Vinagreta de pimientos del piquillo

DPP_0013 uno

 

¡Olvídate por una temporada del típico aceite con vinagre de toda la vida y prueba con otros aderezos, conseguirás darle un toque diferente a tus platos de siempre!.

Esta vinagreta es una de mis favoritas. La base  son los pimientos del piquillo . Y aunque le llamo vinagreta no le suelo poner vinagre, en casa nos gusta más con limón, o mejor aun con lima.

Te animo a que la hagas y la pruebes en tus ensaladillas, ensaladas, salpicones …         ¡al de marisco le queda fenomenal!

Si le añades ajo, tabasco y cilantro consigues una salsa refrescante y picante, y que puedes utilizar para acompañar a tus quesadillas, tacos,… como una alternativa al clásico “pico de gallo” mejicano.

Necesitas:

 

  • seis u ocho pimientos del piquillo
  • un tomate mediano
  • un trocito de cebolla (menos de un cuarto de una cebolla pequeña)
  • aceite de oliva virgen extra
  • zumo de limón o lima
  • sal

Como se hace:

 

Pon en el vaso de la batidora los pimientos, la cebolla, la sal y tritura.

Incorpora un vaso pequeño de aceite, el zumo de medio limón o de lima y revuelve con una cuchara.

Pela el tomate , trocealo en cuadraditos pequeños y añade a la mezcla. Si después de este paso ves que te queda muy espesa, añade un poco más de aceite.

Ahora pruebala, es el  momento de decidir si necesita más sal o más zumo.

Como ya te dije puedes sustituir el limón por vinagre, si te gusta más.

Si al final notas  que está un poco ácida, que puede pasar en función de los tomates que utilices, añadele un poquito de azúcar y revuelve. Conserva en la nevera.

Si la quieres hacer picante, añade al vaso de la batidora junto con los pimientos, uno o dos dientes de ajo, pimienta y una cucharadita de tabasco rojo. Prueba y rectifica si la quieres más fuerte. Para rematar pica el cilantro con un cuchillo e incorpora a la salsa.

 

Sugerencias:

 

Guárdala en la nevera, y sacala un poco antes de utilizarla.  Aguanta como mucho dos o tres días, luego el tomate ya se pone malo.

Para hacer la salsa picante, si en el mercado encuentras chiles o guindilla fresca, mucho mejor.

 

 

 

 

Anuncios

Arroz con almejas y berberechos

nuevo

Los arroces, ¡tan ricos y tan traidores!

¡Desde luego no son mis mejores amigos.!

Cuantas veces con una escasa materia prima y poco tiempo te sale una arroz para caerte de espaldas, y cuantas otras, que te esmeras y pones los cinco sentidos en la faena, te deja quedar como si no hubieras pisado una cocina en tu vida.

Este que te presento hoy es muy sencillo y está muy rico. Tampoco sale excesivamente caro, va en función del la clase de almeja que compres.

¡Anímate a hacerlo, yo cruzo los dedos por ti!.

Necesitas: (para 4 personas)

 

  • 350 g. de arroz
  • medio kilo de berberechos
  • medio kilo de almejas
  • una cebolla mediana
  • dos dientes de ajo
  • medio pimiento rojo pequeño (optativo)
  • perejil
  • aceite de oliva
  • sal, pimienta y azafrán (o colorante)
  • agua
Como se hace:

 

Lava bien los moluscos y ponlos a beber en agua con sal —por si tienen alguna arenilla—, pero muy poca, una cantidad excesiva puede estropearte el plato.

Pon al fuego una cazuela ancha con un poco de agua, que solo cubra el fondo y añade los berberechos. Así que se abran retíralos inmediatamente, escúrrelos bien —ayúdate de una espumadera— y sin apagar el fuego añade las almejas,  espera a que abran y retiralas igualmente. 

DSC04505DSC04506

DSC04507DSC04514

Cuela el líquido resultante, para eliminar arenas o trocitos de conchas, (un filtro de café te puede resultar muy útil). 

FILTRAR DSC04517

Pon en un recipiente  el líquido filtrado de los moluscos y completa con agua hasta 800 ml. Añade el azafrán y calienta, puedes emplear el micro. Mantén caliente.

En la misma olla en la que has abierto los moluscos pon un poco de aceite y ahí sofríe la cebolla, el ajo y el perejil muy picados. Añade también el pimiento cortado en tiras.

DSC04520DSC04523

Baja el fuego y deja que pochen las hortalizas hasta que queden blanditas. Ahora ya puedes añadir el arroz. Muevelo con una cuchara y rehógalo un par de minutos.

Este el momento de incorporar el agua, ya sabes, un poco más del doble de liquido que de arroz, da unas vueltas y deja que se haga 14 minutos. Al principio a fuego fuerte y cuando veas que hierve por igual, reduce. Transcurridos los 14 minutos, el arroz aun estará bastante caldoso,  agrega los berberechos, mejor sin conchas, y las almejas. Menea un poco la cazuela y cuece otros 4 minutos más. Si ves que está muy seco puedes añadir un poco más de liquido. Luego apaga el fuego y tapa. Deja reposar otros 5 minutos.

DSC04529DSC04531

Sugerencias:

 

Le he quitado las conchas a los berberechos porque ocupan demasiado, pero solo a los berberechos, a las almejas no, aunque no es imprescindible.

Lo que si es imprescindible es no hacer demasiado los moluscos en el primer paso, ten en cuenta que se van a acabar de cocinar con el arroz.

Si el arroz no te gusta seco y lo prefieres más bien caldoso añade el triple de agua.

También puedes hacer este plato únicamente con berberechos o con almejas, eso queda a tu elección.

Un consejito, cuando compres cualquier tipo de molusco bivalvo, almejas, berberechosmejillones, navajas, ostras,…, fíjate en que las valvas estén cerradas, esto es señal de que están vivos. Si están entreabiertas tócalas y si no se cierran inmediatamente no los compres. Es importante que compruebes que han pasado por la depuradora, esto es una garantía para su consumo. Mucho cuidado con los que proceden del marisqueo furtivo, pueden contener toxinas peligrosas. Una vez comprados lo mejor para conservarlos vivos es que los pongas en la parte inferior de la nevera, que es la menos fría, envueltos en un paño húmedo.

PULPO A LA GALLEGA

 

He de confesar que he tenido algún que otro problemilla con este plato. O bien me quedaba duro…, o demasiado blanducho …, o se desprendía la piel… Me acuerdo que en una ocasión, que además venían mis suegros a comer, me quedo como si hubiera cocido una esponja, ¡tal cual!

Después de aquel espantoso desastre, ¡no me quiero ni acordar!, opté por comprárselo a las pulperiras que se instalan determinados días de la semana en las terrazas de los bares y cafeterías, ¡que lo preparan perfecto!, e incluso  si quieres te dan el agua para que cuezas las patatas. Pero eso fue solo durante una temporada, mientras me duró el susto.

Ahora estoy convencida de que para conseguir un buen resultado no depende tanto del punto de cocción, que también, como de la calidad del pulpo. Así que se te animas a preparar este plato compra un buen pulpo, gallego a poder ser, y sigue esta receta.

 

Pulpo-gallega-02

Necesitas:

 

  •  pulpo de 1 Kg. y medio
  •  patatas  medianas
  •  sal
  •  pimentón, dulce y picante
  •  aceite de oliva virgen extra
Como se hace:

 

Pon a hervir agua en una cazuela grande.

Mientras lava el pulpo, que habrá estado descongelándose en la nevera desde el día anterior. Párate más en la parte de la cabeza, lo mejor es que le des la vuelta. Es fundamental que haya estado congelado para evitar que te salga duro. Se hace así, al perecer, porque la congelación provoca se rompan las fibras y esto facilita que se ablande la carne.

Si lo compras fresco congelalo después de limpio,  como mínimo durante tres días.

Tan pronto como el agua comience a hervir y antes de sumergirlo definitivamente, sujeta el pulpo por la cabeza, y asustalo tres veces, ¡ya sabes! sube y baja metiéndolo y sacándolo por completo de la olla,a la tercera vez suéltalo y deja que cueza de 30 a 35 minutos. Empieza a contar desde el momento en que el agua vuelva a hervir.  Esta operación se hace para evitar que se le caiga la piel durante la cocción (aunque no siempre funciona).

Mientras pela y lava las patatas. Córtalas en cuartos o rodajas gordas, como prefieras, y cuécelas en el mismo agua en el que has cocido el pulpo, unos 15 minutos. Lo mejor es esperar a que el cefalópodo esté hecho del todo, compruébalo pinchándolo con un tenedor, y retira parte del agua a otra olla, la suficiente para cocer las patatas, añade sal.  Deja que el pulpo repose en el agua restante.

Pon en una fuente o plato de presentación las patatas, encima el pulpo cortado (mejor con tijeras) en trozos de medio centímetro. Riega con abundante aceite de oliva y espolvorea pimentón dulce y picante (este último es opcional) y sazona con sal gorda o Maldon. ( Recuerda que no habíamos añadido sal al agua de cocer el pulpo )

 

Sugerencias:

 

Si cueces las patatas en el agua del pulpo te quedaran rosadas. Si las prefieres blanquitas hazlo en un agua limpia.

No hay reglas exactas para calcular el tiempo de cocción de un pulpo, pero se recomiendan de 20 a 25 minutos por kilo, más otros 15 o 20 de reposo dentro del agua y con la olla tapada.

En olla rápida este tiempo de reduce a 7 u 8 minutos.

Pero como ya te dije estos tiempos son aproximados, depende de tu cocina, del tipo de olla que utilices… Lo más seguro es que transcurridos los primeros 20 minutos pinches una pata, por la parte más gorda o cortes un trozo y lo pruebes. Si te parece que está bien retíralo del fuego y déjalo que repose dentro de la olla, para que se termine de ablandar.