Chocolate de Reyes con picatostes

Este año la Navidad, ya a punto de acabar, está siendo diferente. Para muchas familias la enfermedad y los duelos han teñido de gris estas atípicas Fiestas. Y para los que hemos tenido la suerte, por ahora, de no haber contraído el virus, nos hemos visto obligados a renunciar a muchas de nuestras costumbres navideñas. Y aunque las medidas restrictivas han limitado los desplazamientos, los reencuentros y los aforos de las celebraciones a exclusivamente los núcleos familiares, con cierta dosis de ilusión seguro que estas están siendo igualmente unas buenas Navidades. Este año tocó vivirla de otra manera, pero por delante quedan muchísimas Pascuas para que podamos celebrar como queramos y nos apetezca (aunque me han dicho por ahí que alguno le vio ventajas a esto de ser pocos a la mesa… y que de ahora en adelante…)

Esta vez tampoco habrá ni churros, ni roscón, pero si habrá picatostes, que son como la versión vaga del churro (Llevan los mismos ingredientes, harina, agua y sal. Para los churros hay que hacer una masa y para estos hay que trabajar menos, se utiliza pan del día anterior)

Como te decía, las fiestas de este año ya están rematando, pero aun queda la traca final, el día más esperado y emocionante del año para los más pequeños —y no tan pequeños—, el mágico día de Reyes. En mi casa un día completito. A la mañana de abrir e intercambiar regalos le sigue la merienda de la tarde; el clásico chocolate con churros, picatostes o roscón de reyes. Una reunión que empecé a celebrar cuando los niños eran muy pequeños. Recuerdo tardes en las que nos juntábamos hasta treinta personas entre abuelos, tíos , primos, padrinos y algún que otro amigo —Parece que lo estoy viendo: camas llenas de abrigos, papeles de regalo por todas partes, niños correteando con los juguetes nuevos, y los mayores en el salón tomando posición para disfrutar de un chocolate caliente y los tradicionales postres de rigor, infalibles para recuperarse del inevitable madrugón de las mañanas de Reyes—. Este año por primera vez en mucho tiempo no va a ser así, no vendrá nadie a casa, pero sí habrá chocolate con picatostes, para mi «núcleo familiar» y para compartir contigo.

CHOCOLATE:

Después de tantos años preparando el chocolate para el día de Reyes, con el tiempo he ido introduciendo cambios y probando distintas marcas y formas de cocinarlo, y esta es sin duda la que más me convence. No tiene una ciencia especial pero siempre lo alaban mucho. Suelo utilizar dos clases de chocolate, el específico para hacer chocolate a la taza y una pequeña parte de chocolate para postres, además de leche semidesnatada, y nunca nunca lo espeso con maicena, ni añado nata.

Necesitas:
  • Una tableta de chocolate para hacer a la taza de 300 g
  • 100 g de chocolate para postres
  • Litro y medio de leche
Como se hace:
  • Fíjate en las indicaciones del envoltorio del chocolate que hayas comprado, normalmente ya indican la cantidad de pastillas por tazas de leche y por persona, pero las cantidades que te doy te pueden servir de pauta.
  • Separa las pastillas del chocolate a la taza, reserva el otro (no hace falta que lo ralles como antiguamente).
  • En una olla amplia pon la leche y espera a que se caliente, pero que no hierva. Cuando la leche humee apaga el fuego y añade el chocolate troceado. Revuelve hasta que se disuelva. Vuelve a poner la olla al fuego y ármate de paciencia, a fuego medio y sin dejar de revolver espera hierva. Debe cocer durante un rato. Comprobarás que a medida que va cociendo se va oscureciendo y espesando. Ten mucho cuidado porque se pega con facilidad y coge enseguida sabor a quemado.
  • Cuando esté prácticamente hecho, lo notarás por la textura y por el agradable olor que impregnará tu cocina, añade el chocolate para postres y sigue revolviendo hasta que se funda completamente.
  • Aparta la olla del fuego y deja que repose. Irá espesando a medida que enfríe. Si cuando lo vayas a servir está muy espeso aligéralo con un poco más de leche.
  • Y no tiene más complicación.
Sugerencias:

Como lleva un poquito de tiempo puedes hacerlo con antelación, incluso de un día para otro, dejarlo en la nevera y calentarlo en el momento de servirlo.

PICATOSTES:

¡Receta fácil donde las haya!

A mi me gusta cortar el pan en rebanadas alargadas para facilitar que el picatoste entre sin dificultad en la taza, en el caso de que se quiera mojar en el chocolate. El picatoste debe quedar dorado y crujiente por fuera y jugoso por dentro, y eso se consigue bañando el pan en leche antes de freírlo. (¡Ojo, bañándolo no empapándolo! porque se te romperá)

Necesitas:
  • Pan de uno o dos días
  • 300 ml de leche
  • Aceite de oliva poco ácido
  • Azúcar
Como se hace:
  • Corta el pan en rebanadas largas y estrechas.
  • Si el pan está muy duro calienta un poco la leche en el micro. Si es del día anterior no hace falta.
  • Baña el pan en la leche, sumérgelo completamente. Después pásalo a un colador para que escurra el posible exceso que haya cogido.
  • En una sartén o cazo pon suficiente aceite de oliva y cuando esté caliente ve friendo el pan en tandas. Tan pronto se doren los picatostes retíralos a un plato con papel absorbente.
  • Espolvorea con azúcar antes de que enfríen.
Sugerencias:

Si no has probado así los picatostes, dales una oportunidad porque están buenísimos. Estoy convencida de que te van a encantar, como me pasó a mi la primera vez que los hice.

¡Si no te convencen mis argumentos, a lo mejor lo hace esta imagen!

¡Feliz tarde de reyes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .