Tortilla de patatas de bolsa

   IMG_0583 (2)

      Ya están cerca las fechas de los exámenes, de los  “no se si me dará tiempo…”, de los “me estoy empezando a agobiar…”, de los “para comer ya me prepararé cualquier cosa…” o de los “como echo de menos tu tortilla de patatas…”

Si estás estudiando fuera de casa -como alguien que yo me sé- y alguno de estos comentarios te es familiar, quizás te guste esta receta, porque sé de sobra que el que destines parte de tu tiempo a cocinar en estos momentos es bastante improbable, de ahí que haya pensado en esta tortilla de patatas de bolsa, porque más fácil y más rápida imposible, y el resultado está bastante logrado.

¡Y si la acompañas de una ensalada, pues la cosa no queda tan mal!

-También puedes cortarla por la mitad y hacer dos bocadillos para que luego puedas compartir con alguno de tus compañeros de piso que esté más agobiado aun que tú, ¡seguro que te lo agradecerá!-

IMG_0588 (2)

 

Necesitas:

 

Cantidades para una persona

  • 2 huevos
  • un cuenco -o una taza de las grandes, bien llena- de patatas fritas de bolsa
  • un poco de aceite de oliva
  • cebolla frita ( de Ikea o similar) -optativa-

IMG_0565

Como se hace:

 

En un bol amplio bate bien los huevos. Si te gusta la tortilla con cebolla, utiliza esa que se vende frita -tipo Ikea-  y añádela ahora para que se hidrate un poco. Si no sáltate este paso.

Mientras desmenuza ligeramente las patatas y añádelas al bol.

Pon al fuego una sartén -antiadherente mejor- con un  poquito de aceite. 

Si cuajas los huevos inmediatamente te quedará una tortilla con las patatas crujientes (chips), pero si las prefieres más bien blanditas, deja reposar la mezcla un ratito en el bol -mientras puedes aprovechar para cortar un tomate y hacer una ensalada -.

En ambos casos, cuando el aceite esté caliente cuájala como una tortilla tradicional. Echa el contenido del bol en la sartén, sacudela con movimientos suaves para soltarla del fondo y deja que cuaje a fuego suave. Cuando creas que está hecha dale la vuelta, con la ayuda de un plato, y hazlo lo mismo por el otro lado. Si crees que te quedó demasiado cruda vuelve a girarla y repite el proceso.

IMG_0580 dos

IMG_0578 uno

Sugerencias:

 

Al llevar solamente dos huevos utiliza una sartén pequeñita, de lo contrario te quedará demasiado plana.

No añadas sal, las patatillas suelen traerla.

Es importante la calidad de las patatas que utilices, de ello dependerá el resultado. No aproveches unas que no te gusten en la tortilla porque el resultado tampoco te gustará.

¡Hay quien opina que prácticamente no hay diferencia con la tortilla tradicional, pero yo no soy de la misma opinión, aunque reconozco que está bien para algunos casos. Y por supuesto mucho mejor que las que se compran en el super!

 

 

 

Anuncios

Quesadillas de pollo

IMG_9694 cuatro 4

Se acercan los exámenes, ya se sabe que suponen un sobreesfuerzo importante tanto físico como psicológico, sin olvidarnos de lo que influyen en la reducción de horas de sueño.  Es muy común el olvidarse de comer porque se está estudiando, o prepararse cualquier cosa y devorarla deprisa sentado de nuevo en la mesa de estudio. Por eso te animo a que te organices y dediques unos minutos a reponer fuerzas, a relajarte y a desconectar un ratito cocinando.

Estas quesadillas de pollo son una fantástica opción, un plato fácil y rápido, ideal para preparar y compartir, por ejemplo, con algún compañero de piso.

IMG_9695 tres

Esta receta es una versión de las archiconocidas quesadillas mejicanas.

El pollo lo puedes preparar de dos formas diferentes, cocido en agua con un poco de sal o salteado con un poco de aceite en la sartén, eso queda a tu elección.

Si lo vas a cocer, utiliza la parte del muslo, que tiene una carne más jugosa. En cambio si prefieres la pechuga, rehógala con la cebolla para que no quede tan seca. Cuando lo preparo de esta última forma también le añado trocitos de piña, le da un toque tropical muy refrescante, pero es optativo.

También puedes utilizar pollo que te haya sobrado de otra preparación.

Necesitas:

 

  • Un paquete de tortillas o tortitas mejicanas de maíz o de trigo
  • Pollo (2 muslos o ½ pechuga)
  • Cebolla
  • Aceite de oliva
  • Queso en lonchas
  • Queso rallado emmental
  • Sal y pimienta
  • Un bote de salsa mejicana pasa acompañar
  • Piña en lata – para opción 2
Como se hace:

 

Opción 1. Quesadillas con el pollo cocido

Cuece dos muslos de pollo en abundante agua con sal y un cuarto de cebolla hasta que veas que la carne se separa del hueso. Una vez cocido retíralo de la olla, quítale los huesos, desmenúzalo y reserva. No tires el agua.

Ahora corta una cebolla pequeña o media cebolla mediana en plumas y póchala en un poco de aceite de oliva a fuego suave. Cuando este blandita añade el pollo reservado, rectifica la sal si es necesario y añade un poco de pimienta. Deja que se haga unos minutos más.

Opción 2. Quesadillas con el pollo salteado

Corta una pechuga de pollo en tiras. Corta también una cebolla pequeña o media cebolla mediana en plumas y rehógala en una sartén con un poco de aceite de oliva. Cuando este transparente añade las tiras de pollo, añade sal y pimienta y deja que se hagan unos minutos. Añade dos rodajas de piña troceada, dale unas vueltas y retira del fuego.

Para opciones 1 y 2.

Humedece ligeramente las tortillas, siguiendo instrucciones del fabricante, y coloca una loncha de queso en cada una. Pon un poco del relleno de pollo encima y cubre con más queso rallado. 

IMG_9676 cinco

IMG_9677 seis

IMG_9674 siete

Pliega las tortitas.

IMG_9683 ocho

IMG_9679 diez

Calienta una sartén antiadherente, no es necesario que añadas aceite, y haz las quesadilla unos minutos por cada lado hasta que se funda el queso, pero cuida que no se quemen.

Acompáñalas de una ensalada, para equilibrar un poco el plato, aunque sea con una lechuga de las que ya vienen lavadas, para que no trabajes más, y alíñala con un poco de aceite de oliva y la misma salsa mejicana que también pondrás a parte ¡y que cada unos se sirva la que quiera..!

IMG_9698 uno

 

Sugerencias:

 

Estas quesadillas no son picantes, en casa el picante no sienta bien, por eso la salsa la pongo a parte.  Normalmente hago la de pimientos del piquillo para acompañar estos platos mejicanos o si no la compro. Hay que reconocer que estas salsas tan conocidas que se venden en el super tampoco son tan fuertes, nada que ver con las de los restaurantes mejicanos¡he ido a alguno en el que a punto estuve de pedir un extintor!.

Particularmente el relleno me gusta más con el pollo cocido, pero reconozco que da un poco más trabajo y lleva más tiempo.

Si quieres utilizar el pollo que te haya sobrado de otra preparación, esta es una buena forma de aprovecharlo.

Si al final decides hacer el pollo cocido, no tires el agua de la cocción, utilízala para hacer una sopa, añade un poco de pasta y sírvela de primero o congélala para usar otro día.

 

 

 

Patatas al microondas

patatas 2

No hace falta que te diga lo fáciles y rápidas que son de preparar. Te aseguro que mientras se hacen las patatas no te va a dar ni tiempo de buscar los ingredientes con lo que las vas a acompañar.

Te pueden resolver cualquier comida o cena, y son mucho más ricas y rápidas que las cocidas y mucho más sanas que las fritas.

Deja los apuntes en el cuarto, ponte las zapatillas y manos a la…

Necesitas: 

 

  • 4 patatas
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta
  • agua
  • alguna hierba aromática
Como se hace:

 

Pela y lava las patatas. Córtalas en cuartos y disponlas en un recipiente apto para el micro (de plástico no porque van a estar bastante tiempo y el plástico ejem…ejem…)

Pon un dedo de agua en el fondo y añade sal, pimienta, y las hierbas que hayas elegido, orégano y romero o laurel, por ejemplo, serían una buena elección.

Por ultimo riégalas con aceite de oliva y cúbrelas con film.

patatas 1

Cuécelas entre 6 y 8 minutos a potencia máxima y deja que reposen otros 5.

Si no estuvieran bien cocidas ponlas en el micro un par de minutos más

Puedes ponerles un poquito de sal Maldon al final, pero es optativo.

Sugerencias:

 

Yo he calculado dos patatas medianas por persona, pero el calculo que vale es el que hagas tú.

Verás que el film hincha dentro del micro y que sale vapor, y que durante el tiempo de reposo se pega totalmente a las patatas, como si se hubiesen cocido al vacío. Es normal.

Por cierto, es un buen momento para limpiar el horno, aprovecha que está todo mojado para pasarle un paño y dejarlo como nuevo.

En cuanto a tiempos y potencias tienes que ir probando, porque no todos los microondas son iguales.

Mayonesa clásica

IMG_9161 uno

Con esta receta abro una nueva sección.

Cuantas veces me ha pasado que estoy explicando una receta y en los ingredientes incluyo, por ejemplo, mayonesa casera, y continuo con la explicación sin pararme más, dando por sentado que todo el mundo sabe hacer una mayonesa. Y luego me encuentro con la llamada de mi hija preguntando “…si, pero ¿como la haces…?”.

Pues bien,a las puertas ya de un nuevo curso, esta nueva categoría va dirigida a mi hija  Marta y a sus amigos, que están estudiando fuera de casa. Y a todos los que como ellos, cuando tienen alguna duda llaman a casa para preguntar como se hace tal o cual plato y que no siempre lo consiguen por cuestiones de trabajos y otras ocupaciones.

Aquí vais a encontrar esas recetas sencillas y rápidas para el día a día. Mi intención es que no os compliquen la vida, ni os hagan perder mucho tiempo, por supuesto lo más saludables posible. ¡Y algún que otro truquillo!

Y centrándonos en esta receta, una mayonesa casera siempre es mucho mejor que una industrial, por muy buena que sea, y creo que os puede ser muy útil para acompañar cualquier ensalada de pasta, ensaladilla, verdura o unos huevos duros y para mejorar un sándwich o un bocadillo …  Pero ojo estamos hablamos de un acompañamiento, cuidado con las calorías.

Necesitas:
  • Una batidora
  • Un vaso de aceite de girasol
  • Un huevo que no esté de la nevera
  • Dos cucharadas de zumo de limón o una cucharada de vinagre
  • Un poquito de sal
Como se hace:

Pon en el vaso de la batidora el huevo entero, clara y yema. Ten cuidado que no vaya ningún trozo de cáscara, si es así retírala. Añade una pizca de sal, el aceite y el zumo o el vinagre.

Apoya el brazo de la batidora en el fondo del vaso, ponla en marcha y déjala apoyada hasta que espese. Este es el momento en que ya la puedes mover. Hazlo de arriba a bajo, con movimientos suaves y cortos. Sigue batiendo hasta que consigas una salsa homogénea.

Pasa la mayonesa a un recipiente con tapa y déjala en la nevera hasta que la vayas a utilizar.

Sugerencias:

Ojo con las intoxicaciones, debes tomar una serie de medidas para evitar problemas: procura que no caiga nada de cáscara en la mezcla, no utilices los huevos que estén muy sucios por fuera, conserva la salsa en un recipiente bien tapado y en el frigorífico y muy importante, la que te sobre no la guardes más de un día, tírala. Ten en cuenta que el huevo no está cocinado.

Un truquito por si se te corta, hay unos cuantos pero a mi el que mejor me funciona es este. Retira la mayonesa cortada a otro recipiente limpio. Lava bien el vaso de la batidora, pon otro huevo y empieza de nuevo el proceso; bate el huevo y ve añadiendo lentamente la mayonesa cortada. Procura integrar bien cada vez que añadas un poco. Remata  incorporando el zumo o el vinagre, si no lo habías hecho.