TARTA DE FRESAS

 

Tarta-fresas

Tarta de fresas y nata, quizás no sea muy novedosa, pero está riquísima.

En donde vivo hay una pastelería que la tiene como una de sus principales especialidades y el comprarla aquí te garantiza un éxito seguro. Esta receta que te traigo hoy es muy parecida ( de hecho la persona que nos la dio, ya hace muchísimos años, dice que es la misma).

La preparación resulta un poco laboriosa, pero no es difícil. Te animo a que la hagas,  primero porque  hacer un postre siempre  resulta divertido, o eso creo yo. Y segundo, porque conocer la procedencia y calidad de los productos que utilizas así como evitar algunos  ingredientes  que si se emplean en la repostería industrial, hace posible obtener elaboraciones mucho más saludables. Y ni que decir tiene el hecho de que te saldrá más a cuenta, y ya sabes que esto también es importante.

La primero que tienes que hacer es un bizcocho genovés, lo puedes hacer el día anterior para acortar pasos.  Luego hay que abrirlo… y continuar con el proceso de todas las tartas.

Necesitas: 

 

Para el bizcocho genovés

  • 7 huevos a temperatura ambiente
  • 7 cucharadas colmadas de azúcar
  • 7 cucharadas colmadas de harina
  • una pizca de sal
  • ralladura de naranja o de limón o extracto de vainilla (optativo)

Para el relleno y cobertura

  • 1 kg. de fresas
  • 1 l. de nata
  • 5 cucharadas de azúcar
  • vainilla (mejor en vaina, pero el extracto vale perfectamente)
  • un vaso de zumo de naranja
  • canela en polvo para adornar

Como se hace:

 

Primero aclararte que esta tarta es muy grande, he empleado un molde de 32 cms.  Para uno de 20/22 cms.  con 4 o 5 huevos es suficiente.

Para el bizcocho genovés, bate  los huevos con la  sal, la ralladura y el azúcar, hasta obtener un punto de cinta. Añade la harina tamizada y mezcla suavemente. Introduce en un molde engrasado o con papel y lleva al horno precalentado a 180º.

Mientras lava y limpia las fresas. Reserva un poco menos de la mitad para adornar, intenta que sean las más bonitas y trocea la otra mitad. Mi consejo es que las pruebes y si consideras que no están suficientemente dulces que las pongas a marinar con dos cucharadas de azúcar en la nevera hasta que las necesites.

En un bol frío y seco pon la nata también muy fría, junto con la vainilla. Si utilizas una batidora de varillas, al principio empieza a velocidad baja y ve subiendo a medida que vaya espesando. Si lo haces a mano,» pues como buenamente puedas», pero lo más fácil es hacer medio litro primero y después el otro medio. Cuando la nata empiece a montarse ve añadiendo el azúcar en dos o tres veces. Ten cuidado, si bates de más se te puede hacer mantequilla. Fíjate en el color y si empieza a amarillear, ¡peligro!. Divídela en dos recipientes y guardalos en la nevera.

El bizcocho a estas alturas ya estará hecho. Cuando el bizcocho se haya enfriado córtalo por la mitad.

Tarta-fresas-8291-si

Exprime las naranjas y riega ambas partes con el zumo. No lo empapes demasiado.

Agrega las fresas que tienes troceadas a uno de los boles de nata montada y mezclalas suavemente para que no se baje la nata.

Coloca la parte del bizcocho que va a ser la base de la tarta en la bandeja de presentación. Para que no se manche haz tiras con papel de aluminio y ve rodeando la base de bizcocho. Reparte por encima el relleno de fresas y nata y cubre con la otra parte del bizcocho.  Presiona un poco para que se asiente bien.  La nata que salga por los lados extiéndela todo alrededor con ayuda de una espátula.  Ya solo queda adornarla.

Tarta-fresas-0028-papel

Pon un poco de nata, del otro bol que tienes en la nevera, en una manga pastelera y reserva en frío, con el resto cubre la tarta y extiéndela uniformemente por toda la superficie y los lados. Finalmente haz dibujos con ayuda de la manga. Corta en mitades las fresas reservadas y adorna la tarta. Por ultimo espolvorea un poco de canela. Retira con cuidado las tiras de papel de aluminio.

Tarta-fresas-0013

Tarta-fresas-ultima

Sugerencias:

 

Como ves no es difícil. Si has decidido hacer el bizcocho el mismo día, aprovecha para hacer el resto del preparado mientras esté en el horno.

La dificultad, si es que la hay, puede estar en » la nata». Dos cosas que debes tener en cuenta, la temperatura, a la nata le encanta el frío, si hace mucho calor en la cocina o no la has tenido en la nevera puedes encontrarte con problemas. Y la cantidad de grasa de la nata, cuanta más materia grasa mejor te montará. Fíjate en el envase cuando la compres, como mínimo debe tener un 35% de M.G.  Ya se que debes de estar pensando que más materia grasa igual a más calorías, y efectivamente es así pero también menos «añadidos», tiene solo un emulgente, y ahora fíjate en las otras versiones, light por ejemplo. ¡Así que más calorías si, pero más natural!

Anuncio publicitario

Bizcocho Genovés

IMG_8299 recortada

 Bizcocho genovés, bizcochuelo, pionono, o panetela.

Esta receta, junto con la de los huevos rellenos, es la primera que aprendí de mi madre siendo una niña, Y ella la había aprendió de su suegra… ¡La de veces que la habremos hecho!

Resulta un bizcocho muy ligero y muy jugoso. Lo puedes consumir así tal cual, o puedes espolvorearle un poco de azúcar glas por encima, o si quieres cúbrelo con chocolate, nata o mermelada, por ejemplo. Pero esta receta es la ideal para tartas con relleno o brazos de gitano, tanto dulces como salados, eso va en función del molde que utilices.

Para mi esta receta de bizcocho es como una camisa blanca, un fondo de armario ¡imprescindible!

Necesitas tres ingredientes básicos , huevos a temperatura ambiente, harina y azúcar. También puedes añadir algún aroma; ralladuras de cítricos, vainilla…

Para empezar no te hacen falta ni básculas, ni tazas o cucharas medidoras…, únicamente tienes que tener en cuenta los huevos que vas a utilizar. Por cada huevo necesitas una cucharada colmada de azúcar y otra de harina

El éxito de este bizcocho va a depender del batido, porque como ves no lleva ningún impulsor,  así que para que suba debes batir con ganas, con muchas ganas, eso si, es mucho más fácil si dispones de alguna máquina.  -Cuenta mi padre que en días de fiesta, mi abuela, que para esas ocasiones como es lógico se esmeraba y hacía unos cuantos, tenía que recurrir a sus hijos para que se turnaran con ella en esta labor-.

Por otra parte, el molde debe estar bien engrasado o mejor, forrado con papel  fondo y paredes. Hay quien opina que es mejor no enharinarlo  por los lados para que el bizcocho se peque a las pareces y así sea más difícil que se baje.

El horno es mejor que lo pongas a temperatura media, 170º-180º.  Muy alto no porque subirá muy rápido y probablemente bajará a la misma velocidad y además quedará, casi con toda seguridad, crudo por el medio. Y muy flojo tampoco porque tardará demasiado en cocerse, perderá humedad y no te quedará tan jugoso.

Una vez en el horno prohibido terminantemente abrir la puerta hasta que hayan transcurrido 20-25 minutos.

Necesitas: 

 

  • 7 huevos a temperatura ambiente
  • 7 cucharadas colmadas de azúcar
  • 7 cucharadas colmadas de harina
  • ralladura de un limón
  • una pizca de sal
Como se hace:

 

Forra un molde con papel de horno o engrasa con mantequilla el fondo y los lados y enharina. En este caso he utilizado un molde bastante grande, 32 cms.

Pon en un bol grande los huevos y la sal y bate ligeramente. Añade el azúcar y sigue batiendo a potencia máxima unos 10 minutos, hasta que la mezcla cambie de color (blanquee) y aumente hasta casi triplicar su volumen. Añade la ralladura y sigue batiendo. Tienes que conseguir que al levantar las varillas la mezcla escriba al caer  (punto de cinta).

Este es el momento de encender el horno, precalienta a 180º.

Ahora tamiza la harina dos o tres veces, incorpora a los huevos y mezcla con movimientos envolventes y suaves ayudándote de una espátula, para evitar en lo posible que pierda aire y baje, hasta que desaparezca la harina por completo.

 Vierte la mezcla inmediatamente, alisa la superficie . Comprueba si el horno ya está caliente y mete el bizcocho. 

El tiempo va a depender del tamaño. Cuando veas que está dorado y que se ha despegado de las paredes, comprueba con la yema del dedo presionando en el centro, si queda hundido aun le falta cocción, si  por el contrario recupera su forma es que ya está. Saca el bizcocho del horno y déjalo en el molde unos minutos para que se enfríe y luego ya lo puedes desmoldar.

Ya esta listo para usar así o bien lo puedes rellenar

Sugerencias:

 

Si no dispones de un robot o de unas varillas eléctricas,  poner el bol al Baño-María mientras bates puede facilitarte la labor, pero ten cuidado de que no toque el agua para evitar que cuaje el huevo, eso no es, para nada, lo que pretendemos. Hay un truco muy tonto que también te podría ayudar, coloca sobre un paño de cocina a la altura del bol (mejor si es de metal) un secador de pelo encendido y bate.

Yo siempre enciendo el horno a mitad de la elaboración, antes de añadir la harina,  porque me parece tiempo más que suficiente para que coja calor.Ya sabes que el horno y la plancha son de los electrodomésticos que más consumen. Creo que es bueno tener cuidado con estas cosas. Otro día te digo que técnica empleo yo para planchar…