Empanada gallega de atún, de la abuela Toñita

NECESITAS:

Para la masa:

  • 500 g de harina de fuerza + la que necesites para el amasado
  • 25 g levadura fresca (unos 6 g de levadura seca)
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de mantequilla (unos 60 g)
  • 1 vaso de leche (unos 200 g)

Para el relleno:

  • 500 g de cebolla
  • 1 lata grande de bonito o atún en aceite de oliva
  • 2 huevos cocidos
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 60 g de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Que mi madre es muy buena cocinera, no es la primera vez que lo digo, ni la primera receta de ella que comparto. Aunque en general tiene buena mano para la cocina, es verdad que hay algunos platos que borda, y la empanada esta entre ellos, ¡la hace como nadie! Sea de lo que sea: de vieiras, de xoubiñas, de mejillones, de bacalao con pasas, de lomo, de pollo, de lacón con grelos… ¡cada cual más buena! Y por supuesto también, la superpopular empanada de atún, que, aunque rica,  no es una de mis favoritas. Mira si es conocida, que no tienes más que buscar en Google  «recetas de empanada» y verás que la gran mayoría son de atún. También podrás comprobar que hay gente que erróneamente piensa que es la empanada tradicional de Galicia —Según la suegra de mi hermana, el añadir atún a la «zaragallada» de la empanada es un invento reciente, ¡y ni que decir tiene que no le gusta nada!—

Además verás que se recogen muchas recetas diferentes bajo el título de empanada gallega (como suele suceder en todo lo relativo a la cocina…no hay una receta única). Y esto se debe a que no se hace igual en el interior que en la costa, que puede variar de una provincia a otra, e incluso llega a ser diferente dependiendo de la estación del año.

¡Así que voy ya con la receta de esta empanada gallega y algunos truquillos de mi madre, también gallega, para que te salga perfecta!

Empecemos por la masa, que tiene y su importancia: una mala masa es igual a una mala empanada. Para que el amasado sea un éxito, piérdele el miedo, ponle cariño y grama la masa, es decir, una vez amasada tienes que continuar el amasado añadiendo alguna grasa —mi madre lo hace con mantequilla— queda un poquito hojaldrada y riquísima. En cuanto al grosor, hay a quien opina que cuanto más fina mejor. A mí, particularmente, me gusta un poco gordita, pero aquí ya interviene el gusto de cada uno.

Para la farsa o «zaragallada», mi madre utiliza bastante cebolla muy picada, y la pocha mucho rato a fuego medio/bajo. También puede añadirle pimientos, rojo o verde, pero nunca le pone tomate.

Por último, el ingrediente principal, el atún o bonito, lo que prefieras. Normalmente utiliza uno en aceite, es más práctico.

Y antes de pasar a la receta, voy a hacer un resumen de las características más comunes, que he visto por ahí…, que pueden ser un distintivo de la empanada tradicional gallega:

  1.  No necesariamente tiene que estar rellena de atún, tradicionalmente se utilizaban productos de la zona, casi siempre de la huerta, del mar o matanza, y por supuesto restos de otra preparación —no hay que olvidar que la empanada de diario es una receta de aprovechamiento—.
  2.  La masa se solía gramar: con aceite, manteca, mantequilla, grasa de cerdo e incluso parte del aceite del mismo sofrito. Gramar= volver a amasar con una grasa.
  3.  Salvo alguna excepción, la farsa o «zaragallada» no llevaba tomate.
COMO SE HACE:

Masa de empanada:

– La que hace mi madre, como ya te he dicho, es una masa gramada con mantequilla —ella dice que antiguamente se empleaba manteca de vaca— ¡es riquísima, ya lo comprobarás!

– Puedes mezclar todos los ingredientes en un cuenco amplio o trabajarla sobre la mesa. Aunque lo primero es más cómodo, hoy lo he hecho sobre la mesa, al estilo tradicional.

– Calienta la leche, sin que llegue a hervir.

–  Haz una montaña con la harina, distribuye por encima la levadura fresca desmenuzada con las manos y la mitad de la mantequilla. (Si utilizas levadura seca sigue las instrucciones del fabricante)

– Añade la sal en una esquinita (unos 10 g), intenta que no toque la levadura para que esta no pierda eficacia.

– Haz un hueco en el centro, añade los dos huevos y ve removiendo con la mano y añadiendo la leche templada poco a poco. Trabájala hasta que integres todos los ingredientes. Lo difícil es que no se escapen los líquidos por los lados (¡Creo que lo del cuenco funciona mejor!). Al principio la masa estará un poco pegajosa, pero debes insistir con el amasado hasta que esté firme y elástica. Puedes añadir un poco de harina a la mesa si ves que el amasado se te resiste.

– Ahora vamos con el gramado. Estira la masa ligeramente, distribuye por encima la mantequilla reservada, y vuelve a juntar la masa envolviendo y atrapando la mantequilla. Trabájala hasta que absorba la grasa completamente. (¡Aunque creas que es imposible, ya verás como lo consigues!)

– Haz una bola, deja que repose en un bol enharinado y tapada con un paño lejos de corrientes de aire. Tenla así durante una hora, más o menos, para que doble su volumen. Mientras haz el relleno.

Relleno:

– Cuece dos huevos durante 10 minutos, contando desde que el agua rompa hervir.

– Pela las cebollas y pícalas muy pequeñas.

– Calienta el aceite en una sartén e incorpora las cebollas. Sofríelas a fuego medio/alto unos 3 minutos, después baja el fuego, añádeles sal y cocínalas durante 20/30 minutos. Revuelve de vez en cuando.

– Puedes añadirle un poco más de aceite si observas que el sofrito se ha secado durante el cocinado, puedes incluso utilizar un poco del aceite de la lata del atún.

– Transcurrido el tiempo de cocción, las cebollas estarán blanditas y algo doradas, incorpora una cucharadita pequeña de pimentón y el bonito o atún desmenuzado y bien escurrido.

– Corta los huevos, añádelos a la farsa o «zaragallada» y retira la sartén del fuego.

Montaje:

– Las cantidades de esta receta son para una empanada del tamaño de la bandeja estándar del horno.

– La masa habrá doblado su tamaño, córtala en dos. Enharina ligeramente la mesa de trabajo y con el rodillo estira la primera mitad hasta dejarla del tamaño de la bandeja del horno (pon papel de hornear en la bandeja antes de colocar la masa encima). Estírala más o menos, en función de lo gruesa que quieras que te quede la empanada, teniendo en cuenta que va a crecer un poco al hornearla. 

– Distribuye el relleno sobre la base procurando que no llegue a los bordes. Estira la otra mitad y tapa la empanada. La masa que sobre recórtala con un cuchillo, puedes utilizarla para hacer algún adorno.

– Por último, sella los bordes de la empanada con un retorcido, plisado, dobladillo… Pincela con un huevo batido la superficie (también puedes utilizar aceite). Y no te olvides de hacer un agujero pequeño en el centro, a modo de chimenea.

– Coloca la bandeja una ranura más abajo de la mitad del horno. Cuece en el horno precalentado a 180º  (con aire)/ y 200º (sin aire), hasta que la empanada esté dorada por encima y cocida en la base.

– Se puede comer caliente o fría. 

SUGERENCIAS:

– Al hablar de empanada de atún, no estamos hablando necesariamente de una empanada gallega, incluso puede ser una tarta o un pastel. Prueba a hacerla con una receta gallega y rellénala con otra cosas, te va a sorprender gratamente.

– Yo retiro todo el aceite de la lata del bonito antes de incorporarlo a la preparación para evitar que el relleno quede demasiado grasiento.

– Para mi es importante pochar y picar mucho la cebolla de las «zaragalladas». No me gusta demasiado comer una empanada con la cebolla crujiente, como si se hubiera rellenado con un salpicón. Y no digamos nada de esos trozos largos de cebolla que salen de la empanada y quedan colgando cada vez que le das un mordisco, es superincomodo —sobre todo cuando vas de tapas y la estás comiendo con las manos y de pie—.

– Les puedes dar la forma que quieras, redondas, cuadradas, rectangulares… Solamente tienes que tener la precaución de que te entren en el horno.😉

– Por cierto, y con el permiso de mi madre, te recomiendo que amases en un cuenco, por lo menos al principio. ¡Valiente engorro hacerlo en la mesa!

LOS PASOS CLAVE:
Masa:
En un cuenco amplio o sobre la mesa,pon la harina,
la levadura desmenuzada, la mitad de la mante-
quilla,la sal y los huevos. Ve removiendo y aña-
diendo la leche templada poco a poco. Mezcla hasta
integrar los ingredientes. Trabájala  hasta que la 
masa esté firme y elástica.
Para gramar la masa: estírala ligeramente, 
distribuye la mantequilla reservada y vuelve a 
juntar la masa envolviendo y atrapando la mante-
quilla. Amásala hasta que la absorba toda.
Haz una bola, deja que repose en el bol enharinado 
y tápala con un paño lejos de corrientes de aire, 
durante una hora.
Relleno:
Cuece los dos huevos.
Pela, pica muy pequeñas y sofríe las cebollas. 
Añádeles sal y cocina durante 20/30 minutos
Añade el pimentón y el bonito o atún escurrido.
Corta los huevos y añádelos a la «zaragallada»
Montaje:
Corta la masa en dos, estira sobre una mesa 
enharinada la primera mitad, que será la base.
Colócala sobre una bandeja de horno con papel 
sulfurizado.
Distribuye el relleno encima sin llegar al borde.
Estira la segunda mitad de masa y tapa la empa-
nada. Sella los bordes con un dobladillo.
Con los recortes sobrantes haz algún adorno.
Pincela la superficie con huevo batido y haz un 
agujero en el centro a modo de chimenea.
Cuece en horno precalentado a 180º (con aire) 
o 200º (sin aire) hasta que se dore.

Quiche de salmón

NECESITAS:
  • 250 g. de salmón fresco
  • 1 puerro pequeño -50 g
  • 1 chalota
  • 100 g. de calabacín
  • ¼ pimiento rojo -30 g
  • 3 huevos
  • 150 ml de leche
  • 100 ml de nata
  • 75 g de queso rallado (opcional)
  • 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal, pimienta, nuez moscada y eneldo
  • 1 lámina de masa quebrada o filo, si es comprada

 Para la masa quebrada si prefieres hacerla tú:

  • 250 g de harina
  • 125 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 30 ml de agua fría
  • Sal

 

Sé que al buscar una receta, vayas o no con prisa, lo que realmente interesa es la elaboración del plato y la lista de los ingredientes que la componen, por si son de nuestro gusto o los tenemos todos en casa. Por eso hoy me he propuesto no liarme demasiado con esta entrada. Pasar de enumerar las muchas excelencias de una quiche ¡aunque las tenga!, de enrollarme con sus peculiaridades… y su historia… Intentaré hacer un par de puntualizaciones y pasar ya a la receta —¡A ver si lo consigo!—

Este tipo de elaboración que nos llega de la cocina  francesa y se ha hecho popular en muchísimos países—¡uff, veo que ya me estoy empezando a liar!—, da muchísimo juego, admite gran variedad de rellenos, puedes añadir sin miedo lo que más te guste o lo que tengas más a mano porque se integrará a la perfección en la receta, probablemente esta sea la razón de que la quiche tenga tanta aceptación. Y tanto caliente como fría te garantiza un éxito seguro.

Originariamente esta receta se elaboraba con una crema a base de huevos batidos y nata fresca, esta mezcla se vertía sobre una base de masa y se horneaba hasta que se cuajara por completo. Con el tiempo se le han ido añadiendo otros ingredientes hasta llegar a la gran variedad de recetas que nos encontramos hoy.

¡Una sola puntualización y paso a la receta! —si no te apetece tanto rollo ve más abajo, al texto azul. Y si tienes mucha prisa, al final del post, a los pasos clave—. Si quieres una quiche diez debes contar con:

1- Una buena base de masa quebrada (o brisa) que deberás hornear “en blanco”, es decir, antes de ponerle el relleno. Con esto se consigue una base crujiente y que pueda soportar el peso del relleno sin que se rompa cuando la sirvas. Aunque yo creo que es preferible utilizar masas caseras — ya sabes que en general «todo lo hecho en casa sabe mejor y es de más confianza»—, puedes recurrir a las masas preparadas,en versión refrigerada o congelada, el resultado no es lo mismo, pero que tire la primera piedra quien no lo haya hecho alguna vez.

2- Un relleno a base de huevos y algún lácteo (leche, nata, yogur, crema fresca, leche evaporada, …) al que podrás añadir hortalizas, carnes, pescados o alguna verdura. Para conseguir un resultado cremoso deberá existir un cierto equilibrio entre las proporciones de líquidos y sólidos. Una buena proporción sería; por cada 200 ml de lácteo 3 huevos, y los otros ingredientes no deberían superar la mitad de la mezcla de los líquidos.

Aunque ya he compartido otras recetas de quiches (las puedes ve aquí)    ¡Esta es mi favorita!   Y ya voy al lío.

COMO SE HACE:

La masa quebrada

– Este paso, como es lógico, sáltatelo si utilizas una masa comprada. De no ser así, coloca en un bol amplio la harina con la sal y la mantequilla muy fría cortada en cuadraditos. Con los dedos ve uniendo los ingredientes hasta formar unas migas gordas. Incorpora el huevo y el agua, integra estos últimos elementos manipulando la masa lo menos posible para no calentarla demasiado. Haz una bola y estírala con el rodillo sobre una superficie enharinada.

– Engrasa un molde para quiche, o ponle papel sulfurizado si luego la vas a desmoldar, coloca encima la masa quebrada estirada cubriendo fondo y laterales. Presiona bien las paredes para que se ajuste a la forma del molde y no se deforme con la cocción. Recorta los bordes con un cuchillo afilado, si quieres puedes hacer algún adorno con la masa sobrante, pero sin que sobresalga demasiado porque lo más probable es que se rompa durante la cocción. Pincha con un tenedor toda la base y deja el molde en el congelador una media hora. Deberá estar muy fría cuando la metas en el horno. (Aquí puedes ver la receta de masa quebrada con más detalle).

– Mientras se enfría la base corta el salmón en trozos no demasiado pequeños, añádele sal y eneldo. Reserva.

– Lava los puerros y córtalos en rodajas finas. Pica mucho la chalota y el pimiento, pela el calabacín y rállalo o córtalo también en trocitos pequeños.

– En tres o cuatro cucharadas de aceite saltea primero la chalota y el pimiento, que son más duros. Después de unos cinco minutos de cocinado incorpora el puerro, revuelve con frecuencia para que no se queme, y al ratito el calabacín. Añade sal, pimienta y deja que se cocinen las hortalizas hasta que estén blandidas. 

– Enciende el horno, espera a que alcance la temperatura de 200º C.

– Saca el molde con la masa del congelador. Antes de meterlo en el horno deberás cubrir con papel  la base y esparcir encima unos garbanzos o habas secas para que hagan peso y evitar que se deforme con la cocción (el papel es para retirar las legumbres después con facilidad). Hornea durante 12/15 minutos, a 160º/180ºC si utilizas aire y 180º/200ºC sin aire, en la parte del horno de la mitad hacia abajo. Transcurrido este tiempo retira el papel con las legumbres y deja que la base se enfríe —no tiene que quedar demasiado dorada—

– En un cuenco amplio bate los huevos con la leche, la nata, la nuez moscada, la sal y el queso rallado, si es que has decidido utilizarlo. Coloca sobre la base de la tarta, una vez fría, una primera capa con el sofrito, también frío. Cúbrelo con los trozos de salmón y vierte por encima la mezcla de los huevos.

– Vuelve a meter el molde en el horno, esta vez a 150ºC unos 45 minutos. Un poco antes de que acabe el tiempo comprueba con un pincho o tenedor si la quiche está cuajada. Lo del tiempo es un poco orientativo, depende de cada horno. 

– Si no tienes demasiada prisa conseguirás una quiche mucho más cremosa.

Acompaña esta quiche de una ensalada para tener un plato completo.

SUGERENCIAS:

Bate bien los huevos con la nata o el lácteo que utilices para conseguir que la crema sea más suave.

Escurre muy bien los ingredientes sólidos antes de añadirlos a la mezcla.

Si tu horno no cuece por igual cubre la quiche con papel de aluminio o una placa de horno colocada en la rendija inmediatamente superior.

Las quiches se pueden servir calientes, templadas e incluso hay quienes las prefieren como plato frío. Y se pueden presentar desmoldadas sobre una fuente, para lo cual el papel facilita mucho la labor o dejarla  en el mismo molde donde se ha cocinado, pero para ello deberás  utilizar uno especifico para este tipo de preparaciones.

Los pasos clave:

Para la masa quebrada

Pon en un bol la harina con la sal y mantequilla.

Con los dedos forma una migas 

e incorpora el huevo y el agua.

Mezcla hasta que se integren los ingredientes.

Estira la masa con un rodillo y cubre el
fondo y laterales de un molde para quiches 
previamente engrasado.
Deja en el congelador una media hora.


Para el relleno

Corta el salmón y ponle sal y eneldo. 
Trocea muy fino el pimiento y la chalota. Corta
en aros el puerro y ralla el calabacín.

Saltéalas la hortalizas, por este orden, en muy 
poco aceite. Salpimienta y cocina hasta que estén 
blanditas.

Saca la base del congelador. Cubre con papel de
horno y unas legumbres secas para que hagan peso
y suba de forma uniforme.
Cuece a 180º entre 12 y 15 minutos. 

En un bol bate la leche, la nata, la nuez moscada,
el queso rallado y sal, y reserva.
Pon el sofrito en la base ya fría, 

cubre con los trozos de salmón 

y vierte por encima la mezcla de huevos.

Cuece en el horno a 150º unos 45 minutos. 
Comprueba con un pincho o tenedor que esté cuajada 
antes de apagar el horno.

¡Ahora a disfrutar!

Masa de pizza (siempre sale)

masa-de-pizza28

¿Para ti “el secreto de la pizza está en la masa”… o en el relleno? ¿O en ambos?

Desde luego lo del relleno es cuestión de gustos pero… ¿y la masa?

¿Has intentado hacer la base en casa alguna vez? ¿Y qué tal…? Porque no veas la de veces que lo he intentado yo, y siempre con muy poca fortuna.

¡La de recetas que habré utilizado… antes de dar con esta!  Y la descubrí por casualidad, que es como suelen ocurrir estas cosas, buscando la receta de unas crêpes sucettes en unos libros de cocina europea que apenas utilizo. Mientras hojeaba el tomo de la cocina francesa delante de la misma estantería, convencida de que no valía la pena trasladarlo a ningún sitio, porque no me iba a solucionar gran cosa, el correspondiente a la cocina italiana se descolocó y no sé de que manera fue a acabar encima de uno de mis pies, dejándome el dedo gordo en un estado lastimoso —durante unos días solo me pude calzar una zapatilla de mi marido— Tras unos saltitos a la pata coja a lo largo del pasillo, unos cuantos resoplidos y otros tantos lamentos, como ya podrás imaginar, busque al culpable de mi desgracia y allí estaba, con el lomo pegado al suelo, abierto en dos, y adivina en que pagina, la de «la receta de la masa para pizza» ¿Sería una señal?

La probé —con poca fe, he de confesar— y ¡sorpresa!, ¡qué éxito!. Desde entonces ya no he probado con más recetas,  siempre utilizo esta.

Intentaré explicártela lo más detalladamente posible para que cuando la hagas no haya fallos. Te aseguro que cuando la pruebes no volverás a utilizar una base comprada y muchísimo menos unas de esas pizzas ya listas para meter en el horno.

Me voy a centrar únicamente en el amasado, que es lo más complicado, los ingredientes para el relleno los dejo a tu elección.

Necesitas:

 

  • 325 gr de harina de fuerza (debe tener más de 12% de proteína—lo encontrarás indicado en el paquete—)
  • 50 gr de harina, a mayores,  para amasar
  • 15 gr de levadura fresca de panadería (5 gr de levadura seca granulada)
  • 200 ml de agua tibia (un vaso)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Sal y azúcar (un pellizco generoso de cada)
Como se hace:

 

Pon la levadura en una taza y dilúyela con un poco del agua templada, si utilizas una fresca desmenúzala antes con los dedos. 

Pon la harina tamizada con la sal en un cuenco amplio, haz un hueco en el centro y añade el azúcar, el agua con la levadura y el aceite. Con la ayuda de una espátula o una cuchara de madera ve mezclando los ingredientes de fuera hacia adentro y añadiendo el resto del agua poco a poco, sin dejar de mezclar, hasta que obtengas una masa homogénea —este proceso es mucho más rápido si utilizas una máquina de amasar, aunque no es imprescindible— 

Una vez integrados todos los ingredientes vuelca la masa sobre la mesa enharinada, tendrá una textura bastante pegajosa. Trabájala enérgicamente con las manos; aplánala un poco, haz presión, estírala hacia adelante y recógela plegándola hacia atrás,  repite estos movimientos varias veces. Después gira la masa sobre la mesa 90º y vuelve a realizar la misma operación, estirando y recogiendo…

Cuando la masa ya no se pegue tanto alterna el amasado con golpes; coge la masa con las dos manos, tírala con fuerza desde lo alto contra la mesa, repite varias veces y sigue amasando, esto ayuda a que la masa se relaje y quede más suave y elástica.  —Durante todo el proceso de amasado, que puede durar unos 10 minutos, ve espolvoreando repetidamente la mesa con harina para evitar que se pegue—.

Da forma de bola a la masa, colócala en un cuenco tapada con film y déjala de dos a tres horas en un sitio cálido y sin corrientes, para que repose —el horno apagado es un buen sitio— y duplique su tamaño. Transcurrido este tiempo de reposo vuelca la masa otra vez sobre la mesa enharinada, aplástala con el rodillo o las manos para eliminar el aire acumulado durante la fermentación y colócala sobre la placa del horno cubierta con un papel sulfurizado, ve estirándola con los dedos y llevándola hacia los bordes, dejando estos un poco más gruesos. Riégala con aceite de oliva o salsa de tomate y vuelve a dejar que repose,  fuera de las corrientes, esta vez solo unos  diez minutos.

 

masa-de-pizza-63-1

Esta masa te da para dos pizzas medianas gorditas o dos grandes más delgadas.

Ahora puedes proceder de dos maneras; una,  precocina únicamente  la base con el aceite o la salsa de tomate y alguna hierba, orégano o albahaca por ejemplo, durante 5 minutos en el horno precalentado a 200º, después distribuye el relleno y vuelve a meter la pizza en el horno hasta que los ingredientes estén hechos y los bordes de la masa dorados. Y dos, coloca los ingredientes del relleno encima de la base con la salsa de tomate y hornea todo a la vez  a 220º unos 30 minutos o hasta que, igual que en el caso anterior, esté dorada y los ingredientes perfectamente cocinados.

Sugerencias:

 

Esta masa no la limites únicamente a las bases de tus pizzas, te funcionará muy bien en tus tartas vegetales, cocas saladas, calzonne, stromboli…. ¡Todo lo que se te ocurra, porque siempre sale bien!

Como la cantidad que sale de esta receta es bastante, puedes utilizar la mitad y congelar la otra mitad. Envuélvela bien en film antes de meterla en el congelador y para descongelarla deberás sacarla como mínimo cinco horas antes, si la dejas a temperatura ambiente o pasarla a la nevera la noche anterior.

Si me preguntas que resulta mejor ¿hornear primero la masa o cocinarlo todo a la vez?, te diré que yo lo hago indistintamente en función de la prisa que tenga o de lo «inspirada» que esté en ese momento.  Por lo general para las pizzas vegetales y las cocas prefiero hornear la masa antes, porque me aseguro el conseguir una base muy crujiente. En cambio si lo que voy a hacer es la típica pizza margarita o la de jamón y queso, suelo hornear todo junto, igual que para los calzone o stromboli, como es obvio. Creo que es una cuestión de gustos y te animo a que pruebes y experimentes.

Quiche de pimientos y atún (sin lactosa)

Quiche-de-pimientos-y-atun-sin-lactosa-43

 

¿En tu casa hay alguien que sufra algún tipo de intolerancia alimentaria?

¡Verdad que da penita cuando hay que prepararles algo diferente a lo que se va a comer en casa ese día por culpa de la dichosa alergia!

¡Y la carita que ponen cuando algo les apetece y son conscientes (¡y más les vale!) de que no lo pueden ni probar!

Hoy aprovecho para compartir la receta de una quiche que pueden disfrutar los que son intolerantes a la lactosa y los que no lo son. Y digo disfrutar porque es ¡riquísima…!, así como muy suave y ligera. ¡Una de mis favoritas! y espero que a partir de hoy también de las tuyas.

(Una nota aclaratoria; en la receta de la masa quebrada que he utilizado hoy he sustituido la mantequilla normal por una sin lactosa, pero la puedes hacer con aceite de oliva si te ofrece más garantías. Aquí te dejo el enlace de una masa quebrada con aceite de oliva.)

Necesitas: 

 

Pasta brisa o quebrada:

  • 350 g de harina floja
  • 250 g de margarina sin leche o mantequilla sin lactosa
  • 1 huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • Ralladura de medio limón

Relleno:

  • Un pimiento rojo mediano  o medio grande
  • Un pimiento verde mediano o medio grande
  • Una cebolla mediana
  • Un puerro
  • Una lata de atún pequeña
  • Tres huevos
  • Dos yogures naturales sin lactosa
  • Queso rallado sin lactosa (opcional)
  • Aceitunas para adornar
  • Aceite de oliva, sal, pimienta, orégano

 

Como se hace: 

 

Para la masa quebrada fácil.

Pon en un bol la mantequilla a temperatura ambiente y montala con las varillas. Añade la harina, el huevo entero y los demás ingredientes. Mezclalos, hasta que se integren completamente, con la ayuda de una espátula. Cuando la masa se despegue de las paredes del bol haz una bola y guárdala en la nevera envuelta en film, como mínimo media hora. También puedes utilizar una batidora con el accesorio de amasar, acabarás antes.

Engrasa el molde que vayas a utilizar, por seguridad, para evitar disgustos innecesarios a la hora de servirla. Transcurrido el tiempo de reposo enharina una superficie de trabajo, estira la masa lo más fina que puedas y colócala en el molde. Si se te rompe remiéndala con un pegote de masa, no se notará. Recorta los bordes,  si te sobra masa puedes hacer algún adorno. Deja reposar otro rato en la nevera.

Precalienta el horno a 200º.

Saca de la nevera la base de la quiche y hornéala en blanco, o lo que es lo mismo, cuécela sin el relleno; para ello pincha la base con un tenedor, pon un papel de horno encima y cubre con alguna legumbre que tengas destinada para este fin — ya sabes que se pueden guardar de una vez para otra— así evitarás que con la cocción se bajen las paredes de la tarta o suba en exceso.

Hornéala a 190º 10 minutos. Apaga el horno, retira el papel y las legumbres y déjala de nuevo en el horno apagado otros 5 minutos. Aunque no esté cocida del todo, lo acabará de hacer con el relleno. Es importante que aún no esté dorada.

Para el relleno;

Aprovecha los tiempos de reposo de la masa para ir elaborando el relleno. Con la ayuda de un pelador quita la piel a los pimientos. Elimina las semillas y córtalos en tiras finas.

Corta la cebolla en juliana y el puerro en brunoise (dados pequeñitos). Añade también algo de la parte verde.

En una sartén con muy poquito aceite rehoga la cebolla y el puerro. Incorpora los pimientos y la sal. Baja el fuego y deja que se pochen lentamente.

Mientras bate los huevos con el yogur añade el orégano, la pimienta y el atún desmigado y bien escurrido.

Monta la quiche.

En el fondo de la quiche esparce las hortalizas pochadas, cubre con la crema de yogur y espolvorea el queso. Adorna con las aceitunas.

Cuece a 180º unos 20 minutos o hasta que al pinchar una brocheta, esta salga limpia.

Sírvela, como siempre, fría o caliente y acompañada de alguna ensalada. Tendrás un plato único super completo.

quiche-de-pimientos-y-atun-sin-lactosa

Sugerencias:

 

Esta cantidad de masa a mi me da para una quiche grande con algún adorno o para dos medianas. También puedes congelar la mitad y utilizarla en otra ocasión.

Si no tienes problemas de alergias  puedes utilizar una masa comprada, hay algunas marcas que están bastante ricas. Ahorraras mucho tiempo.

Si tienes la costumbre de asar hortalizas, y tienes alguna ya asada por la nevera, utilízala en la quiche, le dará un sabor más intenso y seguirás acortando trabajo.

Por último, al utilizar yogur desnatado en vez de leche o nata, aparte de disminuir calorías, conseguirás una tarta la mar de ligera.

¡Pruébala y compara! —como decían en el anuncio aquel…—

Tarta de vegetales en espiral

IMG_0347 diez

Están de moda los tejidos de ante, las sandalias romanas, la decoración ecléctica, practicar aeroyoga y cocinar atractivas tartas, tanto dulces como saladas, con cualquier tipo de masa; masa de pizza, de hojaldre, quebrada, y la que se te ocurra.

No suelo seguir las tendencias pero a ésta no me he podido resistir, ¡me ha sido imposible no caer en la tentación de probar esta colorida tarta de vegetales!, ¡receta que ya ha invadido la red!

¡¿La explicación estará en que la forma de la tarta atrae como si fuera la espiral de un hipnotizador y que a fuerza de mirarla se entra en un estado de trance que hace que se pierda la voluntad e inconscientemente el hipnotizado se traslada a la cocina dispuesto a amasar y a cortar hortalizas?!

 

IMG_0349 cinco

A cualquier receta es bueno sacarle el mayor partido y hacerla lo más atractiva posible, y esta original tarta de vegetales en espiral lo ha conseguido. Ya sabemos, en general, del escaso consumo de verduras y de lo aconsejable que es introducirlas en nuestra dieta y la imaginación aquí puede jugar un papel importante. Por eso creo que lo más interesante de esta original tarta es que ha hecho que miles de personas «se hayan colocado un delantal… y hayan encendido el horno».

IMG_0382 dos

Después de haberla hecho unas cuantas veces, y de ir eliminando, poniendo y cambiando ingredientes, esta que hoy comparto es la que más me convence. Encontrarás una estupenda combinación entre la crujiente masa quebrada, la variedad de vegetales, el puntito salado del jamón serrano y la cremosidad de queso. ¡Únete a las miles de personas que ya la hemos probado!

¡Ah, casi se me olvida, está riquísima!

Necesitas: 

 

  • Una lamina de masa quebrada
  • Un puerro
  • Dos zanahorias
  • Una berenjena
  • Un calabacín
  • 200 gs. de jamón serrano
  • 200 gs. de queso en lonchas
  • 200 cl. de leche evaporada
  • Dos huevos
  • Mantequilla para engrasar el molde
  • Sal, pimienta, orégano, y nuez moscada
Como se hace:

 

Unta el molde que vayas a utilizar con mantequilla para que te sea más fácil desmoldar la tarta. Emplea un rodillo para estirar la masa quebrada (aquí la receta), si la has hecho tú, y cubre la base y los laterales. Sí la has comprado no hace falta porque ya viene estirada. Haz un borde para que quede con mejor presentación.

Pincha el fondo con un tenedor y cubre con un papel sulfurizado y unas legumbres para evitar que suba en exceso. Cuece a 180º  hasta que coja un ligero color, unos 12/15 minutos. Retira las legumbres y el papel y vuelve a meter en el horno otros 5 minutos, para que se dore también la base. No tiene que estar cocida del todo porque aun tiene que volver al horno con el relleno.

IMG_0329 ocho

Mientras corta los vegetales.

Empieza por la berenjena, no le quites la piel, ábrela por la mitad y haz láminas los más finas que puedas. Colócalas en un plato, o mejor aun, en un escurridor y sala generosamente, preferiblemente con sal gorda. Déjalas así  unos 20 minutos, verás como desprenden un liquido oscuro. Con esto se consigue que no amarguen tanto.

Mientras continúa con el puerro, desecha la primera capa y la parte verde. Haz un corte longitudinal y ve separando capas. Córtalas del mismo tamaño que las de berenjena. 

Raspa las zanahoria y corta también el láminas. Te será más fácil si te ayudas de un pelador o una mandolina.

Haz lo mismo con el calabacín, corta los extremos, pero no le quites la piel.

Corta las lonchas de jamón y queso a lo largo del mismo tamaño que las de las hortalizas.

Pon agua abundante en una olla al fuego, cuando hierva añade sal y escalda primero el puerro durante dos minutos. Retíralo con ayuda de una espumadera y vuelve a dejar que hierva para añadir el calabacín, que ya debes retirar inmediatamente. Ahora le toca a la zanahoria, escáldala durante un minuto. Deja la berenjena para el final, porque tiñe el agua y te mancharía las otras hortalizas, deja que hierva durante otro minuto y retírala.

Saca del horno la tarta, si no la habías sacado ya, y ve colocando las laminas del relleno en espiral. Ármate de paciencia, esta tarea no es complicada pero si un poco latosa. Comienza por el centro y ve poniendo laminas alrededor de forma alterna. Por ejemplo, haz un rollito con el jamón o el queso, que se doblan mejor y continua con berenjena, puerro, zanahoria y calabacín, y vuelve a empezar.

IMG_0336 trece

Repite estos pasos hasta cubrir toda la base. No los aprietes demasiado para que la mezcla de leche y huevo bañe perfectamente todos lo ingredientes del relleno.

IMG_0339 seis

Enciende el horno otra vez a 180º

Bate los huevos, añade la leche, sal, pimienta, orégano y nuez moscada e integra bien. Vierte la mezcla sobre los vegetales, ayúdate de una cuchara si quieres.

Cuece la tarta hasta que cuaje, unos 40 minutos. Compruébalo pinchándola con un tenedor o una brocheta, Si sale limpio está lista.

IMG_0381 tres

Si tienes invitados quedaras fenomenal, y si son de los que no ojean blogs de cocina ni similares (¡porque esta tarta o quiche en espiral es una plaga en las redes!)  ¡quedarán  impresionados!

 

Sugerencias:

 

El motivo de no pelar ni la berenjena ni el calabacín, como ya te habrás dado cuenta, es para conseguir los colores de la espiral.

Compra los productos de un tamaño similar, sobre todo la zanahoria y el calabacín, la berenjena al ser redondeada  es más difícil, te facilitará la labor.

Cuando cortes los vegetales en láminas calcula que el ancho sea similar al borde de la tarta para que no se queden hundidos o sobresalgan en exceso.

Al escaldar las hortalizas se cuecen ligeramente y con esto se acorta el tiempo en el  horno.

 

Quiche de calabacín (sin queso).

IMG_9205 uno

¿Se puede hacer una quiche sin nata, sin queso, o sin ambos?  La respuesta es, de lo que no estoy muy segura es de si se debe llamar así.

Una base de masa quebrada rellena de los ingredientes que quieras, que se cuajarán en el horno con la ayuda de una crema compuesta de huevos, nata, leche y queso rallado es una quiche o tarta salada. Pero si eres de esas personas a las que los lácteos «le dan cosa», puedes hacer esta receta.  Aunque lleva leche (leche evaporada), no lleva ni nata, ni queso y al hornearse con la maicena pierde ese regustillo a lácteo, tan característico por otra parte de las quiches. Es la que yo hago cuando viene alguien a casa que sé que los quesos no le hacen demasiada gracia.

Aunque mi preferida es la de salmón, hoy la he hecho de calabacín, (ya sabes que tengo ¡muuchooos!), pero tú hazla de lo que más te apetezca. Sustituye el calabacín y el beicon por los ingredientes que hayas escogido. Obtendrás una tarta cremosa, muy suave y nada empalagosa.

Si no te gustan las quiches, estoy convencida de que esta va a cambiar la opinión que tienes de ellas.

Necesitas:

 

Masa quebrada

  • 250 gr harina floja o de repostería
  • 125 gr mantequilla
  • 1 huevo
  • 30 gr agua fría
  • sal

Relleno

  • 350  de leche evaporada
  • 2 huevos
  • 40 gr maicena
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gr de beicon
  • 400 de calabacín
  • 2 puerros
  • aceite
  • sal, pimienta, nuez moscada
Como se hace

 

Masa quebrada

IMG_9189 tres

En un cuenco pon la harina y la sal tamizadas. Añade la mantequilla fría de la nevera cortada en dados, y ve frotándolos con la harina, utilizando la punta de los dedos. No emplees las palmas de la manos porque le darías calor. Frota hasta que consigas una apariencia similar a la de una arena gorda y no se noten grumos de mantequilla.

Añade el huevo, y el agua muy fría a cucharadas, de dos en dos, por ejemplo y mezcla con una cuchara o espátula. Empezaran a formarse bolas. Añade otra dos cucharadas de agua y las bolas se irán haciendo más grandes. Continua hasta conseguir una única bola. (Si no eres capaz con la cuchara, que no siempre es fácil, hazlo con la mano, pero siempre utilizando únicamente los dedos).

Cuando este todo ligado y hayas hecho la bola, cúbrela con film y déjala que repose en la nevera al menos una hora.

Transcurrido este tiempo coloca la masa en una superficie enharinada, aplánala con la mano y estírala con un rodillo,  dándole la forma del tamaño del molde que vayas a utilizar.

Enrolla la masa estirada en el mismo rodillo y trasládala al molde engrasado. Ve desenrollandolo poco a poco y colocando la masa del centro hacia los bordes. El exceso de masa puedes cortarlo con el mismo rodillo. Pincha el fondo con un tenedor y cúbrelo con un papel de hornear y emplea unas legumbres como peso para evitar que crezca demasiado y se deforme.

Cuécelo en el horno precalentado a 180º unos 10 minutos.

Relleno

Corta el beicon en trocitos y rehoga en una cucharada de aceite. Cuando empiece a saltar en la sartén retíralo, añade un poco más de aceite y rehoga la cebolla y el puerro muy picados y una pizca de sal..

Ralla el calabacín o corta daditos y añádelo a la sartén con las verduras. Deja que se haga unos minutos, revuelve de vez en cuando.

En un cuenco bate los huevos con la leche evaporada, la maicena, la levadura, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Revuelve bien.Pasa por un colador por si quedara algún grumillo.

Añade las verduras y el beicon e integra bien.

Retira las legumbres de la base y vierte la mezcla del cuenco. Cuece a 180º hasta que se dore o al clavar una brocheta salga limpia, entre 25 y 35 minutos.

Yo hoy le puse queso por encima porque en casa nos encanta, pero tu puedes sustituirlo por un poco de mantequilla y pan rallado. Quedará una capa muy crujiente.

Sugerencias:

 

Utiliza un molde desmontable. Si no dispones de uno forra el que tengas con un papel de horno amplio, de forma que sobresalga de la masa, para que puedas retirar la quiche del molde tirando del exceso de papel.

Si te gusta con queso aquí tienes la receta tradicional.

Si tienes prisa te recomiendo que utilices la pasta brisa comprada, aunque no todas las marcas son iguales. Ve probando y quédate con la que más te convenza.

Ojo, que ponga sin queso no quieres decir que sea apto para alérgicos.

Quiche de calabacín

 

def

 

Ya sabes que me han regalado «la producción de media huerta», y que en medio venían unos enormes calabacines.

Del calabacín habría mucho que decir,  pero no me quiero extender mucho alabando sus bondades, porque tampoco soy una experta, solo resaltar que,  posee un alto valor nutritivo, es una buena fuente de vitaminas, y es alto su contenido en fibras vegetales. En cambio es bajo en calorías, en hidratos de carbono y sodio, ideal en las dietas de diabéticos e hipertensos.

Si estos no te parecen motivos suficientes para consumirlo debes saber que cuenta con infinidad de sabrosas posibilidades a la hora de cocinarlos; la conocidísima crema, la quiche, los San Jacobos, el pisto, las tempuras, y algún que otro relleno… ¡en fin, ya las iremos viendo! Pero hoy me he decidido por la quiche.

 

Necesitas:

 

  • una lámina de pasta brisa
  • 2 huevos
  • 100 de leche desnatada
  • 200 de nata baja en grasa
  • 100 queso rallado emmental, gruyere o similar
  • 450 de calabacín
  • un puerro
  • ½ cebolla pequeña
  • 100 de beicon
  • aceite, sal, pimienta y nuez moscada
Como se hace:

 

Engrasa el molde en el que vayas a hacer la quiche y coloca la lámina de pasta brisa. Recorta la masa que sobre o haz un adorno por todo el borde. Pincha ligeramente con un tenedor.

Si prefieres puedes hacer tu la masa, estará mucho más rica, aunque la comprada cumple perfectamente con su función.

916 uno

Cubre la base con papel de horno y rellénala con unas legumbres secas, para que no suba en exceso. Cuece en el horno precalentado a 190º  entre 7 y 10 minutos.

IMG_9020

Corta el beicon en trocitos y rehógalo en una cucharada de aceite. Cuando empiece a saltar en la sartén retíralo, añade un poco más de aceite y pocha la cebolla y el puerro muy picados.

Mientras trocea  el calabacín en daditos y añádelo a la sartén. Deja que se haga unos minutos junto con el puerro y la cebolla, revuelve de vez en cuando.

Bate en un cuenco los huevos con la leche, la nata, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Incorpora también el queso rallado. Revuelve bien.  Añade las verduras y el beicon.

Retira con cuidado las legumbres de la base y vierte el contenido del cuenco. Mete en el horno y cuece a 180º hasta que se dore o al clavar una brocheta salga limpia, entre 25 y 35 minutos.

 

Sugerencias:

 

Si la acompañas de una ensalada hace un fenomenal plato principal. Sírvela caliente.

Fría o semifría es ideal para un buffet, una cena de invitados o para llevar si la invitada eres tú.

Las quiches son muy apropiadas para aprovechar restos de otro día. Y aunque no fuera así, como puedes ver resulta un plato muy económico.

 

Si el queso o la nata no te hacen demasiada gracia esta quiche no los lleva.