Ensalada de melón con jamón

DPP_0009 uno

No estaba muy segura de si subir esta receta o no. ¿Receta?  No sé ni siquiera si se puede llamar receta.

Esta preparación, ¿preparación mejor?, que me la contó una amiga tomando un café ¡ya ni me acuerdo cuando!, la llevo haciendo hace un montón de tiempo y es un fenomenal primero para estos días de mucho calor.

Es una variación del clásico melón con jamón. Y también es un buen recurso para cuando te queda poco melón, porque lo aumentas con la lechuga.

Bueno, sea lo que sea, receta / preparación, aquí te la dejo.

Necesitas: 

 

  • Lechuga lavada. 
  • Melón amarillo
  • Melón cantalupo
  • Jamón 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de manzana
Como se hace:

 

Trocea todos los ingredientes y colócalos en un bol.  Prepara la vinagreta y aliña a ultima hora.

DPP_0002 dos

Sugerencias:

 

No hace falta ni que te diga lo fácil que es de hacer esta ensalada.

Aprovecha para hacerla ahora que estamos en plena temporada de melones.

Puedes emplear una sola clase de este fruto pero si le añades un poco de la variedad cantalupo, a parte de darle a la ensalada un bonito color naranja, desprenderá un aroma muy característico, dulce y delicado.

¡Añade esta preparación a tu repertorio de ensaladas, se que te va a gustar!.

Pollo al horno de la abuela Paquita

Pollo-al-horno-00-1

Esta forma de preparar el pollo me la enseñó mi suegra.

Es la ideal para los poco amantes de la cebolla, ¡que es raro cocinar algún asado que no la lleve!. Y también para los poco cocinillas, porque no requiere demasiada preparación. Se meten todos los ingredientes en crudo en el horno, un par de vueltas y ya lo tenemos.

Creo que inicialmente la receta no era exactamente así, pero como la llevo haciendo desde ¡…ya ni me acuerdo…! pues no se lo que queda de la receta original y lo que tiene de aportación mía.

Ingredientes:  (para seis personas)

  • un pollo troceado
  • medio pimiento rojo
  • dos zanahorias
  • una taza de guisantes congelados
  • seis o siete patatas
  • dos dientes de ajo
  • perejil
  • un vaso de aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • azafrán
  • medio vaso de vino blanco
  • medio vaso de agua

Como se hace:

Enciende el horno a 180º

Lava el pollo , quitale la piel (optativo), y ponlo en una fuente apta para el horno.

En un mortero machaca el ajo, el perejil, la sal y la pimienta. Añade el aceite, remueve y riega el pollo.

En el mismo mortero ahora pon el azafrán, el vino blanco y el agua, vuelve a remover y vierte nuevamente sobre el pollo.

Corta el pimiento rojo en tiras y reparte por la fuente. ¡Ya está listo para meter en el horno!

fuente

Cuando empiece a coger color dale la vuelta a cada trozo y espera a que se vuelva a dorar. Probablemente tengas que esta operación otra vez. (Yo calculo que necesitará unos 45 minutos de horno)

Mientras pela las patatas y trocéalas en cuadraditos. Haz lo mismo con las zanahorias. Pon aceite en una sartén y ve friendo las hortalizas. Cuando estén retíralas y añádeles sal. No hace falta que estén fritas del todo, porque se acabaran de hacer en el horno.

Pon en un bol con agua salada los guisantes y cuécelos en el micro (más o menos la mitad del tiempo que indica el fabricante)

Cuando el pollo esté prácticamente hecho agrega las patatas y las zanahorias ya fritas y los guisantes escurridos. Cuece unos diez minutos más.

Prueba una patata y si ya está hecha apaga el horno y deja reposar un ratito.

DSC03903 hecho

Sugerencias:

Ya se que te ha parecido muy fácil y esto te puede llevar a dudar del resultado, pero créeme, está muy bueno.  ¡Inténtalo y dime algo!.

¡Paquita, un besito!.

 

Crema pastelera de maicena

 

IMG_8834 vale

Alguna de mis amigas dice que hacer la crema pastelera es un rollo, así que para no complicarse utiliza uno de esos preparados que hay en el mercado para hacer flanes.

Es una alternativa, por supuesto, y en ocasiones puede sacarnos de algún apuro, ¡uf, pero… pero… pero…!

A mi me parece  que es una pena que después de haber hecho, por ejemplo, un bizcocho o una pasta choux, luego se rellene la tarta, los profiteroles, o lo que se vaya a preparar, con una crema de «imitación», ¡PORQUE SE NOTA MUCHO!.

Hacer una crema pastelera es bastante sencillo, y mucho más si utilizas maicena en vez de harina.

¡Así que sí perteneces a ese grupo, como alguna de mis amigas, que ya se ha rendido y ni siquiera se atreve a intentarlo, te animo a que tan pronto tengas ocasión te pongas manos a la obra!. Si sigues estos pasos, te garantizo que no se te cortará, ni te encontrarás con los desagradables grumos, (si llegado el caso asomase alguno, puedes utilizar la batidora).

Necesitas:

 

  • 500 ml. de leche
  • 4 yemas de huevo
  • 125 g. de azúcar
  • 45 g. de maicena
  • un trozo de la piel de un limón
  • vainilla o azúcar avainillado
  • una nuez de mantequilla

Como se hace:

 

Antes de nada, la crema puedes aromatizarla con lo que más te guste. Lo clásico es emplear vainilla y la piel de limón, pero si prefieres otros ingredientes, canela por ejemplo, pues a tu gusto.

Pon al fuego un recipiente con casi toda la leche, reserva medio vaso, la piel del limón y la vainilla. También puedes utilizar el micro, (unos 6 minutos a máxima potencia). Así que hierva, tapa y deja reposar.

Mientras, en un cazo pon las yemas con el azúcar y bate con unas varillas.

En el medio vaso de leche reservada disuelve la maicena ayudándote de una cuchara. Pasa por un colador por si quedara algún grumito y añádela a las yemas. Bate hasta integrar completamente. Ojo, esto siempre fuera del fuego.

Cuela la leche de la vainilla y ve añadiéndola a la mezcla poco a poco, sin dejar de remover. A estas alturas la leche estará templada. Es importante no incorporarla muy caliente sobre las yemas porque las cocería.  Cuando esté todo bien ligado lleva al fuego, antes no. Remueve con las varillas constantemente hasta que la crema espese, sigue trabajando unos minutos.

Retirala del fuego y añádele la mantequilla, le dará brillo.

Sugerencias:

 

Si no tienes vainilla en vaina puedes utilizar extracto o una cucharada de azúcar avainillado.

Si no vas a utilizar la crema inmediatamente cúbrela con film, pegándolo a la superficie, para evitar que el aire la reseque.

¡Ya tienes una estupenda crema para rellenar tus  postres!.

Arroz frito con pollo y champiñones

DPP_0084 DEF

Hace unos días, viendo un programa en la tele, de esos que repiten por las noches ya bastante tarde, unas  «estupendas» explicaban que solían vestir con ropa de marca, pero que «para diario» la compraban en los mercadillos…

¡Creí que ya nadie usaba esta expresión …para diario…!

Bueno, pues como dirían las protagonistas de ese programa, este es un plato para diario, es rápido, es sencillo, es barato, no es para grandes ocasiones, pero está riquísimo.

(Es una versión de la archiconocida receta oriental que esta en la carta de todos los restaurantes chinos de este «nuestro» país).

Necesitas:

 

  • dos vasos de arroz aromático o basmati
  • media pechuga de pollo
  • media cebolla
  • champiñones
  • aceite de oliva
  • salsa de soja
  • sal y pimienta
  • jengibre fresco rallado (optativo)

Como se hace:

 

Primero cuece el arroz, yo para esta receta suelo utilizar el basmati, pero puedes emplear el que quieras.

Pon en una olla bastante agua, espera a que hierva y añade el arroz. Cuece de 8 a 10 minutos. Escúrrelo y reserva.

Mientras en una sartén sofríe la cebolla muy picada. Cuando este transparente incorpora los champiñones limpios y troceados.

Corta la pechuga en trozos pequeños y regulares y agrégala a las verduras, casi inmediatamente, los champiñones se hacen enseguida.

Cuando el pollo cambie de color añade a la sartén una cucharada de salsa de soja,  la pimienta y una puntita de jengibre rallado, si es que te gusta. Comprueba como está de sal, ten en cuenta que la soja es muy salada, si necesita añade un poquito.

Revuelve y deja que se haga un par de minutos  más. Incorpora el arroz reservado y revuelve para  integrar bien todos los ingredientes. Tapa y deja reposar.

 

Sugerencias:

 

Ya se que no es un plato de esos que entran por los ojos, pero no te fíes de las apariencias.  Anímate a probarlo. ¡Ya me contarás!