Guiso de judías con otras hortalizas

IMG_0466

IMG_0467 cuatro

      Me gustan mucho las recetas en las que los vegetales son los ingredientes principales y esta es una de ellas, además de las tradicionales «de toda la vida». Es superfácil  y apenas lleva trabajo, no hay preparaciones previas, todos los ingredientes van en en crudo; hay que lavar y cortar las hortalizas, colocarlas por capas en la olla, condimentar y al fuego, ¡nada más!. Al final, si quieres, las puedes acompañar de un huevo poché (en papel film).

Para mi hay platos que te impresionan a simple vista y después están los que hay que probar para que te lleves una buena impresión. Este es de los segundos, y estoy convencida de que cuando lo hagas me vas a dar la razón.

Necesitas:
  • 1 cebolla mediana
  • 3 patatas
  • ½ kilo de judías verdes
  • 2 zanahorias
  • un ramo de brécol o brócoli -optativo-
  • un tomate
  • 2 dientes de ajo
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • sal y pimienta
  • huevos
Como se hace:

Prepara una olla preferiblemente baja y ancha y que disponga de tapadera. Yo suelo utilizar una sartén.

IMG_0442

Corta la cebolla en pumas y ponla en el fondo de la olla.

IMG_0446 uno

Pela y lava las patatas y córtalas en rodajas de un centímetro. Ponlas por encima de la cebolla.

IMG_0451 dos

Lava las judías, quítales las puntas y las hebras, córtalas a la mitad y en dos. Cubre con ellas las patatas.

IMG_0414 (2)

Ahora es el turno de la zanahoria. Pélalas y córtalas en juliana gordita. Esparce por encima de las judías.

Lava el brécol y sepáralo en ramos. No se lo pongo siempre, solo si coincide que lo tengo

Lava el tomate, córtalo en láminas y colócalo por encima.

En el mortero machaca los dientes de ajo, añádeles el pimentón, la sal, la pimienta y el aceite, Remueve y esparce el majado sobre los vegetales.

Pon la olla al fuego con la tapadera, al principio a fuego medio/alto y a los cinco minutos bájalo. Cuece sobre 35/40 minutos. Devuélvelo de vez en cuando. Comprueba el punto de cocción antes de apagar y retira cuando estén listas. Deja que reposen otros 5 minutos.

Mientras ve escalfando los huevos.

IMG_0468

IMG_0475

Sugerencias:

Este plato no hace falta que te diga que es bastante sano y natural. Apenas lleva grasas, y si quieres puedes prescindir de las patatas ahora que nos acercamos al verano, que parece que la patata siempre va asociada a kilo…, a kilo de más que se me instala donde no me interesa…

Yo propongo 40 minutos de cocción, que es lo que tarda mi cocina en cocer completamente las hortalizas de esta receta, pero si te gustan más al dente, con 30 minutos es suficiente.

Quizá creas que al no añadir agua los ingredientes se puedan quemar y te entre la tentación de añadírsela tu. No lo hagas porque con el calor los vegetales sueltan la suficiente como para que eso no pase, de lo contrario encharcarías las hortalizas y ya no se estofarían.

Ensaladilla de judías verdes

DPP_0004 tres

 

Esta ensaladilla es la versión veraniega de las clásicas judías verdes con patatas y huevos duros que preparamos en invierno.

Es sabido lo importante que es comer verduras y hortalizas, sin olvidarnos de la fruta, en cualquier época del año y esta es una una buena forma de prepararlas.

Para mi la judías cocidas son bastante sositas, aunque vayan en una ensaladilla, por eso me gusta acompañarlas de alguna salsa tipo mayonesa o mejor aun de alguna vinagreta, como esta por ejemplo, que hace que el plato cambie por completo.

Anímate a preparar así la ensaladilla de judías y comprobarás que esta vinagreta  convierte  a mis «nutritivas amigas»  en un plato listo para disfrutar.

Necesitas:

 

  • ½ k. de judías
  • ½ k. de patatas
  • dos zanahorias
  • 6 huevos
  • dos tomates
  • aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

  • pimientos del piquillo, un trocito de cebolla, un tomate, aceite de oliva virgen, zumo de limón y sal.

Como se hace:

 

Quítale las hebras y las puntas a las judías y lávalas. Pela las patatas y córtalas en cuartos. Raspa las zanahorias y córtalas en rodajas gorditas.

Cuece las verduras con un poco de sal. Comprueba si están cocidas pinchando una patata con un cuchillo de punta fina, si se suelta es que ya están. Escurre el agua y déjalas en una fuente para que se enfríen.

Por otro lado cuece los huevos, ponlos en agua fría y cuenta diez minutos desde que empece a hervir.  Enfríalos, quítales la cascara y corta en octavos.

Corta los tomates en rodajas.

En el fondo del plato pon las judías. A continuación las patatas y zanahorias y riega con un poco de aceite de oliva. Por último adorna con el huevo,  el tomate y un poco de vinagreta de piquillos. El resto de la salsa ponla en una salsera, para que cada uno se eche lo que quiera.

Para la vinagreta, pon en el vaso de la batidora los pimientos, la cebolla y la sal y tritura. Trocea el tomate muy menudo y añade. Aliña con aceite y zumo de limón. Rectifica la sal, si crees que es necesario.

Sugerencias:

 

Algunas veces la hago así tal cual y otras tantas  le pongo también atún o bonito en aceite, que le queda fenomenal.

Cuando hagas la vinagreta pruébala, si la notas ácida añádele media cucharadita de azúcar.

Haz bastante  para poner en una salsera a parte. También puedes poner otra con mayonesa y acompañar la ensaladilla con dos salsas.

¡Espero que te guste!

Pollo al horno de la abuela Paquita

Pollo-al-horno-00-1

Esta forma de preparar el pollo me la enseñó mi suegra.

Es la ideal para los poco amantes de la cebolla, ¡que es raro cocinar algún asado que no la lleve!. Y también para los poco cocinillas, porque no requiere demasiada preparación. Se meten todos los ingredientes en crudo en el horno, un par de vueltas y ya lo tenemos.

Creo que inicialmente la receta no era exactamente así, pero como la llevo haciendo desde ¡…ya ni me acuerdo…! pues no se lo que queda de la receta original y lo que tiene de aportación mía.

Ingredientes:  (para seis personas)

  • un pollo troceado
  • medio pimiento rojo
  • dos zanahorias
  • una taza de guisantes congelados
  • seis o siete patatas
  • dos dientes de ajo
  • perejil
  • un vaso de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • azafrán
  • medio vaso de vino blanco
  • medio vaso de agua

Como se hace:

Enciende el horno a 180º

Lava el pollo , quitale la piel (optativo), y ponlo en una fuente apta para el horno.

En un mortero machaca el ajo, el perejil, la sal y la pimienta. Añade el aceite, remueve y riega el pollo.

En el mismo mortero ahora pon el azafrán, el vino blanco y el agua, vuelve a remover y vierte nuevamente sobre el pollo.

Corta el pimiento rojo en tiras y reparte por la fuente. ¡Ya está listo para meter en el horno!

fuente

Cuando empiece a coger color dale la vuelta a cada trozo y espera a que se vuelva a dorar. Probablemente tengas que esta operación otra vez. (Yo calculo que necesitará unos 45 minutos de horno)

Mientras pela las patatas y trocéalas en cuadraditos. Haz lo mismo con las zanahorias. Pon aceite en una sartén y ve friendo las hortalizas. Cuando estén retíralas y añádeles sal. No hace falta que estén fritas del todo, porque se acabaran de hacer en el horno.

Pon en un bol con agua salada los guisantes y cuécelos en el micro (más o menos la mitad del tiempo que indica el fabricante)

Cuando el pollo esté prácticamente hecho agrega las patatas y las zanahorias ya fritas y los guisantes escurridos. Cuece unos diez minutos más.

Prueba una patata y si ya está hecha apaga el horno y deja reposar un ratito.

DSC03903 hecho

Sugerencias:

Ya se que te ha parecido muy fácil y esto te puede llevar a dudar del resultado, pero créeme, está muy bueno.  ¡Inténtalo y dime algo!.

¡Paquita, un besito!.

 

PULPO A LA GALLEGA

 

He de confesar que he tenido algún que otro problemilla con este plato. O bien me quedaba duro, o demasiado blanducho, o se desprendía la piel… Me acuerdo que en una ocasión, que además venían mis suegros a comer, me quedó como si hubiera cocido una esponja, ¡tal cual!

Después de aquel espantoso desastre, ¡no me quiero ni acordar!, decidí comprárselo a las «pulpeiras» que se instalan determinados días de la semana en las terrazas de los bares y cafeterías, ¡qué lo preparan perfecto!, e incluso, te pueden dar el agua de la cocción, si quieres, para que en casa puedas cocer ahí las patatas. Pero eso fue solamente durante una temporada, mientras me duró el susto.

Ahora estoy convencida de que para conseguir un buen resultado, no depende tanto del punto de cocción, que también, como de la calidad del pulpo. Así que si te animas a preparar este plato, compra un buen pulpo, gallego a poder ser, y sigue esta receta.

 

Pulpo-gallega-02

Necesitas:

 

  •  pulpo de 1 Kg. y medio
  •  patatas  medianas
  •  sal
  •  pimentón, dulce y picante
  •  aceite de oliva virgen extra
Como se hace:

Pon a hervir agua en una cazuela grande.

Mientras lava el pulpo, que habrá estado descongelándose en la nevera desde el día anterior. Párate más en la parte de la cabeza, lo mejor es que le des la vuelta. Es fundamental que haya estado congelado para evitar que te salga duro. Se hace así, al perecer, porque la congelación provoca que se rompan las fibras y esto facilita que se ablande la carne.

Si lo compras fresco deberás congelarlo, después de limpio, como mínimo durante tres días.

Tan pronto como el agua comience a hervir y antes de sumergirlo definitivamente, sujeta el pulpo por la cabeza, y asústalo tres veces, ¡ya sabes! sube y baja metiéndolo y sacándolo por completo de la olla,a la tercera vez suéltalo y deja que cueza de 25 a 30 minutos (recuerda que el pupo pesa más de 1 kilo). Empieza a contar desde el momento en que el agua vuelva a hervir. Esto se hace para evitar que se le caiga la piel durante la cocción (aunque no siempre funciona).

Mientras, pela y lava las patatas. Córtalas en cuartos o rodajas gordas, como prefieras, y cuécelas en el mismo agua en el que has cocido el pulpo unos 15 minutos. Lo mejor es esperar a que el cefalópodo esté hecho del todo —compruébalo pinchándolo con un tenedor— y retira parte del agua a otra olla, la suficiente para cocer las patatas, añade sal.  Deja que el pulpo repose en el agua restante.

Pon en una fuente o plato amplio las patatas, encima el pulpo cortado (mejor con tijeras) en trozos de medio centímetro. Riega con abundante aceite de oliva, espolvorea pimentón dulce y picante (este último es opcional) y sazona con sal gorda o Maldon. ( Recuerda que no habíamos añadido sal al agua de cocer el pulpo )

 

Sugerencias:

 

Si cueces las patatas en el agua del pulpo te quedaran rosadas. Si las prefieres blanquitas, hazlo en un agua limpia.

No hay reglas exactas para calcular el tiempo de cocción de un pulpo, pero se recomiendan de 18 a 20 minutos por kilo, más otros 15 o 20 de reposo dentro del agua y con la olla tapada.

En olla rápida este tiempo de reduce a 7 u 8 minutos.

Pero como ya te dije estos tiempos son aproximados, depende de tu cocina, del tipo de olla que utilices… Lo más seguro es que transcurridos los primeros 20 minutos pinches una pata, por la parte más gorda o cortes un trozo y lo pruebes. Si te parece que está bien retíralo del fuego y déjalo que repose dentro de la olla, para que se termine de ablandar.