles, en los que lo primordial es pensar en nuestra salud y en la de quienes nos rodean ¡quedémonos en casa!. Pero da miedo pensar en el futuro, en como lo afrontaremos cuando podamos salir de casa y en las consecuencias del confinamiento ¡Es Inevitable no inquietarse!

Los expertos opinan que en estos días es bueno ocupar la cabeza en otras cosas, en cosas que nos interesen o tengamos pendientes. A mí, cocinar me ayuda muchísimo a desconectar, tú también podrías aprovechar estos días para sacar al chef que llevas dentro y atreverte con esas recetas que has ido recopilando, por si algún día …  Y si no has recopilado ninguna, aquí tienes las mías. Podrías empezar por este lomo de cerdo, es mucho más fácil de lo que parece, es bastante económico, y está riquísimo. 

COMO SE HACE:

– Pica mucho la cebolla y el pimiento. Saltéalos en un poco de aceite durante unos minutos, añádeles sal y baja el fuego. Cuando la cebolla esté blandita añade los champiñones, también troceados. Deja que se cocine todo unos cinco minutos.

– En un mortero machaca un diente de ajo, unas ramitas de perejil, pimienta a gusto y una cucharadita de sal gorda.

– Corta el lomo en forma de libro — cuando lo compres puedes pedir en la carnicería que te lo hagan ellos y así te ahorras el trabajo, pero de todas formas es muy fácil—. Mira la pieza y divide mentalmente el lomo en tres capas horizontales, apoya el cuchillo en la primera linea imaginaria y corta a lo ancho la primera capa, sin llegar al final. Abre y gira toda la pieza —el giro es para facilitar el manejo del cuchillo— Donde has acabado el primer corte empieza a hacer el segundo, profundiza un poco con el cuchillo y corta por la segunda linea imaginaria para conseguir la otra capa, deja de cortar antes de llegar al final.

– Estira totalmente el lomo y adóbalo con el majado.

– Bate los huevos con una pizca de sal para hacer dos tortillas planas. Colócalas solapadas encima del lomo abierto. 

– Las espinacas lavadas y crudas distribúyelas sobre las tortillas.

– Por último, esparce el sofrito con champiñones sobre las espinacas.

– Enrolla la pieza de carne con cuidado, apretándolo bien. Átala para que no salga el relleno durante el cocinado.

– Dora el rollo de lomo en una sartén con muy poco aceite de oliva y colócalo en una fuente que pueda ir al horno.

– Si quieres acompañar el plato con unas patatas; pélalas, córtalas en trozos no muy pequeños y ponlas a en la fuente a los lados del lomo. Trocea la media cebolla, añádela sobre las patatas y salpimienta.

– Cuece en el horno a 180º C  de 1 hora a  1 hora y cuarto.

– A media cocción, a los 20 o 25 minutos, baña la carne con el medio vaso de vino blanco.

– Remueve de vez en cuando las patatas, para que se cocinen por igual. También tendrás que girar de vez en cuando el rollo de lomo.

– Cuando haya transcurrido el tiempo de cocción comprueba que las patatas estén blandas y la carne también. Si es así apaga y deja que repose el asado dentro del horno unos 10 minutos. 

SUGERENCIAS:

– Es bueno que transcurrida la hora o un poco menos de cocinado compruebes el punto del asado, porque aunque la carne de cerdo no debe quedar cruda, si se cocina en exceso se reseca demasiado. Puedes pinchar el rollo y si sale un liquido rosado es que aun necesita un poco más de tiempo en el horno.

– A la hora de atar el rollo te puedes ayudar de unos palillos para que te sea más fácil.

– Si no te apetecen las patatas en el horno las puedes hacer salteadas, que están buenísimas. También puedes hacer un arroz blanco o asar unas verduras, aprovechando que el horno ya lo tienes encendido.

Mucho ánimo y un abrazo.

 

Los pasos clave:


Pica muy finos la cebolla, el pimiento y los 
champiñones. Calienta un poco de aceite en una 
sartén y sofríe la cebolla y los pimientos 
hasta que se ablanden. Incorpora los champiñones 
y cocina todo durante 5 minutos.


Haz un majado con el ajo, perejil,pimienta, sal 
y adoba el lomo abierto.


Bate los huevos y haz dos tortillas. 
Colócalas sobre el lomo.


Distribuye las espinacas sobre las tortillas.


Por último, esparce el sofrito de champiñones 
sobre las espinacas.


Enrolla la carne y átala para que no se salga el 
relleno. Dora el rollo de lomo en una sartén con 
muy poco aceite de oliva y pásalo a una fuente 
que pueda ir al horno.


Pela, corta las patatas en trozos no muy pequeños 
y ponlas en la fuente con el lomo.Trocea la cebo-
lla y añádela sobre las patatas, salpimienta.
Cuece a 180º de 1 hora a 1 hora y cuarto.
A los 20 minutos de cocción, riega la carne con 
medio vaso de vino. Mueve de vez en cuando las
patatas y da la vuelta también al rollo. 
Cuando apagues deja que repose el asado unos diez 
minutos dentro del horno.


Conejo en salsa fácil

 

 

NECESITAS: (para dos personas)
  • ½ conejo troceado
  • 1 cebolleta pequeña
  • ¼ pimiento verde y rojo
  • 1 tomate pequeño
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso pequeño de vino blanco
  • ½ vaso de agua
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • perejil y laurel
  •  romero y tomillo (optativa)

¡Uf!. Hace bastante tiempo que no publico nada ¡Vergüenza me da!, y es que te lías con una cosa y con otra y no das encontrado el momento de retomar la normalidad. Ahora ya parece que las cosas vuelven a su cauce, pero en todo este tiempo hemos sufrido algunos cambios en casa; hemos hecho una pequeña reforma, Marta ha vuelto después de estar un año fuera de España y la abuela Paquita nos ha dejado, hace ya algo más de un mes. Tan encima del uno de noviembre me acuerdo de ella, de su manera de hacer las cosas, de sus expresiones tan graciosas…, y he pensado que estaría bien compartir esta receta que a ella le salía fenomenal. —Parece que la estoy viendo recorriendo el pasillo de su casa toda pizpireta, derechita a su cocina, ella que odiaba cocinar….—

Este plato es muy fácil y un clásico de la cocina tradicional. —Y «mato así dos pájaros de un tiro», apoyando de paso este tipo de cocina, un poco pasada de moda, sí, pero platos que se deberían conservar y transmitir porque forman parte de nuestro patrimonio gastronómico y porque son la base de la cocina moderna y de vanguardia—

Cuando mi suegra ponía el conejo en salsa, el plato consistía en el conejo guisado y como acompañante la salsa, sin ningún otro tipo de guarnición. Hoy yo lo he acompañado de la típica ensalada de lechuga, tomate y cebolla, que según ella es la «ensalada verdadera», el resto de las ensaladas se negaba a probarlas. Recuerdo que en una ocasión que le había puesto manzana, por variar un poco, me dijo toda seria que la fruta se ponía de postre.

Anécdotas a parte, el conejo así cocinado le salía muy rico, aunque el pollo al horno lo bordaba.

COMO DE HACE:

– Lava y seca el conejo después de troceado. Intenta eliminar las astillas y los huesitos sueltos que pueda tener, para evitar problemas.

– Maja en un mortero el diente de ajo, el perejil y las otras hierbas, si es que has decidido añadirlas, con un poco de sal gorda que te facilitará la labor. Y con este majado adoba el conejo.

– En una cazuela con un poco de aceite dora el conejo por ambos lados, a fuego alto.

– Y mientras pica la cebolla y los pimientos y añádelos a la olla. Baja el fuego y rehoga hasta que la cebolla se ablande.

– Pela el medio tomate, trocéalo e incorpóralo al guiso.

– Haz un hueco con una cuchara para que se vea el fondo de la olla y dora ahí el pimentón. Incorpora inmediatamente, para que no se queme, el vaso de vino, sube el fuego y espera que se evapore el alcohol.

– Añade el agua y la hoja de laurel. Cuando hierva reduce el fuego, coloca la tapa de la olla un poco torcida y deja que se cocine el conejo durante media hora más. Comprueba que este tierno antes de apagar.

– Mi suegra unas veces servía así el guiso y otras veces pasaba la salsa por la batidora. Eso ya es cuestión de gustos.

– Sirve el conejo en salsa caliente antes de llevarlo a la mesa.

LOS PASOS CLAVE:

Lava y seca el conejo
Adoba la carne con un majado de ajo, perejil, 
hierbas y sal.Dora el conejo.

Pica la cebolla y los pimientos y añádelos a la 
olla.Pela y trocea el tomate y añade también.

Incorpora el pimentón y el vaso de vino. 
Espera a que se evapore el alcohol para agregar
el agua y la hoja de laurel.

Cuece durante media hora, hasta que este tierno el 
conejo. Tritura la salsa si quieres.

Calienta el guiso antes de servirlo.

 

 

Aunque hace casi dos meses que Paquita se fue, la tenemos presente en el día a día, a través de un perfume, una canción, alguna foto o como hoy con una de sus recetas.

Pollo a la cerveza fácil (en olla rápida)

Necesitas:
  • Un pollo troceado 
  • Un botellín de cerveza
  • 1 cebolla
  • ½ pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil, preferiblemente fresco
  • Aceite de oliva
  • Hierbas, según tus gustos (laurel, tomillo, orégano, albahaca,…)
  • Sal y pimienta

Después de tanto tiempo sin compartir ninguna receta y teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, parece que lo más normal sería que volviera con un plato navideño, pero he preferido inclinarme por uno más atemporal, uno valido para cualquier día del año, un pollo a la cerveza. No es una preparación de fiesta –o sí– pero estoy convencida de que se convertirá en una de tus recetas favoritas por sabrosa, rápida y económica.

He pensado en este clásico porque en medio de tantas decoraciones navideñas, compras, reuniones, regalos, comidas y cenas, y probablemente con invitados en casa, necesitamos sacar tiempo de donde no lo hay. Ten en cuenta que si de los 15 días que duran estas fiestas, contando como pistoletazo de salida el día de la lotería,  eliminamos los  seis días más señalados  –Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Noche de Reyes y Día de Reyes– , quedan otros nueve en los que también hay que comer.

Anímate a preparar este pollo, es una receta muy agradecida, ideal tanto para principiantes en esto de la cocina, como para los que no os queréis complicar demasiado en estos días de tanto ajetreo.

Como se hace:

–  En el mortero machaca un diente de ajo, sal, pimienta y perejil. Lava y seca el pollo con papel de cocina (a mí también me gusta eliminarle bastante parte de la piel) y adóbalo con el majado de ajo.

– Pon una olla a fuego medio-alto, cubre el fondo con aceite y sofríe el pollo, si es mucho y no cabe sin que se amontone hazlo en dos tandas. Muévelo de vez en cuando para que coja color por todas partes. Cuando esté bien dorado retíralo a un plato y resérvalo. Estará dorado por fuera, pero continuará crudo por dentro.

– En el mismo aceite que queda en la olla pocha la cebolla, el otro diente de ajo y el pimiento, muy picados. Añade un poco de sal y rehógalos, a fuego medio-bajo, hasta que cambien de color.

– Incorpora el pollo a la olla junto con los jugos que haya desprendido. Mézclalo con las hortalizas y añade las hierbas que hayas elegido, rehoga todo junto unos tres minutos.

– Añade ahora la cerveza, deberá cubrir ligeramente el pollo, si no lo cubre añade un poco de agua o caldo, pero no suele ser necesario. Sube el fuego y deja que se evapore el alcohol. Coloca la tapa y cierra la olla, espera a que suba la válvula, baja el fuego y cuece durante diez minutos.

– Mientras prepara una guarnición para acompañar a este sabroso pollo, unas patatas fritas o una ensalada le quedarán perfectas, sin complicarte demasiado.

– Si cuando abras la olla compruebas que la salsa está muy ligera y la prefieres más espesa, retira el pollo a una fuente y pon de nuevo la olla al fuego, deja que hierva unos minutos a fuego vivo para que se evapore parte del líquido (revuelve de vez en cuando, para que no se pegue). También puedes añadir una nuez de mantequilla a la salsa, antes de incorporar el pollo, le dará mucho brillo.

Sugerencias:

¿Quieres que tu pollo tenga un aspecto mas elegante, más de fiesta?. Pasa el pollo con la salsa a una fuente que resista temperaturas elevadas y mételo en el horno precalentado  a 180º durante unos 10 minutos o hasta que se dore por todos lados, para ello deberás girarlo de vez en cuando.

Ni que decir tiene que cuanto mejor sea la calidad del pollo, mejor estará el guiso.

Puedes añadir agua o caldo a la preparación, pero en la cocción a presión apenas se evaporan los líquidos, con lo que no suele ser necesario.

No especifico el tipo de cerveza porque eso es cuestión de gustos, yo he utilizado una rubia que es más suave, pero una negra o tostada le queda de maravilla.

El cocinar en las ollas rápidas tienen muchas ventajas, lo que más, ahorro de tiempo y energía, cosa que notarás al final de mes en la factura de la luz o gas.

LOS PASOS CLAVE:

Pollo-a-la-cerveza-71-1

Lava y seca el pollo troceado.
Adóbalo con un majado de sal, ajo, 
pimienta y perejil.

Pollo-a-la-cerveza-78-1
Dora el pollo y retíralo a una fuente.

pollo-a-la-cerveza-80
Pocha la cebolla, ajo y pimiento finamente 
picados.

Pollo-a-kla-cerveza-86-1
Incorpora a la olla el pollo y los jugos 
que haya desprendido.
Añade la cerveza hasta cubrir el pollo. 
Sube el fuego hasta que se evapore el alcohol.
Cierra la olla y cuece durante 10 minutos 
después de que haya subido la válvula.


¡Y ya está, listo para ir a la mesa!

Guiso de ternera -ragout- con patatas, zanahorias y guisantes

 

 

Necesitas:

 

  • 600 g de carne de ternera
  • 1 cebolla
  • 1 puerro pequeño —parte blanca—
  • 2 dientes de ajo
  • ½ pimiento verde
  • Aceite
  • 100 ml de vino tinto
  • 200 ml de caldo de pollo o agua
  • 3 patatas grandes
  • 3 zanahorias
  • Guisantes —frescos, congelados o en lata—
  • Mantequilla
  • Sal, pimienta y pimentón
  • Hierbas a tu elección: tomillo, romero, clavo, comino, laurel, perejil…

 

              En un recetario tradicional no puede faltar el popular guiso de ternera con patatas; una preparación que lleva el cartel de comida casera y familiar, de receta de la abuela que se pasa de generación en generación.

A este clásico plato le tengo un especial cariño porque me traslada a cuando era pequeña, a cuando volvía del cole al mediodía y en el portal un apetecible olor a guiso inundaba la escalera,  y recuerdo que cruzaba los dedos para que el origen de tan apetecible olor fuera mi casa.

Este sabroso guiso, ragú o ragout , o gulash de ternera, en su infinidad de variantes, conquista a quien lo prueba y su elaboración es muy simple, no tiene apenas secretos; el cocinarlo poco a poco, a fuego lento, para conseguir el punto idóneo de la carne,   y el contar con una buena materia prima, es todo lo que se necesita. Por lo demás, la receta es muy sencilla y empieza precisamente en la carnicería. Elige bien la pieza de carne que vas a utilizar; si compras, por ejemplo, la de filetes, el resultado no va a ser bueno, ¡ya sé que se ve muy limpita y más apetecible!, pero precisamente por esto, al no tener apenas grasa te va a quedar como una suela, y por encima es más cara. Para mí la mejor es el jarrete o morcillo, la parte de la aguja, el rabillo, o lo que en Galicia llamamos croca (cadera), cualquiera de ellas es mucho más jugosa.

Aprovecha ahora que estamos en primavera para utilizar guisantes frescos, que están en temporada.

Si no te lo tomas con prisas obtendrás un sabrosísimo guiso que conquistará al más exigente.

Guiso-ternera-153-r

Como se hace:

 

-Corta la carne en dados grandes o pide al carnicer@ que lo haga,  y adóbala con el clásico majado de sal, pimienta, un diente de ajo y perejil. Reserva en la nevera.

-Corta también la cebolla, el puerro, el otro diente de ajo y el pimiento. Si tienes niños pequeños —o una pareja que como si lo fuera— a los que no les gusta nada encontrar trozos de vegetales por el guiso adelante, haz trocitos muy pequeños, en el proceso de la cocción desaparecerán. Calienta 3 o 4 cucharadas de aceite en una sartén y rehoga las hortalizas troceadas, añádeles un poco de sal. Antes de que cojan un color oscuro retíralas, escúrreles bien el aceite y pásalas a una olla.

guiso-ternera-97

-Añade ahora la carne adobada a la sartén con el aceite de haber rehogado las hortalizas, si no te llega añade un poco más. Cuando esté dorada incorpórala a la olla con los vegetales.

Guiso-ternera-02

-En la misma sartén y sin apagar el fuego, agrega el vino, espera a que se evapore el alcohol y añade el caldo o el agua. Deja que hierva un par de minutos.

-Mientras pon la olla con la carne al fuego e incorpora dos clavos de olor, una cucharadita de pimentón, una pizca de comino, la hoja de laurel y revuelve.

-Vierte encima de la carne el contenido de la sartén con el vino y el caldo. Espera a que hierva para bajar el fuego y coloca la tapadera. Deja que cueza así a fuego lento durante 50/60 minutos.

-Pela las patatas y córtalas. Haz lo mismo con las zanahorias, (aunque yo hoy he utilizado zanahorias baby congeladas —que no hay que hacerles nada porque ya vienen escaldadas—).

-En una sartén limpia pon una cucharada de mantequilla con dos o tres de aceite de oliva, cuando este caliente incorpora las patatas y las zanahorias —si utilizas las zanahorias congeladas debes añadirlas más tarde, junto con los guisantes—. Agrégales la sal, romero y tomillo. Saltéalas durante un rato. Espera a que la patata coja una capita crujiente para reducir el fuego y tápalas. Remueve de vez en cuando. A los diez minutos, más o menos, añade los guisantes. Rehoga durante unos minutos más y reserva.

-Una vez transcurridos los 45 primeros minutos de cocción de la carne incorpora las hortalizas al guiso. Mezcla bien todos los ingredientes y sigue cocinado el tiempo que falta. 

Guiso-ternera-21.jpg

-Deja que repose unos diez minutos y ya lo puedes de llevar a la mesa.

Guiso-ternera-153

Sugerencias:

 

Sofríe bien los vegetales antes de añadir los demás ingredientes, de esta forma aportaran más sabor al guiso.

Si utilizas guisantes frescos tienes que sacarlos de la vaina y cocerlos en agua hirviendo con sal durante 4 o 5 minutos, lo mismo que si te decides por unos congelados (sigue las instrucciones del envase). Si por el contrario, has optado por los de lata, únicamente deberás lavarlos antes de añadirlos a las patatas.

Una buena idea, por falta de tiempo, es hacer el guiso en dos partes; empieza el día anterior guisando la carne y guárdala en la nevera y añadir la guarnición el día que la vayas a consumir.

Como todas las carnes que se cocinan en salsas, ganan en sabor y están más tiernas si se cocinan de un día para otro.

 

 

 

 

Lacón con grelos

Lacón-con-grelos-44

                                                       Receta de Picadillo

          Llueve tanto y hace tan malo que en algunos lugares de nuestra geografía se han visto obligados a suspender o a aplazar muchos de los actos previstos para estos carnavales.

Después de echar un vistazo a la previsión del tiempo, he decidido colgar en una percha el disfraz —momentáneamente— para ir “calentando motores” en la cocina, porque si a última hora no se puede salir a la calle, nos reuniremos en casa y celebraremos aquí el carnaval ¡tan ricamente!

Con este frío y en la época que estamos “lo que pega” es una buena laconada (El lacón con grelos es uno de los platos más representativos del carnaval gallego), y aunque sé que los demás van a contribuir con algo y que cada uno traerá lo que pueda, unas orejas o unas filloas como postre no estarían nada mal, ¡ahí lo dejo! (Ana, no tienes disculpa, ya sabes donde encontrar las recetas.)

Para la elaboración de este plato es más necesario tiempo que destreza en la cocina, no se debe hacer con prisas;  hay que contar con tiempo suficiente para desalar las carnes  y calcular las horas de cocción de los distintos ingredientes. El resultado siempre va a ser mucho mejor si la cocción es lenta, pero eso no quita que para una emergencia no hagamos la vista gorda con la olla rápida.   Según  Picadillo:

“A las nueve… debe ponerse a cocer el lacón… A las once se agregan los grelos y los chorizos. A las doce, las patatas mondadas y enteras, y a la una se colocan…en una fuente… Y todo sobre la mesa…”

El lacón con grelos es un plato muy apreciado y parecido al cocido gallego, aunque con menos variedad de ingredientes, pero no por ello con menos sabor. Como suele ocurrir con la mayoría de los platos tradicionales, en según qué zona le añaden o le quitan ingredientes, pero siempre hay algunos que deben estar; los grelos, las patatas, el lacón y el chorizo son obligatorios ; y a partir de aquí cada uno puede agregar lo que considere, en casa, por ejemplo, al lacón con grelos de carnaval siempre le ponemos la cacheira del cerdo (cachucha o cabeza)

Necesitas:
  • Lacón curado- puedes comprarlo en porciones o uno entero. Si lo compras entero es mejor que le pidas al carnicero que te lo corte porque en casa te será muy difícil por culpa del hueso y además será más fácil de desalar. (En algunos sitios lo venden ya desalado). Calcula un trozo por persona.
  • Cacheira —optativo— o cabeza de cerdo curada y salada. No hace falta que compres una entera, no le gusta a todo el mundo, pero le da una sabor impresionante al plato.
  • Chorizos- uno por persona
  • Patatas- yo suelo poner patatas pequeñas para poder cocerlas enteras, de esta manera apenas se rompen y se cuecen antes. Si utilizas unas grandes córtalas a la mitad. Entre dos y tres por persona.
  • Grelos- Aquí ya no sé qué indicarte, para mí es lo más rico de este plato. Un manojo por cada dos o tres personas estará bien.
  • Unto —optativo—  Solo se utiliza para dar sabor. Añade el tamaño de una nuez pequeña.
Como se hace:

24 horas antes hay que desalar la carne. Lava el lacón y la cacheira debajo del grifo y después ponlos en un recipiente amplio y bien cubiertos con agua fría. Deberás cambiarla cada 8 horas, más o menos. Si ya has comprado el producto desalado salta este paso.

lacón-con-grelos-11

En una olla pon el lacón, la cacheira y la puntita de unto, tras haberlos enjuagado, y cúbrelos de agua. Empieza la cocción con el fuego alto hasta que hierva, después bájalo y deja que cueza durante una hora o hora y media, dependiendo del tamaño   —si utilizas una olla rápida 20 minutos después de que suba la válvula—.

Mientras ve escogiendo los grelos; elimina las hojas feas y amarillas, y los tallos más gordos; lávalos en abundante agua y ponlos a escurrir. Aunque te parezcan muchos, no te creas, pasa como con las espinacas, una vez cocidas parece que desaparecen de la olla.

Pela también las patatas y déjalas en un recipiente con agua para que no se ennegrezcan.

Cuando haya pasado la hora o el tiempo aconsejado comprueba el punto del lacón, si está blando y casi se desprende el hueso, retíralo a una fuente —haz lo mismo con la cacheira— y reserva, pero si aun está un poco duro añade encima el resto de los ingredientes para que se sigan cociendo juntos (Y aquí me va a perdonar Don Manuel, pero yo cuezo la verdura y chorizos con las patatas, todo a la vez porque no me gustan los grelos demasiado cocinados), incorpora a la olla los grelos, las patatas y los chorizos, por este orden, para que con el peso la verdura se vaya al fondo (¡Es que si no, no cabe!).  

A los 20 o 25 minutos comprueba el punto de las patatas y cuando estén bien cocidas ya puedes dar el plato por finalizado. Comprueba también el punto de sal y rectifica si en necesario. Apaga el fuego y deja que repose todo en la olla hasta la hora de comer. (Si habías retirado el lacón o la cacheira porque ya estaban cocidos, ahora es el momento de integrarlos con el resto de la preparación para que se calienten).

Para servir el lacón con grelos debes escurrir muy bien los grelos y rodearos del resto de los ingredientes.

      Menos mal que teníamos un plan B porque no hemos podido salir por la inestabilidad del tiempo. Y han aplazado actos para el fin de semana que viene.

¡Aun tenemos Carnaval para rato!

Sugerencias:

Puede que encuentres el grelo demasiado ácido, ten en cuenta que también hay distintas variedades, pero aun así, si lo escaldas en agua hirviendo durante dos minutos antes de añadirlo a la olla, solucionas el problema. Después continua con la receta.

No tires el agua de la cocción, es una pena, la puedes aprovechar para un caldo o una sopa.

Con los restos de este plato, si es que te sobra algo, puedes arreglar la comida del día siguiente; con el lacón puedes hacer unas fantásticas croquetas, y si los grelos y las patatas los troceas un poco y se los añades al agua de la cocción, conseguirás un caldo gallego de primera.

Aguja de ternera guisada

Aguja-ternera-guisada-32-3

Receta de Picadillo.

           Los guisos chup-chup de interminables horas a fuego lento parece que no encajan demasiado bien con estos tiempos alocados en los que todo son prisas y carreras; unos platos sencillos, sabrosos y económicos, los protagonistas principales de las cocinas de nuestras abuelas y de las madres de nuestras abuelas, y hoy una herencia gastronómica y una parte importante de la cocina tradicional de “este nuestro país”,  que está en nuestras manos el mantener. ¿Y que harán nuestros hijos?, ¿continuaran ellos con este tipo de elaboraciones o llegaran a desaparecer en un futuro no tan lejano?, ¡Quien sabe!

                No soy pitonisa, por eso no puedo adivinar como se guisará la ternera dentro de cien años, pero si sé como se hacía cien años atrás y te lo demuestro a continuación con una estupenda receta de Picadillo, recogida el La Cocina Practica (1905). Es una forma un poco distinta de cocinarlo —o por lo menos eso me parece a mi— ¡todo un hallazgo!.  Mira si me convencería el resultado que tuve tema de conversación para una semana, y no fue suficiente para alabar todas las bondades de este rico guiso de ternera de Don Manuel María.

Necesitas:

 

  • 1 k de carne de ternera preferiblemente de la aguja con hueso (es más jugosa)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • Perejil
  • Sal y pimienta
  • Pimentón dulce (una cucharada rasa)
  • Harina (una cucharadita colmada)
  • 750 ml de caldo de carne o pollo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva —o grasa de cerdo como en la receta original—

Aguja-ternera-guisada

Como se hace:

 

-Limpia bien la carne eliminando el exceso de grasa, pieles o astillas. Lávala y sécala muy bien con papel de cocina.

-Haz un majado con un diente ajo, perejil, sal, pimienta y dos cucharadas de aceite de oliva y embadurna con este adobo toda la carne —si lo haces el día anterior el resultado será mejor porque penetraran más los condimentos— y guárdala en un recipiente con tapa en la nevera.

-En una olla pon el caldo, añade el vino, la cebolla troceada, el otro diente de ajo, el pimentón, el perejil y cuece unos 25/30 minutos. (Puedes utilizar un caldo comprado para ahorrar tiempo o hacerlo con un caparazón de pollo, un puerro, una zanahoria, media cebolla, un diente de ajo, perejil, sal y deja que cueza aproximadamente  una hora).

-Pasa la salsa por un colador e incorpórale una cucharadita de harina.

Aguja-ternera-guisada-2.jpg

-Mientras se hace la salsa, envuelve ligeramente la carne en harina —sacúdela bien para retirar el exceso— y rehógala en la grasa que hayas elegido.

-Cuando la carne este dorada añádele la salsa y cuece una hora a fuego bajo, más o menos. Muévela de vez en cuando, para evitar que se pegue. 

-Como guarnición he elegido unas clásicas patatas fritas con cebolla cortadas en cuadraditos y una ensalada,  pero unos pimientos asados, unas hortalizas al horno, un arroz, … cualquier opción que elijas será un acierto.

Guiso-aguja-ternera-38-2

Sugerencias:

He escogido carne de ternera de la aguja  con hueso porque este corte es muy apropiado para guisos, por su estupendo sabor y al llevar hueso resulta mucho más jugosa.

La carne de ternera guisada en el día esta estupenda, e igual de fenomenal está si la guisas el día anterior, es más, hay quien la prefiere (y por encima adelantas trabajo). Pero para mi esto solo pasa con la carne de ternera, con la de cerdo o la de pollo guisada del día anterior, de verdad “…yo no puedo…”.

Si tienes prisa siempre puedes recurrir a la olla rápida, aquí te dejo esta receta de rabillo de ternera que lo puedes sustituir por el corte de aguja.

 

 

 

Lomo a la sal en microondas

        No hay duda de que cuanto más calor hace y más largos son los días, menos tiempo nos apetece estar en la cocina.  Si preparas este lomo a la sal en el microondas te va a quedar mucho tiempo libre, y lo más importante, podrás disfrutarlo sin remordimientos porque habrás hecho un plato casero y sano, y no habrás recurrido a precocinados ni comida rápida. Y no sé que más te puedo decir, únicamente:

Pruébala, que vale la pena. Te vas a quedar sin palabras —¡como yo!—.

lomo-a-la-sal-microondas-75

 

Necesitas:

 

  • 800/1000 gs de lomo de cerdo
  • Sal, pimienta, un diente de ajo, pimentón dulce, pimentón picante (optativo), tomillo, orégano, perejil.
  • Aceite de oliva
  • 1 kg de sal gorda para horno
  • Una fuente Pirex con tapa o papel film

 

Como se hace:

 

Lava la carne y sécala bien con papel de cocina.

Machaca en el mortero para el adobo la sal, pimienta, un diente de ajo, pimentón dulce, pimentón picante (opcional), y alguna hierba como; perejil, tomillo, orégano — yo casi siempre utilizo estos ingredientes, pero tú a tu gusto— Añade también un poco de aceite de oliva. Embadurna el lomo con esta pasta.

lomo-a-la-sal-microondas-55

Pon en la fuente una base de sal, pon encima la carne adobada y tapa con más sal. Comprueba que quede totalmente cubierta o de lo contrario se quemaría. Coloca la tapa de cristal y cuece en el micro a potencia máxima, en función del tamaño y el punto de cocción que le quieras dar, entre 10 y 12 minutos — yo lo tuve 12 porque el cerdo no nos gusta poco hecho—.

lomo-a-la-sal-microondas-58

Transcurrido este tiempo deja que el lomo repose en el micro diez minutos más, aun se sigue cocinando.

lomo-a-la-sal-microondas-63

Después del tiempo de reposo, ve retirando la sal que cubre la carne. Aprovecha alguna grieta —si la tiene— para quitarla en trozos lo más grandes posible, si no, debes dar un golpe seco ir eliminándola poco a poco. Limpia la pieza de lomo con papel de cocina para que no le quede adherida nada de sal .

Corta la carne en lonchas finas, si vas a consumirlo inmediatamente. ( Si lo vas hacer más tarde, guárdalo entero en la nevera, una vez limpio).

Sirvelo acompañado de un puré de patatas, de un arroz blanco o de algo ligero, esta ensalada de naranja, por ejemplo —acompañar al cerdo con fruta siempre es un acierto—

IMG_0783--prueba

Sugerencias:

 

Atrévete a hacerla aunque seas hipertenso porque no está salada, (puede que un poco los extremos, pero nada más)

Para el adobo utiliza los ingredientes que más te gusten o lo que tengas más a mano. Yo a veces también incluyo una cucharadita de especia moruna (ras el hanout), pero dependiendo de la zona en la que vivas puede ser difícil de encontrar,  sobre todo una  de buena calidad.

Si vas a utilizar film de cocina, extiende varias capas de plástico en una fuente, que nos servirá como apoyo. Coloca en la base bastante sal gorda y encima el lomo. Cubre con más sal y ayúdate de papel film para repartirla bien. Retira de la fuente y envuelvela hasta hacer un paquete. Vuelve a cortar varias capas otra vez y envuélvelo de nuevo, para asegurarte de que no se va a romper en al hornear. Como ves es un poco más  complicado que con la fuente.

La ensalada que te sugiero puedes variarla.  Si no te gustan los encurtidos prueba a sustituirlos por uvas pasas y algún fruto seco.

Pez o rabillo de ternera asado

Pe4z de ternera guisada

        El pez o rabillo es un corte de carne muy limpio, sin nervios y sin apenas grasa, que resulta muy tierno (sobre todo si se trata de ternera gallega), y siempre y cuando no te pases con el tiempo de cocción -porque existe la creencia generalizada de que cuanto más se cueza una carne más blanda va a estar  y con eso lo único que se consigue es que quede más seca-

¿Cuál es el quid para que una carne quede jugosa? ¿Cómo conseguir darle el punto adecuado? ¿Por qué muchas veces poniendo en práctica «toda la teoría» el resultado no es el deseado?. Honestamente creo que no sólo depende de la receta y de la habilidad del cocinero@, que por supuesto, pero es fundamental la parte de la carne que utilices para confeccionar el plato. ¡He ahí la cuestión!

Por eso te recomiendo que pidas consejo a tu carnicero, si es de ley, te va a recomendar lo más adecuado para cada preparación.

Este corte en concreto sale bastante bien y esta receta no necesita demasiado tiempo, al combinar olla rápida y horno.

IMG_0700 k

 

Necesitas:

 

  • 1 kg de pez o rabillo de ternera
  • 1 cebolla mediana y 1 puerro pequeño
  • 1 pimiento rojo y  1 verde
  • 2 zanahorias
  • Champiñones
  • 1 tomate maduro
  • ½ k de patatas pequeñas
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • 1 vaso de vino blanco

ingredientes pez de ternera asado

Como se hace:

 

-Es importarte que la carne la tengas a temperatura ambiente (fuera de la nevera) por lo menos una hora.

-Limpia bien la carne eliminando restos de grasa y telillas, si las tiene, y lávala. Después sécala con un papel de cocina.

-Haz el adobo clásico; en un mortero machaca dos dientes de ajo, sal, pimienta y perejil. Embadurna con el majado el pez.

-Pon la olla rápida con un poco de aceite al fuego y sella la carne. Ve girándola para que se dore por todas partes.

-Corta la cebolla en juliana y medio pimiento de cada en tiras. Añádelos a la olla y rehógalo todo junto, a fuego medio.

Pez de ternera asado

-Pela y ralla el tomate, e incorpóralo al guiso. Deja que se haga un poco antes de añadir el vaso de vino, yo he utilizado Oporto, espera a que se evapore el alcohol.

-Cierra la olla y cuando coja presión déjala a fuego medio entre 15 y 20 minutos, en función del tamaño de la pieza de carne y de como te guste de hecha.

-Mientras pela las patatitas, y raspa y corta las zanahorias. En una sartén con abundante aceite ve friendo ambas hortalizas.

IMG_0681 c

IMG_0685 d

 

 

 

 

 

 

-Cuando estén medio doradas añade a la sartén el puerro cortado en aros y el resto de los pimientos en tiras. Remueve de vez en cuando. No hace falta que se frían completamente porque se remataran en el horno.

-Transcurridos los 15 minutos de la olla, ábrela y retira la carne. Pasa la salsa por un chino o por la batidora, como prefieras, y reserva.

-Pon el pez o rabillo en una fuente de horno. Rodéala de las hortalizas a medio freír y cubre todo con la salsa triturada.

-Por ultimo trocea los champiñones y añádelos por encima.

Pez de ternera asada

-Precalienta el horno a 170º y asa otros 15 minutos, más o menos. Déjala más tiempo si te gusta muy hecha.

-Gira de vez en cuando la carne para que no se seque. 

-Comprueba que las patatas estén cocinadas antes de apagar.

-Deja que repose el asado entre 5 y 10 minutos antes de servirlo.

pez de ternera asado

 

Sugerencias:

 

La carne puedes prepararla de víspera, cortarla al día siguiente en lonchas finas y servirla fría o caliente. En este caso deja la guarnición para el mismo día y procede como indico en la receta; retira la carne de la salsa, pásala por el chino y añádele las hortalizas cuando estén casi fritas . Termínalas de cocinar, bien en el horno o bien al fuego en una olla. Puedes añadir un poco de agua si lo crees necesario.

Si se prepara con tiempo no te creas que pierde, es más, hay quien opina que gana si se hace con anterioridad.

Aprendete los distintos cortes de la carne; pez, falda, croca o cadera, jarrete, ossobuco, solomillo, corte redondo, hoja blanda… y cual es el más adecuado para cada plato, ¡así siempre acertarás!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pollo al horno de la abuela Paquita

Pollo-al-horno-00-1

Esta forma de preparar el pollo me la enseñó mi suegra.

Es la ideal para los poco amantes de la cebolla, ¡que es raro cocinar algún asado que no la lleve!. Y también para los poco cocinillas, porque no requiere demasiada preparación. Se meten todos los ingredientes en crudo en el horno, un par de vueltas y ya lo tenemos.

Creo que inicialmente la receta no era exactamente así, pero como la llevo haciendo desde ¡…ya ni me acuerdo…! pues no se lo que queda de la receta original y lo que tiene de aportación mía.

Ingredientes:  (para seis personas)

  • un pollo troceado
  • medio pimiento rojo
  • dos zanahorias
  • una taza de guisantes congelados
  • seis o siete patatas
  • dos dientes de ajo
  • perejil
  • un vaso de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • azafrán
  • medio vaso de vino blanco
  • medio vaso de agua

Como se hace:

Enciende el horno a 180º

Lava el pollo , quitale la piel (optativo), y ponlo en una fuente apta para el horno.

En un mortero machaca el ajo, el perejil, la sal y la pimienta. Añade el aceite, remueve y riega el pollo.

En el mismo mortero ahora pon el azafrán, el vino blanco y el agua, vuelve a remover y vierte nuevamente sobre el pollo.

Corta el pimiento rojo en tiras y reparte por la fuente. ¡Ya está listo para meter en el horno!

fuente

Cuando empiece a coger color dale la vuelta a cada trozo y espera a que se vuelva a dorar. Probablemente tengas que esta operación otra vez. (Yo calculo que necesitará unos 45 minutos de horno)

Mientras pela las patatas y trocéalas en cuadraditos. Haz lo mismo con las zanahorias. Pon aceite en una sartén y ve friendo las hortalizas. Cuando estén retíralas y añádeles sal. No hace falta que estén fritas del todo, porque se acabaran de hacer en el horno.

Pon en un bol con agua salada los guisantes y cuécelos en el micro (más o menos la mitad del tiempo que indica el fabricante)

Cuando el pollo esté prácticamente hecho agrega las patatas y las zanahorias ya fritas y los guisantes escurridos. Cuece unos diez minutos más.

Prueba una patata y si ya está hecha apaga el horno y deja reposar un ratito.

DSC03903 hecho

Sugerencias:

Ya se que te ha parecido muy fácil y esto te puede llevar a dudar del resultado, pero créeme, está muy bueno.  ¡Inténtalo y dime algo!.

¡Paquita, un besito!.