Quiche de calabacín (sin queso).

IMG_9205 uno

¿Se puede hacer una quiche sin nata, sin queso, o sin ambos?  La respuesta es, de lo que no estoy muy segura es de si se debe llamar así.

Una base de masa quebrada rellena de los ingredientes que quieras, que se cuajarán en el horno con la ayuda de una crema compuesta de huevos, nata, leche y queso rallado es una quiche o tarta salada. Pero si eres de esas personas a las que los lácteos «le dan cosa», puedes hacer esta receta.  Aunque lleva leche (leche evaporada), no lleva ni nata, ni queso y al hornearse con la maicena pierde ese regustillo a lácteo, tan característico por otra parte de las quiches. Es la que yo hago cuando viene alguien a casa que sé que los quesos no le hacen demasiada gracia.

Aunque mi preferida es la de salmón, hoy la he hecho de calabacín, (ya sabes que tengo ¡muuchooos!), pero tú hazla de lo que más te apetezca. Sustituye el calabacín y el beicon por los ingredientes que hayas escogido. Obtendrás una tarta cremosa, muy suave y nada empalagosa.

Si no te gustan las quiches, estoy convencida de que esta va a cambiar la opinión que tienes de ellas.

Necesitas:

 

Masa quebrada

  • 250 gr harina floja o de repostería
  • 125 gr mantequilla
  • 1 huevo
  • 30 gr agua fría
  • sal

Relleno

  • 350  de leche evaporada
  • 2 huevos
  • 40 gr maicena
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gr de beicon
  • 400 de calabacín
  • 2 puerros
  • aceite
  • sal, pimienta, nuez moscada
Como se hace

 

Masa quebrada

IMG_9189 tres

En un cuenco pon la harina y la sal tamizadas. Añade la mantequilla fría de la nevera cortada en dados, y ve frotándolos con la harina, utilizando la punta de los dedos. No emplees las palmas de la manos porque le darías calor. Frota hasta que consigas una apariencia similar a la de una arena gorda y no se noten grumos de mantequilla.

Añade el huevo, y el agua muy fría a cucharadas, de dos en dos, por ejemplo y mezcla con una cuchara o espátula. Empezaran a formarse bolas. Añade otra dos cucharadas de agua y las bolas se irán haciendo más grandes. Continua hasta conseguir una única bola. (Si no eres capaz con la cuchara, que no siempre es fácil, hazlo con la mano, pero siempre utilizando únicamente los dedos).

Cuando este todo ligado y hayas hecho la bola, cúbrela con film y déjala que repose en la nevera al menos una hora.

Transcurrido este tiempo coloca la masa en una superficie enharinada, aplánala con la mano y estírala con un rodillo,  dándole la forma del tamaño del molde que vayas a utilizar.

Enrolla la masa estirada en el mismo rodillo y trasládala al molde engrasado. Ve desenrollandolo poco a poco y colocando la masa del centro hacia los bordes. El exceso de masa puedes cortarlo con el mismo rodillo. Pincha el fondo con un tenedor y cúbrelo con un papel de hornear y emplea unas legumbres como peso para evitar que crezca demasiado y se deforme.

Cuécelo en el horno precalentado a 180º unos 10 minutos.

Relleno

Corta el beicon en trocitos y rehoga en una cucharada de aceite. Cuando empiece a saltar en la sartén retíralo, añade un poco más de aceite y rehoga la cebolla y el puerro muy picados y una pizca de sal..

Ralla el calabacín o corta daditos y añádelo a la sartén con las verduras. Deja que se haga unos minutos, revuelve de vez en cuando.

En un cuenco bate los huevos con la leche evaporada, la maicena, la levadura, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Revuelve bien.Pasa por un colador por si quedara algún grumillo.

Añade las verduras y el beicon e integra bien.

Retira las legumbres de la base y vierte la mezcla del cuenco. Cuece a 180º hasta que se dore o al clavar una brocheta salga limpia, entre 25 y 35 minutos.

Yo hoy le puse queso por encima porque en casa nos encanta, pero tu puedes sustituirlo por un poco de mantequilla y pan rallado. Quedará una capa muy crujiente.

Sugerencias:

 

Utiliza un molde desmontable. Si no dispones de uno forra el que tengas con un papel de horno amplio, de forma que sobresalga de la masa, para que puedas retirar la quiche del molde tirando del exceso de papel.

Si te gusta con queso aquí tienes la receta tradicional.

Si tienes prisa te recomiendo que utilices la pasta brisa comprada, aunque no todas las marcas son iguales. Ve probando y quédate con la que más te convenza.

Ojo, que ponga sin queso no quieres decir que sea apto para alérgicos.

Quiche de calabacín

 

def

 

Ya sabes que me han regalado «la producción de media huerta», y que en medio venían unos enormes calabacines.

Del calabacín habría mucho que decir,  pero no me quiero extender mucho alabando sus bondades, porque tampoco soy una experta, solo resaltar que,  posee un alto valor nutritivo, es una buena fuente de vitaminas, y es alto su contenido en fibras vegetales. En cambio es bajo en calorías, en hidratos de carbono y sodio, ideal en las dietas de diabéticos e hipertensos.

Si estos no te parecen motivos suficientes para consumirlo debes saber que cuenta con infinidad de sabrosas posibilidades a la hora de cocinarlos; la conocidísima crema, la quiche, los San Jacobos, el pisto, las tempuras, y algún que otro relleno… ¡en fin, ya las iremos viendo! Pero hoy me he decidido por la quiche.

 

Necesitas:

 

  • una lámina de pasta brisa
  • 2 huevos
  • 100 de leche desnatada
  • 200 de nata baja en grasa
  • 100 queso rallado emmental, gruyere o similar
  • 450 de calabacín
  • un puerro
  • ½ cebolla pequeña
  • 100 de beicon
  • aceite, sal, pimienta y nuez moscada
Como se hace:

 

Engrasa el molde en el que vayas a hacer la quiche y coloca la lámina de pasta brisa. Recorta la masa que sobre o haz un adorno por todo el borde. Pincha ligeramente con un tenedor.

Si prefieres puedes hacer tu la masa, estará mucho más rica, aunque la comprada cumple perfectamente con su función.

916 uno

Cubre la base con papel de horno y rellénala con unas legumbres secas, para que no suba en exceso. Cuece en el horno precalentado a 190º  entre 7 y 10 minutos.

IMG_9020

Corta el beicon en trocitos y rehógalo en una cucharada de aceite. Cuando empiece a saltar en la sartén retíralo, añade un poco más de aceite y pocha la cebolla y el puerro muy picados.

Mientras trocea  el calabacín en daditos y añádelo a la sartén. Deja que se haga unos minutos junto con el puerro y la cebolla, revuelve de vez en cuando.

Bate en un cuenco los huevos con la leche, la nata, la sal, la pimienta y la nuez moscada. Incorpora también el queso rallado. Revuelve bien.  Añade las verduras y el beicon.

Retira con cuidado las legumbres de la base y vierte el contenido del cuenco. Mete en el horno y cuece a 180º hasta que se dore o al clavar una brocheta salga limpia, entre 25 y 35 minutos.

 

Sugerencias:

 

Si la acompañas de una ensalada hace un fenomenal plato principal. Sírvela caliente.

Fría o semifría es ideal para un buffet, una cena de invitados o para llevar si la invitada eres tú.

Las quiches son muy apropiadas para aprovechar restos de otro día. Y aunque no fuera así, como puedes ver resulta un plato muy económico.

 

Si el queso o la nata no te hacen demasiada gracia esta quiche no los lleva.