Polvorones caseros de almedra

 

INGREDIENTES:
  • 500g. de harina de trigo
  • 250g de azúcar glas o molido
  • 250g de manteca de cerdo a temperatura ambiente
  • 200g de almendra molida
  • 1 cucharadita de canela molida
  • Azúcar glas para adornar

 

A todo correr, porque voy a mil, te dejo esta receta de polvorones.

Yo ya los vengo haciendo desde hace unos años y en principio no me había planteado subir la receta al blog (hay miles en la blogosfera), pero esta mañana, día de Noche Buena, recogiendo los últimos encargos para la cena de esta noche, escuche una conversación entre varias personas que hablaban del precio de los polvorones. Al parecer casi salían a dos euros la unidad de los de la marca de un antiguo monarca. ¡Que están riquísimos!, eso nadie lo discute, pero estos que comparto lo están igualmente y mucho más asequibles.

Ya sé que para esta noche no llegó, pero aún quedan las celebraciones de Fin de Año y Reyes — si lo celebras—, ¡o qué caray!, cualquier otro día del año.

También sé que no es obligatorio que haya polvorones en todas las casas, hay otros dulces de navidad tan buenos y tan tradicionales como esta variedad de mantecados, pero por qué no hacerlos en casa si nos gustan, salen más a cuenta y se puede elegir el tamaño y formato que más se adapte a nuestros gustos. La elaboración es muy fácil, solo tienes que tener en cuenta un par de cosas.

En general los polvorones están elaborados a base de harina de trigo, almendra molida, manteca de cerdo, azúcar y algún aromatizante. Todos ingredientes de uso común.

Para conseguir su sabor tan característico debes tostar la harina y la almendra, lo que le da al polvorón una consistencia tan delicada que obliga a envolverlos individualmente en papel de seda.

COMO SE HACE:

Como ya te he dicho es importante tostar la almendra molida y la harina.

Hoy para acelerar, he tostado la harina en la fuente del horno; colócala bien extendida en la bandeja, a 170º unos 20 minutos, debes removerla de vez en cuando. Mientras se tostaba la harina he utilizado una sartén antiadherente para hacer lo mismo con la almendra porque es más delicada y se tuesta antes, así resulta más fácil de controlar; el fuego debe estar suave y debes removerla bastante a menudo. 

La harina adquirirá un tono ligeramente más oscuro y la almendra se volverá parduzca.  Cuando ya estén frías, debes esperar a que pierdan todo el calor para continuar con la receta, mezcla la harina y la almendra en un bol —después de haberlas tamizado—, añade la manteca, el azúcar glas o molido y la canela. Mezcla hasta que se integren todos los ingredientes y se forme una bola homogénea. Este proceso puedes hacerlo a mano o utilizar una amasadora. Envuélvela en film y déjala en la nevera durante una hora, más o menos.

Después del reposo estira la masa entre dos papeles de film, o de horno, o un silpat y film,… Si tienes dos guías, como las que se utilizan para las galletas decoradas, mejor que mejo, así saldrán todos de la misma altura.  Si crees que es imposible estirar y dar forma al «amasijo» que acabas de poner encima de la mesa porque se desmiga, se agrieta en exceso y no obedece gran cosa, ¡no te rindas porque vas bien!, es así. Únicamente necesitas un poco de paciencia y verás como lo consigues.

Utiliza un cortapastas para cortar los polvorones, si no tienes puedes utilizar un vaso pequeño o lo que tengas a mano.

Pon todos los polvorones en la bandeja del horno forrada con papel sulfurizado. Hornea a 180º hasta que cojan un poco de color, unos 15/20 minutos.

Con mucho cuidado— en este momento son muy delicados—pásalos a una rejilla para que enfríen. Por ultimo espolvoréalos con azúcar glas y si quieres envuélvelos en papel de seda.

SUGERENCIAS:

Para este año ya nada, pero para el que viene hazlos unas semanas antes de las Fiestas, verás que ganan muchísimo con el tiempo, les pasa como a los buenos vinos. Deberás guardarlos en botes o latas herméticos. Yo suelo hacerlos en el puente de la «Inmaculada Constitución», el del 6 de diciembre.

Puedes utilizar el azúcar glas comprado o moler en casa el azúcar con molinillo de café, thermomix o similar, …

Si puedes, compra la manteca de cerdo ibérica, no hay mucha diferencia en el precio, pero el resultado es mucho mejor.

Si quieres envolver los polvorones, compra varios pliegos de papel de seda en la librería y córtalos en rectángulos teniendo en cuenta el tamaño del polvorón.

 

 

 

 

Mantecados de almendra de Navidad

 

IMG_0101 B

De la cantidad de recetas típicas que hay de Navidad, la mayoría son de dulces.

Soy una gran defensora de la repostería casera, sobre todo de la de estas Fiestas. Claro que es más cómodo ir al mercado y llenar la cesta de productos navideños, pero es mucho mas satisfactorio disfrutar lo que uno ha elaborado, y por supuesto de mucha más confianza. Por eso en estos días tan ajetreados te ánimo a que busques un ratito para preparar algún dulce navideño y a que lo disfrutes en familia, con los amigos o compañeros de trabajo, o a solas, que de vez en cuando también es bueno hacer un alto…

Esta es la receta de un mantecado tradicional. Ya hace unos cuantos años que los hago por esta fechas, tanto estos de almendra como los de coco y con muchísimo éxito.

La verdad, no había planeado subir esta receta, porque considero que casi todo el mundo la conoce ya, y son todas muy similares, y menos a estas alturas de las Fiestas, pero como me habéis insistido que la pusiera y he tenido que repetirlos para acompañar el chocolate de la tarde de Reyes, aquí la dejo.

Si te animas a hacerlos, haz cantidad suficiente para que no te pase como a mi que me he pasado las navidades amasando mantecados.

Colócalas en una bandeja, envuélvela con un papel de celofán, ponle un lazo alusivo y regálalas. ¡Quedarás fenomenal y ya verás, hablarán de los mantecados todo el año…!

IMG_0100 A

Necesitas:

 

  • 150 g. de azúcar en polvo (azúcar común molido)
  • 450 g. de harina
  • 120 g. de almendra molida
  • 300 g. de manteca de cerdo (si la encuentras ibérica, mejor)
  • 1 huevo
  • pizca de sal
  • almendra para decorar

 

Como se hace:

 

Empieza por eliminarle la humedad a la harina. Puedes ponerla en una fuente en el horno una media hora y moverla de vez en cuando, o utilizar una sartén amplia a fuego medio, yo prefiero esto último porque la controlo mejor. Revuelve constantemente para que no se queme, verás como va cambiando de color y va adquiriendo un olor muy característico. Cuando veas que ha cogido un color crema y uniforme pásala a una fuente, por ejemplo la del horno y déjala que enfríe y después tamízala, este paso es importante.

IMG_9993

Haz lo mismo con la almendra, ¡pero mucho cuidado!, porque se quema con facilidad. Deja también que enfríe. Pero la almendra no tienes que tamizarla.

 

IMG_0002

Mientras ve preparando el resto de los ingredientes.

La manteca debe estar a temperatura ambiente.

Muele el azúcar, puedes utilizar la thermomix o similar, aunque yo prefiero el molinillo de café .

Reserva 50 gs. de harina para enharinar la superficie de trabajo.

En un bol mezcla el azúcar con la manteca hasta que se integre completamente. Añade el huevo y vuelve a integrar. Incorpora la almendra y la harina tamizada. Pasa la mezcla a la mesa y amasa hasta formar una bola. Envuélvela en papel film y déjala que repose en la nevera un par de horas.

IMG_0060

Una vez fría estírala entre dos plásticos,  aplástala un poco primero con la manos y después pasa el rodillo. Déjala de un grosor de un centímetro y medio, más o menos.  Utiliza un cortapastas o un vaso y ve colocando las galletas en la bandeja del horno cubierta con papel.

 

IMG_0072

Adorna con una almendra picada, y cuece a 180º  de 8 a 10 minutos.

Cuando estén templadas espolvoreales azúcar glas.

IMG_0097

IMG_0110 cinco

Sugerencias:

 

Al tostar la harina se reducirá el peso, pero la receta esta calculada para estas cantidades, aunque no es infalible, no todas las harinas son iguales..

Aunque creas que es una tontería lo de eliminar la humedad de los productos y te entren ganas de saltarte este paso no lo hagas, hay bastante diferencia en el resultado.

No dejes la harina en la sartén «a la buena de Dios». Vigílala.  Y no te olvides de tamizarla después.

Se cortan mucho mejor los mantecados si la masa está fría. Ten cuidado cuando los pases a la fuente del horno, ve con cuidado porque se rompen con facilidad.

Prepáralos con antelación. Están mejor cuando ya han pasado unos días. Haz suficientes y guárdalos en un recipiente hermético, te aguantaran perfectamente todas las Fiestas.

 

¡FELICES FIESTAS!